¡Otro partido fujimorista!

O el mismo con otra ropa, realmente. La manía de crear partidos por puro gusto. Los fujimoristas son de los pocos que mantienen el partido tras conseguir escaños (algo que no le pasó a gran parte de formaciones políticas, que perdieron su inscripción), así pues, para el 2011 ya tienen un partido (una marca electoral, si se prefiere) para los comicios… Pero da igual, la formación dirigida por Keiko Fujimori se puso a recolectar firmas para inscribir una nueva formación: Fuerza 2011. Quinientas mil firmas dicen que ya tienen.

¿Para qué quieren inscribir una nueva fuerza política? ¿Qué lleva a los fujimoristas a cambiar de marca electoral en cada cita con las urnas? La vez que hablé sobre los partidos que perdían sus inscripciones por no llegar a un mínimo de votos comenté que la ley favorece la creación de partidos de usar y tirar, y aunque es cierto (antes de las elecciones veremos guerras sobre las firmas válidas y falsas y la aparición de partidos como setas) obviamente no sólo se produce por la (mala) ley de partidos, si no por la falta total de cultura partidaria y odio a la misma, y el fujimorismo, movimiento bastante unificado en su búsqueda por el poder y la impunidad y lleno de argollismos y clientelismos internos, es un claro ejemplo del odio por unas siglas concretas y cómo «el Partido» es concebido únicamente como una marca para presentarse en las elecciones. Nada más.

Los partidos políticos, para movimientos como el fujimorista, no son espacios de militancia grupal de derechos políticos, no son una forma jurídica para dar cabida a debates internos de tintes ideológicos entre personas que quieren militar juntas para conseguir un mundo según su deber ser propio, de permitir la democracia propia de las formaciones políticas ni un espacio ideológico de defensa de unos intereses, no, el partido es únicamente un molesto requisito para presentar una serie de caudillos como salvadores del pueblo. Ni más ni menos.

Buscan nombres-eslogan, buscan pura mercadotecnia electoral, la campaña se inicia en el propio nombre, y para dar la sensación de cambio, una variación de la ropa-nombre resulta necesaria. No se limpia el movimiento, sólo cambia de nombre. Fujimori se presentó en todas las elecciones con marcas electorales distintas, y no le fue mal, y eso lo han tomado como un dogma: Nunca te presentes dos veces bajo la misma sigla, reza su máxima

Una raya más al tigre.

5 comentarios en «¡Otro partido fujimorista!»

  1. La falta de partidos políticos fuertes y bien constituidos ha derivado en la creación de movimientos “independientes” caídos del palto, quienes agrupan a algunos adinerados e ignorantes que luego al llegar al congreso se dedican a delinquir y hacer tonterías, es una pena.

  2. Salud

    Efectivamente… Y los pocos partidos que podrían llevar ese nombre se afanan en comportarse como mafias y grandes argollas, así no vamos a ningún lado :P

    Hasta luego y gracias por el comentario ;)

  3. Salud

    Si bien eso es cierto, es algo que se puede hacer dentro de la formación existente… pero les gusta eso de cambiar de partido, el fujimorismo los rechaza y es su forma de jugar con el sistema… Ahora bien: ¿Caerá Santiago Fujimori? Porque en las últimas movidas, antes de la constitución de la Mesa, lo dejaron bien desautorizado…

    Hasta Luego y gracias por el comentario ;)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.