Bicameralidad: Así no

Un tema reiterativo estas legislaturas en Perú es la vuelta a la bicameralidad (así como el tema del voto voluntario o facultativo, con cambio de opinión de unos y otros y proyectos confluentes que se estancan incomprensiblemente), ya en el 2007 se aprobó un dictamen que iba en ese sentido (con un intento de pasar la barrera de los 80 votos en dos legislaturas para poder evitar un referendo), entre otras consideraciones adelanté mi opinión sobre el tema, y para no repetirme demasiado, cito: «Personalmente me inclino, dentro de los sistemas burgueses de parlamentos representativos, y para países como Perú, por un parlamento bicameral, donde los representantes de la cámara baja (Congreso o Cámara de Diputados) sean elegidos en una circunscripción única en todo el territorio nacional, y el Senado (Cámara alta) sea la representación de los territorios, por tanto, la circunscripción electoral sería la Región». Pues bien, desde hace unas semanas, el debate vuelve a estar en el Congreso. El APRA quiere esa vuelta y la propone y re-propone cuanto puede.

[Siga leyendo…]

Ideas varias sobre la próxima bicameralidad

[[También publicado en De Igual a Igual.net]]

La Comisión de Constitución ha aprobado la reforma para reintroducir en Perú la Bicameralidad. Este es uno de los debates que más me gustan, en cuanto a los sistemas representativos (al lado del sistema electoral en su conjunto, y del equilibrio de poderes). Hay que partir de algunas cuestiones: El tener una o dos cámaras (o tres o las que se tercien) no mejoran ni empeoran un sistema representativo, depende mucho de lo que se quiera conseguir con el mismo, de los poderes y la configuración da cada cámara (o del sistema parlamentario en sí) y de, por supuesto, las personas que ocupan las cámaras. De nada valen si todos o la mayoría son incompetentes o corruptos, y esto no lo soluciona, como por arte de magia, la existencia de más de una cámara, ni tampoco significa que la segunda cámara tendrá los vicios de la primera, no necesariamente.

[Siga leyendo…]

Reforma Constitucional: ¿Retornará bicameralidad?

La Comisión de Constitución del Congreso de la República del Perú aprobó el dictamen sobre la reforma Constitucional para restituir el sistema bicameral en un país que en 1993 se dio una constitución con un parlamento unicameral. Los partidos que apoyan esta medida (prácticamente todos, con la única opocisión de los fujimoristas y con la duda del Partido Nacionalista Peruano) esperan aprobarla con 80 votos en dos legislaturas consecutivas para evitar el referendo aprobatorio, puesto que la medida es mal vista por la población peruana, que sólo ve en ella un aumento de gasto en un parlamento completamente desprestigiado.

[Siga leyendo…]

Es hora de ir más lejos

28 años de democracia representativa se cumplen hoy en España. El 6 de Diciembre de 1978, tras un referendo con un buen índice de participación, el pueblo español ratificó una constitución que daba, o intentaba dar, un portazo final a la dictadura franquista, pero sin derribar por completo a la oligarquía existente, a los mandos supremos no se les quitó el puesto, no hubo, por un gran miedo al ejército, un cambio de Jefe de Estado. Sí en sus competencias, sí en sus poderes, pero no de la persona o el cargo.

Es hora de ir más allá, de darnos cuenta que la Constitución deja en el aire muchas cosas, y que otras tantas, tras 28 años, han cambiado bastante. Ya no es necesario tener una regulación exhaustiva de dos formas de descentralización, puesto que toda España ha elegido una de ellas, ya no es necesaria la figura del Rey (si es que alguna vez lo fue) porque los restos de una caduca dictadura ya no tienen suficiente poder en el ejército como para hacernos temblar, ahora es necesaria una constitución enclavada en un proceso de unificación comunitario que en 1978 aún no se soñaba con el alcance que hoy tiene.

La sociedad española, los distintos agentes de la misma, han cambiado, sus necesidades y preocupaciones han variado, aunque muchos problemas estructurales continúan hoy sin verse solucionados desde un lejano ayer, no es lo mismo la situación de falta de libertades donde los partidos recién legalizados peleaban por arañar un nuevo derecho desconocido por el régimen existente, que un día como el de hoy donde muchos de los llamados principios rectores debieran constituirse realmente como derechos, protegidos, exigibles, garantizados. Mientras eso no pase, serán más que palabras bonitas en un texto relativamente bien redactado, mientras no se dé el paso definitivo a la mejora de los derechos y de la configuración de los deberes, esta Constitución, como cualquier otra, estará coja.

No se puede negar el valor de la actual constitución, considerándola históricamente quiero decir. Y, también, el valor para el día a día en el que aún se lucha por ciertos derechos que cierta parte de la oligarquía se niega a reconocer. Pero, por más valor que tenga, por más entendimiento histórico que tengamos sobre el texto constitucional, actualmente es insuficiente. Buena parte de la misma se ha quedado anticuada, otra es simplemente inútil, en tanto que mantiene instituciones anacrónicas que son contradictorias con el espíritu de la propia carta magna. ¡Las concesiones que se hacen por la paz social en momentos concretos! Pero no pueden ser por tiempo indefinido, la razón está en contra de mantener un principio de igualdad al lado de un Monarca que lo niega. O una cosa o la otra.

El tema autonómico es importante, en el momento de redactar la carta magna no existía nada de eso, se tenían ciertas ideas de cómo debía ser la descentralización que unas cuantas zonas deseaban, pero el resto o no estaban por la labor o lo consideraban demasiado para sus nacesidades, las regiones con un régimen no legislativo y las comunidades autónomas, en los planes de los padres de la norma suprema, vivían en paralelo. En la práctica todas las zonas se han constituido en Comunidades Autónomas y prácticamente todas intentan llegar al techo de competencias marcado por la Constitución (sin contar con los territorios forales, que tienen unas especificidades económicas -sobre todo- que rompen la norma de igualdad entre regiones). Es necesario que una reforma reconstruya la regulación autonómica, hoy que las necesidades no son las mismas que antaño.

Y a la par que se realiza esa reforma, es necesario a su vez modificar Las Cortes, que bien pensaban en una cámara territorial y otra popular, pero no sabiendo cual sería el nuevo mapa de España tiraron por regular lo conocido y dejar en el limbo el resto, así para ambas cámaras se parte de la denostada provincia, sin mayor sentido en la mayoría de territorios, sin ninguna justificación para mantener una bicameralidad en un supuesto casi inexistente.

Todo ello lo digo para adecuar mejor la actual constitución a la realidad española, no son reformas revolucionarias ni mucho menos, me encantaría verlas, pero no es el tema que tratamos, es necesario, en todo caso, que el texto que guíe a un país se adecue de la mejor forma a la sociedad que rige, y mucho ha cambiado en todos estos años, el avance en los derechos, la caducidad de una institución, la configuración total del Estado de las Autonomías, la crisis de representación que supone un Congreso de Diputados basado en las provincias al lado de una cámara territorial que no logra representar a los territorios llamados Comunidades, una Unión Europea que no estaba en los sueños de quienes hace años firmaron una carta magna pensando en las Comunidades Europeas, ya bastante superadas.

Hoy, no cabe duda, es un día de júbilo, en gran medida se acabó con el Franquismo (que no con los franquistas o con el poder franquista, esa es otra cuestión), al punto que la institución de la monarquía pasó por las urnas (fue ratificada junto con la Constitución). Pero por lo mismo que, como fecha histórica, nos debemos alegrar, debemos (sí, como deber) aprovechar este feriado para reflexionar sobre lo que significa esta Constitución, hasta qué punto es conocida y aplicada por todos los agentes sociales (no sólo la administración o los jueces, día a día es vulnerada por un sinfín de personas), y sobre todo, ante todo, es un buen momento para pensar en el futuro de este texto, sobre cómo ir mejorando la Constitución de un país cambiante. Hay que recordar, eso sí, que la Constitución no es algo sagrado que no podamos o debamos tocar (como muchos dicen o predicen), es un instrumento que mal que bien nos gobierna a todos, y por tanto, sometido a las inclemencias del tiempo, como toda sociedad y cultura. Es necesaria su reforma, es hora de ir más lejos.

Enlaces interesantes o relacionados: