Violencia de género, familiar o doméstica… no es lo mismo

Cuando entró Vox en el parlamento español me dio miedo. Luego el Partido Popular junto con Ciudadanos me lo quitaron del cuerpo: nada nuevo bajo el sol. Lo que es peor, escuchar al PSOE demostraba la demagogia y el desconocimiento de lo que pasa allende nuestras fronteras (¿de verdad no saben que la extrema derecha ya está en muchos gobiernos europeos? No regionales, no, en los gobiernos; y no solo de países de segunda fila, sino la propia Italia tiene uno).

Siga leyendo…

Andalucía: victoria pírrica del PSOE (en Elecciones – D=a=)

Con una participación baja (58%, 4 puntos menos que en 2015), el PSOE vuelve a vencer en las elecciones andaluzas, pero perdiendo votos y escaños y, posiblemente, el gobierno de la comunidad… una autonomía que lleva gobernando desde que existe. La ultraderecha de Vox entra con fuerza, obteniendo 12 escaños, según resultados oficiales al 99,9%. Siga leyendo en Elecciones – De Igual a Igual.

Ultraderecha, racistas y otros. Una plaga en la Unión

Estos días se ha hablado mucho de Joaquim Torra Pla, el nuevo Presidente de la Generalidad catalana (para hacer honor a su título, «President de la Generalitat de Catalunya» o «President dera Generalitat de Catalonha», en catalán y aranés respectivamente). Una de las cosas que más se dicen es que en Europa no cabe tal grado de racismo como ese hombre ha demostrado en un pasado reciente. Torra es muy de derechas, a nadie se le escapa. Es racista, clasista y demás. Pero que lo digan personas que apoyan a Xavier García Albiol, líder del PP catalán y exalcalde de Badalona (donde hizo campaña contra los gitanos rumanos*), tiene miga. O los que apoyan a Albert Rivera (que se ha codeado con la extrema derecha europea más de una vez, por no decir que las medidas racistas son parte del plan de Ciudadanos)…

Siga leyendo…

Dos lecturas sobre política actual e histórica del Perú

No tienen nada que ver una con la otra, las pongo juntas por no hacer dos mininotas con recomendaciones (y sí, evito conscientemente titulares más «marqueteros» como «Las Dos Notas que DEBES leer este Finde» o insultos a la inteligencia similares -quien crea que este paréntesis solo es para poner un enlace a la tira de JRMora… tiene toda la razón-):

  • «Los ejes de la derecha en el Perú preelectoral» de Carlos Meléndez en Revista Argumentos, Edición N°3, Año 9, Julio 2015 (la reflexión desde la izquierda, con estos artículos, en realidad es deprimente: la batalla no solo está en la derecha, sino que parece que lo único que puede surgir es más derecha).
  • «El año en que las mujeres cumplimos seis décadas de ciudadanía» (PDF) de Katherine Subirana en Memoria, Nº 17, Agosto 2015 (reconocimiento en el 55, voto en el 56; un recorrido en la lucha por el voto femenino y la participación política de la mujer… queda mucho camino por andar).

PPK, izquierdas, derechas y los de siempre

Es casi divertido ver al informado Mariátegui (y por tanto, de derechas y buena gente, a diferencia de todo izquierdista, que es o mala gente o desinformado -como repite Mariátegui cada vez que puede-) calificar de «rojimio» al nuevo fichaje de PPK, Rudecindo Vega Carreazo (exministro de vivienda con Toledo y de trabajo con Humala). Claro que la visión de qué es derecha y qué izquierda del columnista de Perú21 es un poco… mmmm… «todo lo malo es izquierda».

Siga leyendo…

Realmente no es un llamamiento a la moderación

No sé cómo comenzar esta nota… miren, ya la empecé. Bueno, a lo que iba, estos días he leído Imperio, de Orson Scott Card (por lo visto tiene una segunda parte y está en medio de lo que sería una obra multimedia, desde el inicio pensada con videojuegos, historietas y película; aunque hasta ahora solo los videojuegos se hayan hecho presente además del segundo de los libros).  Esta obra tiene dos cosas curiosas, al menos en la publicación dentro de la colección de Nova (Ediciones B): cuenta con un prólogo que busca poner la curita antes de la herida y unas notas extras del autor donde «se explica» y hace una suerte de «llamamiento a la moderación».

Siga leyendo…

Centro y consenso: todo en la derecha

«Hemos vuelto», dijo el jefazo del PSOE. Así que era cierto: se habían ido. Rosa María Arta, en El Diario, apostillaba «desde la derecha sin remilgos» (y explica por qué lo dice, claro). Esta frase, junto con cuatro pinceladas más, han servido a la derecha más reaccionaria para tachar al PSOE de «radical», «extrema izquierda» y demás sandeces tan lejos de la realidad del propio partido y, mucho más, de sus experiencias de gobierno. Si el PSOE fuera la mitad de socialista de lo que dicen que es, España ni sería una monarquía ni tendría un sistema económico capitalista. De hecho, el PSOE se reconoce lejos de IU -y no por la izquierda, se entiende- y Bono, por dar nombres, prefiere que el PSOE pacte con el PP que con IU por esa «vocación a las mayorías»… En realidad el PSOE siempre ha votado más con el PP que con IU -incluso en esa época llamada de «la pinza» entre IU y el PP, la realidad parlamentaria fue otra-.

Siga leyendo…

Wert y el clasismo

Posiblemente ningún ministerio esté dejando más claro el conservadurismo y clasismo del gobierno como el de Educación. Ni Empleo (Báñez), ni Justicia (Ruiz-Gallardón), ni Sanidad (Mato), ni Interior (Fernández), ni Economía (Guindos), ni Hacienda (Montoro) están a la altura del clasismo que está demostrando el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert Ortega. Y miren que se empeñan, las reformas laborales de Báñez, las de Ruiz-Gallardón, los estropicios de Mato (contando, por supuesto, el pasar olímpicamente de temas como el aborto y decir que eso es de Justicia), los ajustes del dúo dinámico De Guindos-Montoro o el conservadurismo filofascista de Fernández con respecto a, bueno, todo, desde la homosexualidad hasta las manifestaciones en la calle. Se empeñan en conseguirlo, pero Wert abre la boca y se lía parda.

Siga leyendo…

Sobre la posición de Ollanta Humala en el espectro

Ni es ni quiere serlo. Estos días volvió el debate con fuerza: ¿es Humala un izquierdista? (véase por ejemplo las columnas de Sifuentes y Tanaka). Pues no, no lo es. Él viene diciéndolo desde hace tiempo, e insistiendo en esa idea. Hacerse aliado electoral de algunos que sí lo son no le volvieron más que eso, un aliado (nada, acá no vale tanto el «dime con quién andas y te diré quién eres», sobre todo cuando las compañías son variadas, dispersas y fugaces). Ahora sus principales aliados son otros, y están todos a la derecha del espectro político (a los antiguos amigos ni el pan).

Siga leyendo…

De impuestos a ricos y mentiras del PSOE

Cada vez que el PSOE gobernante anunció un drástico recorte de derechos y libertades para los ciudadanos, o un paquete de ayudas para las grandes empresas financieras, o una subida de impuestos especiales e indirectos, lo hizo de la mano de una promesa: Subir los impuestos a los más ricos. Desde que quitó el impuesto de patrimonio y bajó el IRPF en sus escalas superiores (y dos veces lo ha bajado), es una promesa que se repite cada verano, o antes del verano, pero que no se concreta nunca. Otros años lo prometieron para los presupuestos, aprovechar el cambio de año, y tal, para subir impuestos. Nunca lo hicieron. No los directos, sí los indirectos. En alguna autonomía, sin querer queriendo, sí llegaron a plasmarlo en leyes, incluso con la aceptación del Partido Popular (como en Extremadura). Pero a nivel nacional, nada.

Siga leyendo…

Bipartidismo, sistema electoral e Izquierda Unida

En estas líneas me he ocupado bastante del tema electoral, sobre todo del sistema en España (visto desde distintos ángulos, niveles e hipótesis), de forma recurrente encuentro ciertos «errores de apreciación» que apuntan al sistema de reparto D’Hondt como causante de todos los males del bipartidismo en España, cuando más que el reparto (que no ayuda a corregir el «error de partida») final es en el saque, la circunscripción electoral, donde el sistema español pierde más proporcionalidad (véase el reparto de diputados por provincia en: «¿Cada cuántos censados hay un diputado?», «Votos por diputados, o algo así» y «Sobre el reparto de escaños entre las provincias»).

Siga leyendo…

Otra norma xenófoba en Italia

Solemos mirar con recelo los movimientos de la aun mayor potencia mundial en cuanto al tratamiento de los inmigrantes, es demasiado irónico que una población mayoritariamente inmigrante margine y desprecie a los inmigrantes «nuevos» por no ser «auténticos americanos», pero el resto del primer (y no tan primer) mundo no se queda atrás en el maltrato a los que vienen de fuera. El país en la «Unión Europea de los derechos humanos» que se lleva la palma en este sentido no es otro que Italia (aunque seguido bien de cerca por Francia, máxime si los inmigrantes son gitanos), que lleva un tiempo persiguiendo a los inmigrantes (criminalizándolos) y hoy ha dado un paso más: «Italia podrá confinar a los inmigrantes hasta 18 meses».

Siga leyendo…

La compleja y difícil decisión de IU en Extremadura

Por primera vez en la historia de Extremadura el Partido Socialista Obrero Español (con sus distintas alianzas) no ha ganado las elecciones, no ha sido el partido más votado. En las elecciones pasadas solo en 1995 el partido ganador no obtuvo mayoría absoluta, en esa ocasión el PSOE sacó el 43,94% de votos (0,5 puntos más que en las elecciones de 2011) y fue una legislatura amarga, IU consiguió la presidencia de la Asamblea (gracias a un pacto con CE y el PP) y sacó adelante algunas leyes importantes que el PSOE revirtió gracias a dos tránsfugas de IU (un «independiente» dentro de la coalición y uno miembro de la luego expulsada «Nueva Izquierda»), ese año, además, la Asamblea de Extremadura contó con cuatro partidos de salida, y muchos más tras la ruptura interna de IU (con expulsión de NI incluida).

Siga leyendo…

En España, xenofobia y mentiras repetidas

Estos días muchos partidos muestran su cara más racista, menos solidaria, y muchos de esos partidos se dicen de izquierda (PSC y ERC, sin ir más lejos), hasta han comprado el discurso de la derecha sin sonrojarse ni un poquito (bueno, a veces rectifican, al ver las que les cae), y eso que la derecha nacional no se termina de aclarar (aunque lleva tiempo pidiendo que se endurezca la ya dura ley de extranjería, y mintiendo descaradamente sobre los efectos de la misma en extremos como la reagrupación familiar -que finalmente se ha limitado, por enésima vez-, así como azuzando la xenofobia), va, eso sí, dejando de lado el doble discurso para centrarse en lo importante para ellos: «No cabemos». La extrema derecha lleva años apostando por ese lema, deben estar aplaudiendo hasta con las orejas.

Siga leyendo…

Tres en uno

Detesto el doble discurso, y cada vez le cojo más alergia, si es que se puede, al que encima va acompañado de populismo y demagogia a partes iguales. Ayer el Congreso convalidó el decreto de los 420 euros para los parados que han agotado la prestación de desempleo, ayer también el Congreso dio luz verde a que se siga tramitando una reforma que endurece más la Ley de Extranjería, ayer los responsables del PSOE se colgaban la medalla de ayudar a los grupos marginados, mientras dificultaban el acceso a servicios más básicos a uno de los grupos sociales más marginados, maltratados y explotados: Los inmigrantes ilegales.

Siga leyendo…