Crisis institucional absoluta. Disolución del Congreso y nombramiento de otra presidenta

Martín Alberto Vizcarra Cornejo, presidente constitucional de Perú tras asumir el cargo cuando dimitió Pedro Pablo Kuczynski, presentó una Cuestión de Confianza junto con el proyecto que reformaba el procedimiento de elección de los miembros del Tribunal Constitucional; el Congreso de la República pasó tanto de la cuestión como del proyecto y siguió tramitando los nombramientos (produciéndose uno de ellos); el presidente de la república entendió que esta era una forma de «rechazo tácito» de la cuestión de confianza planteada y, por tanto, al cumplirse dos cuestiones denegadas (el Presidente ha presentado tres, una se votó a favor, otra en contra y esta no se votó realmente), Vizcarra se sintió legitimado por el art. 134.º de la Constitución Política del Perú para disolver el Congreso de la República y llamar elecciones para este órgano (institución, cabe recordar, de las más rechazadas por la ciudadanía).

Siga leyendo…

Presidente del Perú dimitió [en D=a=]

El presidente constitucional de la República del Perú, Pedro Pablo Kuczynski (PPK), dimitió el día de ayer para evitar la vacancia anunciada para hoy.

PPK ya no pudo más y presentó su renuncia al cargo que asumió hace año y medio, el 28 de julio de 2016. Martín Alberto Vizcarra Cornejo, primer vicepresidente y hasta el momento embajador en Canadá, asumirá la presidencia del país. El ya exmandatario está siendo investigado por su relación con la trama de corrupción de Odebrecht (que salpica, no lo olvidemos, a buena parte de las cúpulas de los principales partidos y a dos expresidentes) y todo esto sazonado por la guerra entre los hermanos Keiko y Kenji Fujimori por el control del legado de su padre. [Continúa leyendo en D=a=].

Gracias a un Fujimori, PPK salva la vacancia pedida por otra Fujimori

Por muy poco, PPK se queda en el cargo. (Nota publicada previamente en D=a=).

No deja de ser curioso que a Pedro Pablo Kuczynski (PPK) le haya salvado la disidencia dentro del fujimorismo comandado por Kenji Fujimori. La bancada del partido de Keiko Fujimori (hermana mayor del antes mentado) tiene 71 escaños, le apoyaba en el pedido de vacancia del presidente de la República Frente Amplio (FA, 10 curules), con lo que solo tenían que convencer a otros seis… o podría haber sido así si el fujimorismo no se hubiese roto, algo que ha enfadado, claro, a Keiko. El Fujimori que sí está en el Congreso ya ha sido sancionado por romper la disciplina de voto y opinar, directamente, contra su hermana, jefa del partido. Esta vez convenció a otros nueve compañeros para abstenerse.

Siga leyendo…

Un gobierno sin confianza [nota en D=a=]

El Congreso de la República del Perú fuerza al presidente Kuczynski (PPK) a rehacer todo el gobierno, no le otorgó la Confianza al gabinete de Zavala en la sesión de ayer. Fueron 77 votos contra el gobierno, 16 abstenciones y 22 respaldos (el más significativo, siendo un voto díscolo con su bancada, el de Kenji Fujimori, de Fuerza Popular, quien está «suspendido» dentro de su grupo). El gobierno lleva meses perdiendo ministros por las interpelaciones de un congreso absolutamente controlado por el fujimorismo, que no quiere ponérselo fácil a un jefe de Estado que ve continuamente disminuir su aprobación. [Continúe leyendo en D=a=].

PPK ya tiene su banda

Pasó el 28 de julio y lo más importante sucedió: Pedro Pablo Kuczynski (PPK), ganador por la mínima las últimas elecciones generales, ya es el presidente de todos los peruanos, discurso mediante, claro. Enfrenta un mandato duro (al menos sobre el papel), en tanto que la mayoría absoluta del Congreso de la República la tiene Fuerza Popular (fujimoristas, con el 56,15% de los congresistas), que ya colocó a la cuestionada y cuestionable Luz Salgado como presidenta del hemiciclo; pero es que la segunda fuerza en la cámara la tiene Frente Amplio (20 curules, 15,38%; muy lejos del fujimorismo). PPK cuenta con un minúsculo grupo de 18 congresistas (13,85%) que, además, es bastante heterogéneo (no tanto como los partidarios de Ollanta durante la legislatura pasada y esa costumbre de escindirse cada vez que podían, pero sí variopinto).

Siga leyendo…

No hay por dónde coger el voto

jomra_cogervotosNormalmente voto al «menos malo» que tenga alguna, aunque sea muy lejana, posibilidad de sacar algo positivo. Esto significa dos cosas: normalmente mi voto no vale para nada (bueno, para engrosar el «otros» sin representación) y me termino sintiendo mosqueado con lo que yo mismo he hecho (desde el propio gesto de votar hasta el haberme «vendido» por ese «menos malo»). ¿Qué pasa cuando no hay una opción «menos mala» más allá del matiz? Que no hay por dónde coger la papeleta. Para no olvidarlo, en Perú nos siguen recordando que votar no es un derecho, es una obligación. Con multa, si no cumples, claro.

Siga leyendo…

Keiko no debe ganar

A veces se nos acusa, a quienes plantamos una respuesta frontal al fujimorismo, que olvidamos los «triunfos» logrados por Alberto Fujimori durante los noventa; también nos señalan indicando que sólo nos fijamos en el pasado, sin reconocer que Keiko Fujimori es una «demócrata» que rescata, en el fondo, lo mejor del fujimorismo. En otras palabras, que nos oponemos a Fujimori por ser hija de, y no tanto por sus ideas. Que le sacamos en cara lo que hizo su (condenado) padre y no lo que es ella o su formación en la actualidad. [Sigue leyendo en De Igual a Igual].keikorotoscopiada

Unión Civil en campaña

Viendo los dos que han pasado a segunda vuelta (Keiko Fujimori y Pedro Pablo Kuczynski) siento que debo elegir entre dos chocolates que solo divergen en la cantidad de leche que llevan… aunque, algunos días como hoy, veo la diferencia más clara que en otros momentos (donde no los distingo, sin más). A nadie se le escapa que el fujimorismo es una organización relativamente homófoba. En el Congreso saliente los parlamentarios que más exabruptos tuvieron en el sentido contrario a la Igualdad, más intolerantes, fueron siempre fujimoristas (con personajes como Carlos Tubino entre los más vociferantes).

Siga leyendo…

Breve sobre el «talante» del fujimorismo con su mayoría absoluta

keikorotoscopiada«Esta vez, el país ha hablado en las urnas: no está pidiendo que haya ese consenso de minorías», suelta Becerril, virtual congresista reelecto por Fuerza Popular. Para él la cosa está clara: el pueblo peruano les ha dado una mayoría absoluta para que apliquen todo su programa y no es necesario el consenso con las minorías. Becerril ve el resultado posible en que el fujimorismo tendrá más del 55% del Congreso), obviando un dato importante: del voto emitido son el 24,4% y del voto válido el 35,95%. Esto es, los peruanos no les hemos dado una mayoría absoluta en las urnas, eso se lo otorga el sistema electoral. No podemos decir que el 100% de los tumbesinos sean fujimorista, aunque la formación naranja se haya llevado un resultado aplastante en esa circunscripción, el tener a los dos congresistas se anula el voto de todos los demás. Tampoco podemos decir que los cajamarquinos prefieren el fujimorismo (donde se llevará 4 de 6) cuando el partido más votado fue Democracia Directa (que, por la valla nacional, no puede dar los 4 que le corresponderían a esta formación).

Siga leyendo…

Con votos y sin confianza (real)

Una pequeña nota de prensa, por lo visto, fue todo lo que necesitó el PPC para cambiar el sentido del voto. Ya saben, no hay como decir «verde» para que dicho color sea verídico y palpable. Así que, con esa advertencia cromática, ya podemos dar por hecho, al menos en principio, que la primera dama, Nadine Heredia, no influirá nadita en este gobierno de gabinete con confianza recién ganada. Por los pelos. Ollanta Humala respira tranquilo.

Siga leyendo…

Y acabó: Chávez coordinadora de DD.HH. del GT

Al final, con la configuración del Grupo de Trabajo de Derechos Humanos, era raro que Martha Chávez no se saliera con la suya. Ya es la coordinadora. En dicho grupo, que para cumplir con las recomendaciones de la CVR lo que hace es investigar el trabajo realizado, cuenta con tres fujimoristas (Chávez incluida), un aprista (el muy majo fue, para que hubiese cuórum, pero no votó) y uno de Solidaridad Nacional (que primero votó que sí a Chávez, luego «reconoció su error» y decidió boicotear la sesión con su falta, que no sirvió de nada gracias a Mulder). Siga leyendo…

Chávez, la negacionista sin cuórum

No sé si esto valdría como actualización de la otra entrada sobre el tema, o es más bien una «continuación». La congresista Chávez anda indignada porque le llaman negacionista, a la par que dice que no lo es, confunde el significado del término y saca cosas de quicio -o entra en Modo Humpty Dumpty de Lewis Carroll-; mientras tanto, la Oficialía Mayor del Congreso dice que no hubo cuórum en la designación de Chávez, con lo cual su nombramiento no es válido.

Siga leyendo…

Chávez al grupo de trabajo de DD.HH., una burla

Martha Chávez, la fujimorista que no pertenece a esa familia por excelencia, será la presidenta del Grupo de Trabajo sobre Derechos Humanos dentro de la Comisión de Justicia. Por supuesto, las organizaciones de DD.HH. ya pusieron el grito en el cielo. ¿La respuesta de Chávez? Atacar a la Comisión de la Verdad y Reconciliación -porque el enemigo es quien sacó a la luz los múltiples crímenes… y no critica porque se quedaron cortos, sino porque criticaron a su amado líder y llamaron delito a matanzas que ellos siguen justificando- y a todos los que ella llama «seudo defensores de DD.HH.», que son básicamente todos los que señalamos a los militares y sus mandos -también los políticos- cuando delinquen contra la sociedad en su conjunto vulnerando los DD.HH. Nada nuevo bajo el sol.

Siga leyendo…

Ante la posible ausencia de Chávez

¿Es posible un chavismo sin Chávez? Esa pregunta ronda muchas cabezas estos días, algunos se apresuran a contestar que no (rezando a todos sus dioses para que su intuición no falle) y otros que sí (poniendo de ejemplo las recientes elecciones regionales donde Chávez no ha participado casi nada, obviando el hecho de que Chávez sigue ahí y se ha apostado por su continuidad). Personalmente no estoy tan seguro de ninguna de las dos opciones. Por un lado Chávez ha conseguido un poder cercano al de un rey absolutista, en todos los niveles posibles hay chavistas al mando (sean o no electos), y estas elecciones han dado un buen ejemplo de esa fuerza, pero por otro es un movimiento muy personalista, el punto de referencia no es una ideología (el propio Heinz Dieterich se apartó del chavismo ya hace años), no es un cuerpo normativo (no es la constitución, mucho menos tras fracasar el referendo de hace unos años), es Chávez, es su discurso (¿esperanzador? sin dudas), es su dirección, su mando. Venezuela es un feudo de ese hombre, que se dedicó por años a cortar cuanto debate interno surgiera, a impedir figuras emergentes y aglutinantes. Ahora ha nombrado a un sucesor (porque puede) pero tal vez sea demasiado tarde. Lo único que une a los chavistas es el poder, y el poder es Chávez.

Siga leyendo…

Chavín de Huántar y Montesinos

La Operación Chavín de Huántar en la que liberó la casa del embajador de Japón de un comando del MRTA sigue dando que hablar. Esta vez un fallo polémico de la mano de la Tercera Sala Penal Liquidadora de la Corte Superior de Lima, por un lado, la sentencia asegura que el «Camarada Tito» (el emerretista Cruz Sánchez) fue ejecutado extrajudicialmente tras ser capturado, por otro lado absolvió a Montesinos, a Hermoza Ríos y Roberto Huamán en tanto que se consideró que no existió un comando paralelo (una defensa constante de los comandos era que si existieron ejecuciones fueron, las mismas, cometidas por agentes que no pertenecían a los heroicos comandos). Se estableció en la resolución judicial que ese ajusticiamiento fue un hecho aislado producido por un militar de gatillo fácil contraviniendo órdenes. Además se determinó que las muertes de Hernán Luz Meléndez Cueva y Víctor Salomón Peceros Pedraza fue en combate, al solo haber un testimonio que indicara que se rindieron, siendo esto no suficiente para probar la ejecución extrajudicial, además de tener múltiples heridas de bala (a diferencia de Tito).

Siga leyendo…