Breves notas sobre cómo elegimos al presidente

Pasado mañana son las elecciones en Perú. La segunda vuelta presidencial. Elegiremos entre el gran mal y el también gran mal, pero peor. Al menos en esa tesitura estamos muchos de los peruanos que no votamos por ellos en primera vuelta. ¿Cuántos peruanos votaron por Ollanta Humala o Keiko Fujimori en primera vuelta?

Cuadro 1: Resultado de la primera vuelta 2011 – Presidencial
VV VE VH
GP 4643064 31,72% 27,80% 23,27%
F2011 3449595 23,57% 20,66% 17,29%
AGC 2711450 18,52% 16,24% 13,59%
PP 2289561 15,64% 13,71% 11,48%
SN 1440143 9,84% 8,62% 7,22%
Blancos 1477696 8,85% 7,41%
Nulos 584233 3,50% 2,93%
Emitidos 16699734 83,71%
Electores 19949915
Abreviaturas: VV: Votos Válidos | VE: Votos emitidos | VH: Votos de electores hábiles | Datos de la ONPE, cuadro de elaboración propia.

Entre los peruanos con derecho a voto la suma de Ollanta y Keiko es de 40,56%, si contamos solo los votos emitidos, tenemos que Humala y Fujimori suman el 48,46% de los sufragios. Realmente: ¿por qué debemos elegir entre dos opciones que no llegan al 50% siquiera? En realidad los porcentajes de ambos candidatos son bajos. Y eso que el candidato de Gana Perú sí consiguió superar el 30% de los votos válidos.

Siga leyendo…

Los compañeros de viaje de Fujimori, antiguos y actuales

Rafael Rey suelta una burrada cuando intenta defender a la vez que mantener su posición sobre las esterilizaciones forzosas al decir que no fueron «contra su voluntad, sino sin su voluntad» (se debe presumir que es «contra» la voluntad de alguien lo que normalmente exige su voluntad expresa y clara para ser válido), el filofascista de Rey aseguró que Keiko era consciente del daño hecho pero que ella no era su padre y que no cometería ese «error» («error», eufemismo para no decir «delito»), cada vez que aseguran que Fujimori no es su padre sale alguien de la vieja guardia de Fujimori padre que hoy por hoy son parte del equipo de Fujimori hija para recordarnos que el fujimorismo no admite «errores» y que niegan sus delitos, así Alejandro Aguinaga, congresista electo por Fuerza 2011 y ex ministro de Salud durante el fujimorismo, afirmando que la gran mayoría de esterilizaciones forzosas no fueran tales, fueron voluntarias, y que las forzosas fueron «casos aislados». La propia campaña pública mentía a las mujeres, el plan contra la pobreza era acabar con la reproducción de los pobres. El viejo fujimorismo sigue negando los delitos que cometió de forma sistemática, el viejo fujimorismo es el actual fujimorismo comandado por Keiko.

Tienen un plan… Hagamos que fracase

No a Keiko FujimoriHace casi 4 años salió publicado en el conservador diario chileno «El Mercurio» un reportaje sobre las intenciones de Alberto Fujimori de presentar a su hija, Keiko Fujirori, a la presidencia del Perú si él no pudiera presentarse (los cables de Wikileaks confirman el plan global de la vuelta del fujimorismo), hace cuatro años afirmé, al final de un artículo, lo siguiente:

«Por suerte, no creo que los peruanos seamos tan idiotas como para aupar otra vez al fujimorismo a la casa de Pizarro, no creo que el APRA lo haga tan pero tan mal que vuelva a permitir que un Fujimori ocupe palacio, y no creo que la izquierda sea tan inocente de confiar otra vez en un Fujimori como el mal menor (bastante torpes hemos sido en las últimas elecciones -y bueno, las de los últimos 25 años más o menos-). Pero, por si las moscas, hay que estar atentos a las maquinarias publicitarias de un ex mandatario que siempre ha tenido buenos asesores en eso de manipular.»

Para pitonisa no valgo, eso lo tengo más que comprobado. Hoy veo las encuestas, de una arrolladora victoria de Ollanta Humala hemos pasado, primero, a una victoria holgada de la ex primera dama y, ahora, de un final de fotografía que favorece a la hija del criminal Fujimori.

Siga leyendo…

Fujimoristas contra fujimoristas

La «ruptura» dentro del fujimorismo es casi graciosa. Y falsa. En todas las elecciones pasa algo como esto, uno de los tantos movimientos que se reclaman fujimoristas intenta ir por libre, y el resto, en mancha, le niega el carné de autenticidad, o algo así. Lo más gracioso es que esta vez la facción «disidente» es ni más ni menos que Cambio 90, partido que lanzó a Fujimori en 1990, partido que se niega a seguir el camino marcado por la actual lideresa del fujimorismo (hija del caudillo) que ha fundado el enésimo partido fujimorista (en el ADN del fujimorismo está el fundar partidos y movimientos como quien cambia de lema electoral, forma parte de su política anti-partidos) por… por… por lo que sea. En fin, Carlos Raffo dice que los de Cambio 90 no son fujimorista, pero ¿qué es ser fujimorista realmente? Porque si es entrar en política para forrarse a costa de todos, idolatrar a un líder preso por casos de corrupción y crímenes contra la humanidad, justificar matanzas, apostar por la mano dura y por «el mercado» y odiar la democracia de partidos y todo lo que huela a izquierda así como ocultar la propia ideología bajo el paraguas del «pragmatismo», Cambio 90 es tan fujimorista como Carlos Raffo.

Cuarta condena a un ex presidente corrupto

Pronto veremos la cuarta condena en el cuarto juicio al ex mandatario peruano Alberto Fujimori. Por segunda vez el golpista Fujimori reconoce su propia culpa en los hechos sometidos a juicio, en concreto, reconoce sobornos a 12 congresistas de la República, interceptación ilegal de las comunicaciones de opositores políticos (como Lourdes Flores o Javier Diez Canseco) y la compra de la línea editorial de medios de comunicación para que aplaudan las burradas del gobierno y realicen cazas de bruja sobre los opositores al régimen.

Siga leyendo…

Nuevo proceso a Fujimori

Ay ay ay, el honesto golpista Fujimori, todo por la patria, del dinero que recibe, claro, todo por el país, de su imaginación… Alberto Fujimori, inefable presidente peruano hasta el 2000, donde salió por la puerta de atrás tras extraño proceso electoral que ganó sin poderse presentar según su propio texto constitucional, será procesado por: Sobornar a congresistas «opositores», interceptar comunicaciones de políticos y funcionarios públicos y, de paso, manipular los medios para salir reelegido. ¡Qué gran demócrata! ¿Y qué dicen los fujimoristas? ¡Que estas son patrañas para tumbarse el proyecto político de su formación! ¿Alguien me explica ese proyecto y en qué parte cabe sobornar a la oposición o espiarla? Por saber, nomás.

Fujimori condenado (otra vez)

«Otra condena más para Alberto Fujimori (y ya van tres procesos que concluyen en condena), en esta ocasión por peculado y falsedad ideológica en el pago irregular de 15 millones de dólares a Vladimiro Montesinos, asesor del Servicio de Inteligencia Nacional (SIN), en concepto de Compensación por Tiempo de Servicio (CTS). ¿La condena? Siete años y seis meses de prisión y 3 millones de soles de reparación civil en favor del Estado.» (Continúe leyendo en De Igual a Igual.) Actualizo: Texto íntegro de la sentencia condenatoria.

Mienten y manipulan más que hablan

No no no y no. Y mil veces no. Tantas veces como sea necesario. No una y otra vez. ¿A qué tanto no? A aceptar la falacia y el golpe bajo como argumento de debate, a aceptar que a los que mandan se les deba juzgar de forma distinta que al resto de ciudadanos. ¿Cuándo se ha visto que a un asesino se le tenga que dejar libre porque debemos de valorar “el resto de su vida” en el momento de dictar sentencia?

Siga leyendo…

Fujimori culpable. Sabor agridulce

Fujimori culpable. 25 años de cárcel. Hasta el 2032. Fujimori condenado por cuatro delitos, de los cuales dos son matanzas (Cantuta y Barrios Altos). Todos los hechos (relevantes) probados. Culpable, culpable y más culpable… Y aun así la sentencia me deja un sabor agridulce, no por el resultado, ajustado al petitorium, sino por lo que pudo ser y no fue, y por lo que podría ser y no será. Por un lado, tenemos que los deudos de las víctimas de Barrios Altos (PDF de la CVR) y la Universidad Nacional de Educación Enrique Guzmán y Valle, La Cantuta (PDF de la CVR), ven por fin que se condena al principal responsable del secuestro y posterior ajusticiamiento de sus familiares (llevados a cabo, de forma material, por el Destacamento Colina), así como Gustavo Gorriti (periodista) y Samuel Dyer (empresario) ven castigado al responsable de sus secuestros… Y nada más.

Siga leyendo…

Impunidad para miembros de las FF.AA. y policía

El gobierno peruano ha pasado de asumir la defensa legal de miembros de los cuerpos armados y de seguridad del Estado procesados por delitos contra los derechos humanos a pedir, directamente, una amnistía para los procesados, y todo ello sin despeinarse. Esta iniciativa, que está lamentablemente dentro de las atribuciones constitucionales del Congreso de la República, cuenta con el apoyo de Unidad Nacional y el fujimorismo.

Siga leyendo…

Comentarios a la entrevista a Velásquez Quesquén

Hoy toca sacar todo mi antiaprismo a la palestra (no lo duden, lo soy) y es que acabo de terminar de leer una entrevista a Javier Velásquez Quesquén (por parte de Mariella Balbi), aquél que preside nuestro congreso y no debería, que el paso al lado debió darlo cuando juntó a dos tránsfugas para que arreglen sus problemas, que eran denuncias mutuas la mar de graves que no tenían que ser «arregladas» si no resueltas, y que se ha aupado a la presidencia de la mesa directiva por un pago tal vez demasiado alto (sentar a su derecha al médico de Fujimori y dar la comisión de acusaciones constitucionales a un fujimoristas, entre otros pagos en los que mejor no indagamos acá, que nos harían llorar y no es ni el sitio ni el lugar para ello).

Siga leyendo…

Castro Castro, una masacre que no debe olvidarse

[Publicado originalmente en De Igual a Igual]

Se vuelve hablar de este caso tras el fallo de interpretación de la Corte Interamericana de Derechos Humanos que aclara ciertos puntos de una sentencia bastante controvertida en que obliga al Estado a realizar un reconocimiento público de las víctimas de los ajusticiamientos y pagar indemnizaciones a las víctimas o sus familiares. En el imaginario de muchos peruanos los presos “se lo merecían”, en dicho imaginario, el Estado tiene la potestad de tratar como cosas a todos los reos por delitos especialmente graves, como son los de terrorismo. No importa, en dicho imaginario, que las personas ya estén siendo castigadas, y contra muchas de ellas no pesara condena firme, pues socialmente estaban más que condenadas, y políticamente claramente perseguidas tras el golpe de Estado que Fujimori propinó a la democracia para arrogarse el poder absoluto en el país. Así que viene bien recordar qué pasó en el Penal y cómo no fue la primera masacre en una de nuestras cárceles (así que ya existía un mal precedente de malos tratos a presos, asesinatos e impunidad de las autoridades que ordenaron dichas masacres).

Siga leyendo…

¡Otro partido fujimorista!

O el mismo con otra ropa, realmente. La manía de crear partidos por puro gusto. Los fujimoristas son de los pocos que mantienen el partido tras conseguir escaños (algo que no le pasó a gran parte de formaciones políticas, que perdieron su inscripción), así pues, para el 2011 ya tienen un partido (una marca electoral, si se prefiere) para los comicios… Pero da igual, la formación dirigida por Keiko Fujimori se puso a recolectar firmas para inscribir una nueva formación: Fuerza 2011. Quinientas mil firmas dicen que ya tienen.

Siga leyendo…

La nueva directiva del Congreso

28 de Julio, día de la declaración de Independencia. Un buen momento, como cualquier otro, para revivir el último gran escándalo del Congreso: La elección de la lista oficialista «gracias» al pacto (ahora expreso, no cabe dudas) entre el APRA y Fujimori (con visitas ministeriales al reo para que los súbditos del mismo voten por la estrella) y la desmembración de lo que quedaba de la oposición. Como dice Ernestos Cárdenas, ciertos pactos apestan, y sin dudas, este ha sido uno de esos.

Siga leyendo…

¿APRA contra fujimorismo o Del Castillo contra todos?

«¿Se han distanciado realmente fujimoristas y apristas o estamos solo ante un problema particular con Del Castillo?» pregunta Carlos Basombrío en su columna de hoy en Perú21. Se habla de divorcio de las dos bancadas (que se supone no andaban juntas, pero parece que la noche les confunde y ya se sabe, en tiempos de guerra…) tras la bronca del pasado día entre Jorge del Castillo y la bancada fujimorista a raíz de las preguntas al Primer Ministro por la «vladipublicidad» contratada por el APRA con, posiblemente, fondos públicos (aunque Del Castillo había ido a la comisión para hablar sobre el tema de Moquegua, pero los fujimoristas sacaron lo de la publicidad y el pago extraño).

Siga leyendo…