La ultraderecha entrará en el gobierno de Castilla y León

Sangre verde sobre la bandera de Castilla y León

Cuando se supo los resultados electorales, parecía claro que ocurriría lo que finalmente ha pasado: el Partido Popular ha pactado con Vox un gobierno bipartidista. Además, la cámara autonómica estará controlado por el partido de extrema derecha. Mañueco volverá a ser presidente de Castilla y León, otra vez con vicepresidente de otro partido pero la novedad es la entrada de la ultraderecha en un gobierno autonómico. La fuerza de Vox se la han dado las urnas, eso no lo niego, pero tampoco significa tener que aceptar pulpo como animal de compañía.

El Partido Popular insiste en que esto dotará de estabilidad a la comunidad. De hecho, pusieron como «inicio» de la inestabilidad una moción de censura por el entonces partido más votado (PSOE) que no salió adelante… pero la inestabilidad no la trajo el PSOE (principal partido de la oposición) ni tampoco Ciudadanos (partido que es responsable de otros males, pero no de este), sino el propio Partido Popular en su OPA a Ciudadanos (lo de Madrid como mejor ejemplo) que, además, fue el partido que decidió adelantar las elecciones. Las adelantó con la intención de conseguir una mayoría absoluta o, al menos, una mayoría más que suficiente (como Madrid) y lo que obtuvieron fue una victoria pírrica (ojo: sí han pasado de segundo a primer partido y sí han aumentado en escaños, pero lo han hecho perdiendo votos, las dos cosas «positivas» las tiene por la caída del PSOE, no por sus propios méritos) y la dependencia total de otra formación, igual que en las elecciones pasadas.

Siga leyendo…

Tras las elecciones en Castilla y León, parece que la extrema derecha entrará en otro gobierno autonómico

Captura de pantalla del resultado electoral de la web oficial

Hoy Castilla y León se levanta aún más a la derecha que ayer. El Partido Popular ha ganado, con una victoria pírrica pero más estable en su estrategia actual. Vuelve a ser el partido más votado en unas elecciones con menos asistencia que las anteriores, vuelve a ser el partido con más escaños, mejorando su posición en dos (pasa de 29 a 31), se queda lejos de esa mayoría absoluta que reclamaba, incluso, se queda lejos de tener una posición predominante en el parlamento autonómico (algo como lo ocurrido en Madrid). Las izquierdas han sido castigadas, el PSOE pierde 7 escaños «gracias» a caer en 117 613mil votos (en porcentaje han sido 4,79 puntos menos, hasta los 30,05 %) y la alianza de Unidas Podemos, con respecto a las dos grandes formaciones (Podemos e IU), ha perdido un escaño y 39 mil votos, una caída de 2,2 puntos hasta quedarse en apenas el 5,08 % que demuestra que algo falla en las izquierdas. En las derechas, Ciudadanos ha dado paso a Vox, se cambian las tornas entre sí y esto es una mala noticia. Los partidos localistas son los más favorecidos, Soria Ya ha ganado en su provincia de forma clara (entra con 3 personas procuradoras, más que la suma de PP y PSOE en la provincia que menos escaños da) y UPL vuelve a brillar en León, pasando de 1 a 3 procuradoras.

Siga leyendo…

Y van a bajar los impuestos…

Revisando El Norte de Castilla, me encontré con una nota que titulaban algo así como «inyección de 150 millones euros a la economía local», se referían a que la rebaja del IRPF en el tramo autonómico era dejar de cobrar esa cantidad nada pequeña de dinero, lo que suponía, explicaba la Consejera, «inyectar» ese dinero por medio de los consumidores. En la nota que encontré en la web sobre el tema, se aborda el tema de forma diferente. El término «inyectar» es incorrecto mírese por donde se mire (hablamos del tramo autonómico, así que en todo caso ese dinero se gastaría en los presupuestos autonómicos, no saldría de la comunidad salvo si se consume fuera, algo que puede hacer la Junta -al contratar empresas extra-castellanoleonesas- y los ciudadanos -por lo mismo-); además, tampoco supone que todo el dinero (que se deja de cobrar) en los bolsillos del contribuyente se vaya al consumo, y menos al consumo local. Esto es, parte de esa cantidad irá, sin dudas, al ahorro, otra parte al consumo, sí, pero puede que fuera de la autonomía e, incluso, del país.

Siga leyendo…

El ajedrez financiero y otros cuentos de terror

Es curioso cómo funciona este país en ciertos temas, uno de ellos es la financiación, tanto de las comunidades autónomas como de las olvidadas entidades locales (diputaciones, cabildos y ayuntamientos, fundamentalmente), existe un doble discurso y una falsedad manifiesta de forma constante en estos temas, así como mucho arreglo debajo de la mesa y con cantidades finales fijas a las que se «acomoda» el sistema lo mejor que se puede, eso y muchas ganas de fastidiar «al otro».

Siga leyendo…