APRA usa a Montesinos contra el Paro

Este gobierno no sabe qué hacer para terminar de satanizar a quienes se manifiesten en su contra, la última ha sido utilizar un fragmento del juicio de Fujimori, unas declaraciones de Vladimiro Montesinos, para atacar a Sutep (y generalizándolo, por supuesto, al resto de grupos que convocan el paro), en las cuales se acusa al sindicato de profesores (y al resto) de «valientes con la democracia y cobardes con la dictadura», tomando como ciertas las falsedades esgrimidas por Montesinos, más aún, usándolo como figura de autoridad en el reclamo publicitario contra las manifestaciones de mañana.

Siga leyendo…

El [nuevo] abogado del diablo

Javier Maximiliano Alfredo Hipólito Valle Riestra Gonzáles Olaechea* es un personaje inefable de nuestra necia política. Y es aún más inexplicable, desde el discurso de su partido, que él sea miembro del Partido Aprista Peruano, y Congresista por dicha formación política. ¿Qué hace un fujimorista en el APRA? ¿Cómo volvió, por enésima vez, a ocupar un cargo público a sabiendas de lo que él significó en la etapa final del fujimorato más que corrupto? ¡Cuando él planeaba cómo saltarse la ley! Y ahora vemos cómo Valle Riestra se vuelve a poner la camiseta del ex presidente procesado por asesinatos y desapariciones forzosas, entre otros delitos, para ser el nuevo y reluciente abogado del destructor del Perú de los noventa.

Siga leyendo…

Otra buena noticia en la lucha contra la impunidad

«Ex legislador Óscar Medelius llegó extraditado de EE.UU.», titula Perú 21. Óscar Medelius, uno de esos tantos cobardes políticos fujimoristas que salieron por patas del país en cuanto se le pidieron responsabilidades por las causas delictivas iniciadas contra ellos. Esto es, fueron incapaces de dar la cara, al igual que su gran líder. Óscar Medelius fue capturado en febrero de 2006 en Carolina del Norte (en Estados Unidos) y hace casi una semana se concedió por fin la extradición, la cual ha sido concluida con la entrega del presunto criminal a las autoridades peruanas.

Siga leyendo…

El Autogolpe, delito por el que no se le juzgará

publicado originalmente en De Igual a Igual

Un delito por el que no será juzgado, un hecho que no debe repetirse.

El 5 de Abril de 1992, hace tan solo 16 años y bajo las palabras de «disolver, disolver, temporalmente el Congreso de la República» el por entonces presidente constitucional de la República del Perú, Alberto Fujimori, anunció a todos los peruanos que daba un golpe de Estado, contra su propio gobierno, para tomar, de esta forma, el absoluto control del Perú y poder quitarse el lastre de algunas instituciones que mal que bien seguían la lógica democrática, y para poder imponer una dictadura que pronto se vistió de Democracia, se dotó de una nueva Constitución y modificó al país todo lo que pudo, por medio de la cual el terror y el libre mercado (plagado de mercantilismo desestructurado) en su versión más populista y devoradora entraron juntas a un país en caos.

Siga leyendo…

A tener en cuenta

Estos días, como habrán notado, no he subido nada, casi no he tenido acceso a máquina capaz de conectarse a Internet (los breves periodos de desintoxicación), así que me estoy «poniendo al día» en lecturas de cuenta entrada pasa por mi agregador, y de otras encontradas gracias a lo típicos enlaces dentro de los artículos (el maravilloso mundo del hipervínculo), así que, creo que por segunda vez, haré un «repaso de breves» con recomendaciones de lecturas buenas de verdad (por si alguno de mis lectores no haya llegado ya a mejor puerto que el presente).

Siga leyendo…

Fujimori: Ni sabía quiénes eran los Colina

Sin pies ni cabeza. Por un lado, Fujimori se atribuye a sí mismo todo el triunfo sobre el terrorismo en Perú, aunque todo sepamos que fueron los policías y no el ejército quien dio los golpes más duros a Sendero Luminoso, contando la captura de Abimael Guzmán, y que fueron los militares los más favorecidos por el fujimorismo, llevándose no sólo las medallas y el aplauso mediático, sino también la inmunidad en todos los actos excretables que realizaron a las órdenes de un ejecutivo que siguió aumentando el poder de los militares aunque el grueso de la guerra interna ya había pasado. Fujimori asegura que no supo de los Colina hasta 1993, y esto suena a total mentira (antes decía que no los conocía, luego que en vídeos del 93 se viera a Fujimori hablando de la gente del Destacamento Colina)

Siga leyendo…

Fujimori: No sé, no me acuerdo, no fui yo…

Fujimori miente más que habla. ¿Qué tan tontos nos cree Fujimori? Entiendo que su defensa se base en el «no sé, no recuerdo, no fui yo, fue Montesinos» y, por supuesto, en desconocer cómo estaba funcionando el estado que él presidía. Pero de ahí a que niegue su afinidad con Montesinos (con lo bien que quedaría un «fue mi amigo hasta que me di cuenta que me traicionaba»), que al menos fue buena hasta el 97 (como mínimo), mientras eran «patazas del alma». Y Fujimori, que dice que no se acuerda bien, afirma que conoció a Montesinos tras la segunda vuelta, sí recuerda que fue por medio de Loayza.

Siga leyendo…

Fujimori condenado

publicado originalmente en De Igual a Igual

Seis años de cárcel para el ex presidente peruano Alberto Fujimori por el allanamiento ilegal a la casa de Trinidad Becerra, y deberá pagar una indemnización de cuatrocientos mil soles por el delito de «usurpación de funciones» al allanar la vivienda de la esposa de su asesor Vladimiro Montesinos. Alberto Fujimori había aceptado los cargos presentados en su contra pero pedía una condena máxima de cuatro años acogiéndose a la «confesión sincera», el fiscal pedía siete años de cárcel.

Siga leyendo…

Fujimori mandó matar a los emerretistas

El día en que se inició el jucio al ex mandatario peruano Alberto Fujimori se destapa un documento de la Agencia de Inteligencia de Defensa de Estados Unidos (DIA por sus siglas en inglés), con fecha del 10 de Junio de 1997, en que se afirma que «el presidente Fujimori ordenó que no se tomaran prisioneros (…) por esta razón, aun los miembros del MRTA que fueron capturados vivos no sobrevivieron a la operación de rescate» (el subrayado y el enlace son míos). Ni más ni menos, una orden de la vieja escuela, «no quiero supervivientes», y eso se realiza con una ejecución extrajudicial, llámese como se llame.

Siga leyendo…

Fujimori: «soy totalmente inocente»

Hay que tener cara, mucha cara, para declararse «totalmente inocente». Hay que ser un verdadero mentiroso para afirmar eso sin que se te caiga la cara por la total vergüenza. Es imposible encontrar coherencia entre las declaraciones de Fujimori, que se arroga todo lo «bueno» y echa balones fuera en todo lo «malo» de su largo mandato como presidente del Perú. Y más cuando sabemos que dicho comando era conocido y mandado desde el ejecutivo del país, dirigido por Alberto Fujimori Fujimori. Y escucharle decir que él implementó «reformas dentro de un contexto de respeto a los derechos humanos» es tomarnos, a todos los peruanos, por idiotas.

Siga leyendo…