Y van a bajar los impuestos…

Revisando El Norte de Castilla, me encontré con una nota que titulaban algo así como «inyección de 150 millones euros a la economía local», se referían a que la rebaja del IRPF en el tramo autonómico era dejar de cobrar esa cantidad nada pequeña de dinero, lo que suponía, explicaba la Consejera, «inyectar» ese dinero por medio de los consumidores. En la nota que encontré en la web sobre el tema, se aborda el tema de forma diferente. El término «inyectar» es incorrecto mírese por donde se mire (hablamos del tramo autonómico, así que en todo caso ese dinero se gastaría en los presupuestos autonómicos, no saldría de la comunidad salvo si se consume fuera, algo que puede hacer la Junta -al contratar empresas extra-castellanoleonesas- y los ciudadanos -por lo mismo-); además, tampoco supone que todo el dinero (que se deja de cobrar) en los bolsillos del contribuyente se vaya al consumo, y menos al consumo local. Esto es, parte de esa cantidad irá, sin dudas, al ahorro, otra parte al consumo, sí, pero puede que fuera de la autonomía e, incluso, del país.

Siga leyendo…

Popurrí de comentarios

Estos días se han ido juntando los temas, uno detrás de otro, pero no siempre con «entidad» suficiente (de mi parte, no por el tema en sí). Intentaré ser breve, incluso con los más novedosos.

El triste final de la primavera árabe en Egipto

No solo en Egipto terminó mal, pero fue uno de los puntales en todo esto. Esos periodistas condenados por «apoyar a los Hermanos Musulmanes» (organización declarada terrorista tras el golpe de Estado; no son, claro, los primeros represaliados, ni serán los últimos) que no ha levantado gran queja por los gobiernos occidentales que, a su vez, mantienen su apoyo a Abdel Fattah el-Sisi (sí, el que dio el golpe de Estado contra Morsi y ganó unas nada limpias elecciones hace un mes). Y ese es el tema, al imperialismo occidental le importa tres cominos si en Egipto hay o no hay respeto alguno por los derechos humanos, si hay o no hay democracia, lo único que les importa es que quien gobierne sea amigo suyo.  Lo único que diferencia a Sisi de Mubarak es que el segundo al menos no dirigió un golpe contra el gobierno del que formaba parte.

Siga leyendo…

No quieren cobrarlo, pero sí beneficiarse de los que lo cobran

Es que es «demasiado» como para dejarlo pasar. Madrid, en su lucha anti-impositiva (pero pro subir-tasas), decidió que en esa comunidad nadie pagaría el Impuesto de Patrimonio y lo bonificó al 100% (en un primer momento fueron tres las que lo bonificaron -Valencia y Baleares también-, aunque luego las otras dos lo han recuperado para este año; solo en Madrid no se cobrará). Hoy el Consejo de Política Fiscal y Financiera, a propuesta del Ministro de Hacienda, decidió que los dineros de ese impuesto irían directamente a la Comunidad que los recaudó, sin que se descuente del total de la financiación que le corresponde a cada comunidad. ¿Quién se ha quejado y dio el único voto en contra? ¡Madrid! ¿Por qué se ha quejado? Porque considera que le corresponde algo de lo recaudado por otros. No dicen que se reparta según necesidades lo que todos recaudan. ¡No!, en el fondo lo que dicen es que se reparta en su territorio algo que ellos bonifican y no cobran (porque no les da la gana hacerlo). Eso sí que es deslealtad e incoherencia fiscal.

Volvió el IP, pero no para quedarse

El sábado se publicó el Real Decreto Ley 13/2011, de 16 de septiembre, por el que se restablece el Impuesto sobre el Patrimonio, con carácter temporal (BOE – PDF). Hasta que no lo vi publicado no me creí su aprobación, si les digo la verdad. No olvido que hace unas semanas puse en entredicho que fuera verdad. Viene con trampa, en parte al menos, es un impuesto que nace «con carácter temporal». El candidato del PSOE promete, en todo caso, crear un tipo impositivo especial para los más ricos que reemplazaría a este impuesto (¿ese no es justamente el impuesto del Patrimonio?), ver para creer.

Siga leyendo…

De impuestos a ricos y mentiras del PSOE

Cada vez que el PSOE gobernante anunció un drástico recorte de derechos y libertades para los ciudadanos, o un paquete de ayudas para las grandes empresas financieras, o una subida de impuestos especiales e indirectos, lo hizo de la mano de una promesa: Subir los impuestos a los más ricos. Desde que quitó el impuesto de patrimonio y bajó el IRPF en sus escalas superiores (y dos veces lo ha bajado), es una promesa que se repite cada verano, o antes del verano, pero que no se concreta nunca. Otros años lo prometieron para los presupuestos, aprovechar el cambio de año, y tal, para subir impuestos. Nunca lo hicieron. No los directos, sí los indirectos. En alguna autonomía, sin querer queriendo, sí llegaron a plasmarlo en leyes, incluso con la aceptación del Partido Popular (como en Extremadura). Pero a nivel nacional, nada.

Siga leyendo…

Subida de impuestos en España

Existe una fuerte sensación de que Rodríguez Zapatero improvisa. No sé si improvisa, pero sí lo parece. Se fija demasiado en la aritmética del Congreso de los Diputados, está demasiado pendiente a las encuestas de opinión y no tiene lo que hay que tener para marcar líneas de actuación a largo plazo. O eso parece. Las idas y vueltas con el tema de los impuestos continúan y la mala gestión de la medida del subsidio no contributivo para parados que han agotado la prestación por desempleo acrecientan esa idea de un gobierno que improvisa, mientras tanto el baile por los presupuestos no queda claro de si el gobierno elegirá a la izquierda parlamentaria o al PNV como pareja de último momento, ante el desafuero previsible de la enfadada quinceañera de CiU.

Siga leyendo…