No son «brotes»

Existe una idea generalizada sobre el «aumento del racismo» junto con la aparición de «brotes» de «racismo» (eventos violentos con odio racial de por medio). Junto con esto, no faltan quienes indican el clasismo que subyace al problema (elemento que existe, pocos se quejan del extranjero millonario; pero no es único o principal). Esos eventos violentos (palizas acá y allá, hechos puntuales o no tan puntuales) tal vez sean algo más visibles ahora, pero no son nuevos. Que sean visibles tiene un pequeño elemento positivo, es que ya son noticia (no son «normales» ni simplemente «justificables» fuera del delito de odio), el negativo es que se acompañan normalmente de un discurso racista, racializador y clasista, en otras palabras, justo la forma inversa a como se deberían estar presentándose (estoy generalizando, hay medios que tratan correctamente estas noticias).

Siga leyendo…

¿Sobran inmigrantes?

Hace no mucho Jorge Majfud escribió un muy buen artículo sobre los «Seis mitos fundamentales sobre la inmigración» -que leí gracias a que Kotler me pasó el dato-, en que deja claro cómo ciertas preconcepciones sobre los inmigrantes son falsas, tales como el aumento de la criminalidad, el que quitan el trabajo a los nativos, que son una carga porque usan demasiado los servicios públicos, que no pagan impuestos (los ilegales) o sobre el «poder corporativo» de los inmigrantes indocumentados. El discurso xenófobo, construido en gran medida por quienes mantienen el mito de las naciones, cala y mucho entre una población acrítica (y «educada» para nunca plantearse nada), que busca una «cabeza de turco» para la crisis que ve, para los problemas que siente, ¿y qué mejor que hacerle mirar a los inmigrantes como «culpables» de la crisis, o por lo menos como escollo para salir de la misma?

Siga leyendo…

Otra norma xenófoba en Italia

Solemos mirar con recelo los movimientos de la aun mayor potencia mundial en cuanto al tratamiento de los inmigrantes, es demasiado irónico que una población mayoritariamente inmigrante margine y desprecie a los inmigrantes «nuevos» por no ser «auténticos americanos», pero el resto del primer (y no tan primer) mundo no se queda atrás en el maltrato a los que vienen de fuera. El país en la «Unión Europea de los derechos humanos» que se lleva la palma en este sentido no es otro que Italia (aunque seguido bien de cerca por Francia, máxime si los inmigrantes son gitanos), que lleva un tiempo persiguiendo a los inmigrantes (criminalizándolos) y hoy ha dado un paso más: «Italia podrá confinar a los inmigrantes hasta 18 meses».

Siga leyendo…

El PSOE muestra su cara xenófoba

No les bastaba con atacar de forma constante a las clases bajas con medidas económicas que favorecen al gran capital, sino que han decidido hacer suyo el discurso xenófobo de «el trabajo para los españoles», el titular del  Ministerio de Trabajo e Inmigración, Valeriano Gómez, anuncia que posiblemente se restablezca la necesidad de permiso de trabajo para los rumanos. Sí, Rumanía está en la UE, pero su tratado de adhesión los vuelve europeos de segunda durante bastante tiempo, permitiendo que la libre circulación de personas no se aplique a decisión de los demás países de la Unión. España había levantado la moratoria a los rumanos hace dos años y con esta medida se da un paso atrás en la integración de la principal colonia de extranjeros en territorio peninsular.

Siga leyendo…

En España, xenofobia y mentiras repetidas

Estos días muchos partidos muestran su cara más racista, menos solidaria, y muchos de esos partidos se dicen de izquierda (PSC y ERC, sin ir más lejos), hasta han comprado el discurso de la derecha sin sonrojarse ni un poquito (bueno, a veces rectifican, al ver las que les cae), y eso que la derecha nacional no se termina de aclarar (aunque lleva tiempo pidiendo que se endurezca la ya dura ley de extranjería, y mintiendo descaradamente sobre los efectos de la misma en extremos como la reagrupación familiar -que finalmente se ha limitado, por enésima vez-, así como azuzando la xenofobia), va, eso sí, dejando de lado el doble discurso para centrarse en lo importante para ellos: «No cabemos». La extrema derecha lleva años apostando por ese lema, deben estar aplaudiendo hasta con las orejas.

Siga leyendo…