¿Sobran inmigrantes?

Hace no mucho Jorge Majfud escribió un muy buen artículo sobre los «Seis mitos fundamentales sobre la inmigración» -que leí gracias a que Kotler me pasó el dato-, en que deja claro cómo ciertas preconcepciones sobre los inmigrantes son falsas, tales como el aumento de la criminalidad, el que quitan el trabajo a los nativos, que son una carga porque usan demasiado los servicios públicos, que no pagan impuestos (los ilegales) o sobre el «poder corporativo» de los inmigrantes indocumentados. El discurso xenófobo, construido en gran medida por quienes mantienen el mito de las naciones, cala y mucho entre una población acrítica (y «educada» para nunca plantearse nada), que busca una «cabeza de turco» para la crisis que ve, para los problemas que siente, ¿y qué mejor que hacerle mirar a los inmigrantes como «culpables» de la crisis, o por lo menos como escollo para salir de la misma?

Existe un discurso que indica que sobran inmigrantes al haber desempleo, ante eso la respuesta debe ser contundente: ¡Vaya estupidez!

En las últimas elecciones locales (y autonómicas en buena parte de España) el discurso racista saltó de los partidos de extrema derecha a partidos que se dicen de centro, e incluso a los que se creen de izquierda (como el PSOE), así que comienza a sobrevolar la idea de que «sobran» inmigrantes (legales o ilegales), hace no mucho salió publicada una encuesta sobre la percepción hacia los inmigrantes y es interesante cómo el «número» percibido es muy superior al real, así en el 2010 (al cierre del año) la población inmigrante era el 12,2% del censo pero, en la mente de los encuestados, suponían el 21,4% del total del censo.

A esto hay que sumarle una falsa percepción (numerosos estudios demuestran que no es cierto) de que hay muchas ayudas públicas para los inmigrantes, o que por su culpa la sanidad está atorada, cuando el uso de la sanidad, por ejemplo, es inferior entre la población inmigrante que entre la nativa, se explica por dos motivos: las franjas de edad -son los jubilados los que más usan y requieren de la sanidad- y por desconocimiento de qué cubre y qué no la seguridad social o si se puede acudir a ella, por ejemplo, si se está indocumentado.

Sobre los servicios sociales, si nos fijamos en los que solo pueden ser recibidos por inmigrantes y están vinculados a esta situación, la cifra es realmente marginal, si nos fijamos en el resto de servicios sociales, hay que tener en cuenta dos cosas: a los inmigrantes se les pide más requisitos por lo general (y los irregulares normalmente no pueden acceder a la misma), por ejemplo, exigiendo un tiempo determinado de empadronamiento, requisito que no existe para un español; y que su condición de inmigrante no tiene que ver con el recibir o no una ayuda o servicio, sino con su estado de necesidad, con lo cual da bastante igual si una persona es o no inmigrante para recibir una ayuda, no se puede recibir más o menos que un nacional si no estamos comparando situaciones similares.

Pero volvamos al discurso xenófobo vinculado con el empleo, hasta hace unos días (por lo menos) en la estación de autobuses de Valladolid se podía ver el cartel electoral del partido de extrema derecha Democracia Nacional que tenía como reclamo el «trabajo para los españoles», es uno de los tantos partidos que hacen una resta simple: Si hay cinco millones de desempleados sobran 5 millones de inmigrantes. Esta idea no solo es racista, sino que es falsa.

Unos cuantos datos:

Cuadro: Población y desempleo
Población Activos Parados
Total (miles) %total Tasa Total (miles) Tasa %total
Total 45881,6 100,00% 60,12% 4833,7 20,89% 100,00%
Española 40671,1 88,64% 57,84% 3694,5 18,89% 76,43%
Extranjera: Total 5210,5 11,36% 76,70% 1139,2 31,87% 23,57%
~ Unión Europea 1687,5 3,68% 70,15% 304,6 27,99% 6,30%
~ Resto 3523 7,68% 79,97% 834,7 33,56% 17,27%
Nota: Las personas con doble nacionalidad (española y otra) se incluyen con las de nacionalidad española
Datos del II Trimestre 2011 de la EPA (INE.es), cuadro de elaboración propia

Sobra decir que no existe ningún tipo de relación (ni indirecta ni directa) entre la inmigración (el aumento o parón de la misma) y las variaciones en el desempleo, en el momento que más paro tuvo España (cuando se llegó al 24,1%, en 1994) la inmigración era marginal (menos de medio millón), en el momento que España tuvo su punto más alto en la ocupación, esto es, más bajo en desempleo (2007, media anual de 8,3%) la población inmigrante ya superaba el 10% (4,8 millones de inmigrantes), más bien muchos estudios demuestran que la inmigración ayudó al crecimiento económico de España y palió un problema que aun persiste: la baja tasa de natalidad. La inmigración ha traído sangre joven y mayores tasas de natalidad se dan entre los inmigrantes que entre los nacionales.

Y ayudó al crecimiento de varias formas: Ocupó determinados puestos que los españoles no querían ocupar; permitió una mejor incorporación de la mujer española en el mercado laboral (haciéndose cargo, los inmigrantes, del cuidado de la casa, los niños, los mayores…); generó nuevos puestos de trabajo (normalmente más cualificados) vinculados con los servicios a prestar a los inmigrantes; y aumentó la demanda agregada de la economía en términos generales.

De los datos presentados más arriba, además, se ve que el desempleo afecta más a la población inmigrante (14,67 de diferencia en perjuicio de los inmigrantes no comunitarios con respecto a los españoles), esto está directamente vinculado a la destrucción de empleo que se ha dado fundamentalmente en sectores donde primaba la inmigración (y los contratos precarios) y porque, en el momento de extinguir un contrato, se tiende a eliminar primero el precario, y las tasas de temporalidad (los contratos precarios por excelencia) es mucho mayor entre los inmigrantes y los jóvenes que entre el resto de la población residente.

Si la aritmética racista de tantos parados tantos inmigrantes que sobran, en España se debería echar a 4,8 millones de personas, y no habría suficientes españoles activos y desempleados para cubrir (hay 3,7 millones de españoles en situación de desempleo), esto es, más de un millón de puestos quedarían vacantes, asumiendo ese matiz de «que se queden los necesarios» (y supongo que sus familias siempre que no sean población activa), resulta que hay 3,57 millones de extranjeros activos, esto es, hay más españoles desempleados que inmigrantes activos.

Pero acá viene el otro gran error: Presentar el mercado laboral como estático. Hay tantos millones de puestos de trabajos, hay tantos millones de activos y hay tantos millones de desocupados. La demanda en el mercado de trabajo es derivada, elimina a 4,5 millones de personas de un país y tendrás una considerable disminución de los empleos existentes en dicho país. El consumo cae, por tanto muchos empleos existentes dejan de tener sentido, esto produce destrucción de empleo y así entramos en una horrorosa espiral de destrucción económica (no eterna, claro) que deja la aritmética demagógica de los racistas como papel más que mojado, quitarle el empleo a un conjunto de personas y echarlos del país no garantiza que al día siguiente esos empleos se mantengan, casi que asegura lo contrario, su destrucción al corto plazo.

Además, jamás se conseguirá el 100% de empleo, ni siquiera es recomendable, antes se hablaba de un 3-4% como desempleo natural, ahora se considera que positivo para economías como la española es algo más de 7% para evitar la «escalada de precios», esto es, una espiral alcista de los salarios habida cuenta de la poca mano de obra disponible.

Esto sin contar con que el envejecimiento de la población española volvió más que apetecible y necesaria la inmigración, que buena parte del superávit conseguido por la Seguridad Social se debió a la contribución de los nuevos trabajadores venidos de fuera, entre otras muchas consideraciones ya solo desde el plano económico, sin entrar en lo estúpido que resulta plantearse el tema como ellos y nosotros desde lo que ponga el pasaporte o el DNI de cada quién.

Así que les pregunto: ¿Cómo es posible que uno de los colectivos que más está sufriendo la crisis, con la tasa de desempleo por las nubes, sea el que deba pagar los platos rotos por otros sufriendo la expulsión del país al que contribuyó en la época de bonanza y hace lo que puede ahora? ¿Cómo es posible que el trabajador culpe al trabajador en vez de a los verdaderos culpables de la crisis? ¿Cómo es posible que a quienes están en la situación más delicada y precaria se les quiera castigar nuevamente? La solución de la crisis no puede pasar por la destrucción del menos favorecido.

Son muchos los mitos y mentiras sobre la inmigración en España, es fácilmente comprobable que no tienen base alguna, pero calan, calan porque se cultiva el discurso, se cuida y se mima desde los medios, porque el sistema busca culpables y los encuentra en los más débiles, que no son otros que quienes no tienen ni voz ni voto, porque, además, desde el sistema se ha enseñado a odiar al diferente, al foráneo, y se le pone como cabeza de turco en cuanto hay la menor oportunidad, y eso les conviene en tanto que dividen a la clase trabajadora, que en vez de reclamar toda la barra de pan vive y malvive peleándose por unas migajas que se les tira desde una lejana atalaya.

3 comentarios en «¿Sobran inmigrantes?»

  1. a mí entender, sobran todos los ilegales. Por definición.

    Y una cosa quería preguntarle, si tiene a bien responderme… el argumento que usted usa para concluir que los inmigrantes no atoran la sanidad es que ellos la usan menos???

    Para empezar, x supuesto la usan menos, xq son menos. Y para seguir, le pongo un ejemplo: si tengo 8 caballos en un establo en principio pensado para 10 caballos, y se me cuelan (entre legales e ilegales) 5 vacas… cuando estalle el establo no podré culpar de ello a las vacas, x ser menos que los caballos?!?!?!?

    otro… la culpa de los actos violentos en estadios de futbol no se la puedo echar a los hooligans y ultras, pq son sólo (pongamos) un 10% de la afición?!??!?

    a todas luces, sus argumentos (y es una opinión personal) me parecen absurdos. Y como estos, otros del texto, pero ya me da pereza seguir.

    Gracias.

  2. Salud

    La definición de legal/ilegal es totalmente arbitraria (más cuando se puede pasar de una condición a otra), así que por definición no pueden sobrar/faltar sin que aceptemos la arbitrariedad pura como medida.

    Sobre la sanidad, no, no ha entendido el argumento: En términos relativos usan la sanidad menos que los nativos. Esto es, si tres de cada diez españoles usan la sanidad uno de cada diez inmigrantes usan la sanidad, no es que sean menos y por eso usan menos, es que el uso sanitario es menor dentro del propio colectivo en relación al otro colectivo. Lo que se hace es sacar medias por colectivos para ver su impacto relativo, así un español gasta en sanidad casi el doble que un africano (es lógico si tenemos en cuenta que quienes más usan la sanidad son las personas muy mayores, y de esas, inmigrantes, hay pocas).

    Está más que demostrado que la percepción sobre el uso de la sanidad por parte de los inmigrantes es errónea. Ahora bien, si lo que pasa es que la Sanidad está planeada para X personas y ahora hay más gente, existe un problema en la sanidad, no sobre gente , ¿o es que luego dirá que sobran nacimientos porque la sanidad no puede atender a toda esa «gente nueva»? La cantidad de atención que puede dar la sanidad no es estática.

    Hasta luego.

  3. la definición de legal/ilegal no es en absoluto arbitraria. Legal es quien está censado y tiene papeles. Que se pueda pasar de uno a otro no significa q sea aleatoria, ya que una mujer puede pasar de no embarazada a embarazada, y eso no significa que no puedas definir un embarazo no?

    Que «la percepción sea errónea» significa q el problema le parece a la gente más grande de lo que realmente es, no que no exista problema. A mi entender, sobra la gente que, estando en edad de aportar sus impuestos para sanidad, no aporta nada pero disfruta de ella por no encontrarse en situación legal.

    X cierto, si mañana vienen 100 millones de chinos, triplicando la población española, y el país colapsa… ¿sobran chinos? o el problema es de la sanidad, la vivienda, la educación… que se han comportado muy estáticas?? Pues no es mañana, sino en pocos años, y no son 100 millones de chinos sino 6 millones de extranjeros, pero en menor medida, esto es lo que ha pasado

    un saludo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.