Comentarios sobre los planes de gobierno. Sistema político

Ajedrez rojinegro

Introducción

En las próximas entradas haré una serie de comentarios sobre los planes de gobierno de los distintos partidos políticos que compiten a la presidencia del Perú. Por supuesto, es un resumen que incluye mi opinión sobre dichos planes de gobierno, no pretende un análisis imparcial ni mucho menos. Les comparto mi lectura de dichos documentos que los partidos presentan.

Todos los planes de gobierno los he colgado en esta otra entrada.

Notas previas

¿Qué tipo de organización política quieren? Acá los temas son muy amplios y, usualmente, muy mal abordados. Intentaré centrarme, bueno, en las cosas que a mí me interesan. Si proponen o no un cambio profundo, si el cambio constitucional está en sus planes y «para qué» o «cómo», temas sobre descentralización, organización local, partidos políticos, elecciones, representación… más o menos buscaré las mismas cosas en los distintos planes, con lo que puede que me deje en el tintero elementos que para ese partido son importantes pero para mí no, o al menos, no lo suficiente para destacarlas.

Algunas cuestiones (como el padrón de afiliadas de los partidos políticos) son increíblemente negativas y no tienen ningún tipo de discusión pública ni aparecen en las agendas, con lo que, si en alguno está, lo destacaré bastante.

Otras cuestiones, como «vamos a luchar contra la corrupción», en sí misma es una Perogrullada que no va a ninguna parte y las medidas propuestas suelen ser brindis al sol.

Acción Popular

Un partido nacionalista que defiende el legado multicultural (con este término tengo problemas, pero bueno), donde su modelo de sistema político básicamente es el liberal representativo (vamos, lo que se supone que tenemos) dentro de un Estado de Derecho. Proponen una nueva constitución para… hacer lo que hace la actual, pero bien. Es que decir que quieres una constitución que respete los intereses nacionales y los derechos de las personas es, básicamente, repetir el sentido de lo que significa una constitución; la cuestión es qué lineamientos tiene el texto constitucional. Eso sí, dicen que si no hay acuerdo para un nuevo texto, se propondrán reformas sobre el actual.

Por ejemplo, hablan de una reforma institucional profunda, para reducir la burocracia e ineficiencia pública, y su propuesta es reformar esos aspectos para que funcione eficientemente. En todo el apartado sobre reforma institucional, en realidad, no han dicho nada. Todos los partidos quieren un Estado más eficiente, al menos todos dicen eso, la cuestión es cómo lo harías. Eso pasa también con la reforma de la justicia. Lo único que sí explican es lo de «Gobierno abierto», que más bien es «transparente» (hacer pública mucha información «en tiempo real»), pues no hablan de participación, sino de información.

Aunque es un partido fundamentalmente capitalista, sí que habla de ciertos servicios públicos universales (salud, educación, pensión de jubilación).

¿Sobre el sistema electoral, derecho al voto y todo eso dicen algo? Pues no. ¿Sobre la descentralización? Nada. ¿Sobre cómo debería estar organizado el Congreso? No. (Y hablan de hacer una nueva constitución y una reforma profunda del Estado y no dicen una sola línea sobre el nuevo marco institucional).

Alianza para el progreso

Otro partido nacionalista, de corte capitalista con el Estado de Derecho y un sistema representativo más o menos como el actual. Es un partido que aplaude el apartado económico de la Constitución de 1993 (absolutamente neoliberal). Critica la parte institucional de dicho texto y la debilidad de los partidos (es curioso, porque sus propios datos contradicen parcialmente su discurso). En todo caso, tiene una crítica a la prohibición de reelección inmediata.

Este partido sí que dedica bastante a la reforma institucional, y justo en contra de lo que yo haría (bueno, eso le pasa a casi todo su programa). Aboga por unos distritos electorales uninominales (cada distrito elige 1 persona) con la eliminación del voto preferencial (esto… lógico, si hay solo una persona candidata, ¿de qué serviría el voto preferencial?). El partido está en el discurso de que esto permite un vínculo directo de votantes con las personas elegidas y, a la vez, dicen que esto fomenta la disminución de partidos porque se agruparán más. Esto último no tiene por qué ser cierto, no es una consecuencia directa de ese sistema. A veces con esto pensamos en EE. UU. (donde, ojo, hay más partidos que los dos que ganan tanto), pero piensen un momento en Francia. De hecho, qué rayos, piensen en Perú, hay un macrodistrito unipersonal para elegir al presidente y tenemos 19 partidos en liza, si fuera verdad que los sistemas uninominales no permiten tantos partidos eso no ocurriría en la elección presidencial, y ahí lo tenemos. De todas formas, no dicen si a una vuelta (mayoría simple) o a dos (si requiere algo más que mayoría simple).

Pasa parecido con los partidos, cuando proponen bajar la barrera de constitución (bien, favorece la participación electoral) a la vez proponen subir la barrera para permanecer. El problema de la baja institucionalización de los partidos políticos en Perú está directamente vinculado a que su existencia solo tiene fines electorales, si no tienen representación, se anulan sus inscripciones con todo lo que ello supone (la desaparición de la personalidad jurídica). Es imposible construir un partido si hay que estarlo refundando constantemente. Parecido pasa con el tema de los centros de pensamiento, que proponen que se haga «por impuestos», esto es, empresas y personas reduciendo sus impuestos por contribuir a los centros de pensamientos de uno o varios partidos. Uf, hoy no me meteré con eso. Proponen derogar las primarias simultáneas (este proceso iba a estrenarse para 2021 pero se suspendió por la pandemia), En esta medida estoy de acuerdo, pero no por las razones que ellos dan. Sobre la financiación, también proponen derogar la prohibición de que las personas jurídicas con ánimo de lucro donen dinero a los partidos (de hecho, proponen beneficiarlas fiscalmente para que eso ocurra); quieren que puedan hacerlo de manera «transparente». Se quejan del límite de 120 UIT al año en las donaciones de personas físicas, pero no proponen cambiarlo (por cierto, ese monto no es poco dinero). Dicen que el actual sistema incentiva a acudir a fuentes irregulares de dinero. No, esperen, el actual sistema puede no ser el deseado, pero no incentiva a acudir a ninguna parte, solo dificulta la existencia de partidos en el sentido económico.

Abogan por un sistema bicameral. La cámara baja tendría 120 personas elegidas en distritos uninominales (sale a menos representantes por habitante que nuestro actual sistema, curioso) y el Senado tendría 60 elegidos en un distrito electoral único… lo que contradice con toda su defensa del sistema uninominal. Además, aunque hablan de distrito único luego ponen que debe ser por «distritos regionales» (la discrepancia está en el indicador con la propuesta) Está claro que entre las senadoras no quieren el voto preferente.

Algo interesante es que plantean un sistema semipresidencialista (aunque se equivocan al decir que solo existe en Francia, pero bueno, es el modelo que quieren seguir). Es curioso cómo quieren quitar a la presidencia de la república de la política mundana, dejándole todo eso a la jefatura del gobierno (en este sistema presidencialista). Literalmente ponen cosas como: «[e]l presidente de la República evitará participar de los debates políticos cotidianos, en la medida en que delegará los asuntos de gobierno de corto plazo en su primer ministro». También dicen cosas como que el presidente pueda nombrar al «líder de la oposición» como «primer ministro», en ese caso quedan bajo la presidencia dos ministerios (exteriores y defensa) y el resto bajo el primer ministro… eso no es nombrar al líder de la oposición, eso es conformar un gobierno de coalición. Proponen funciones específicas para las vicepresidencias (que hoy por hoy no tienen nada). Tienen una propuesta «exacta» de la organización del ejecutivo.

Sobre las relaciones entre los poderes: la posibilidad de censura por parte del Congreso al Gobierno, posibilidad de disolver el Congreso por parte de la persona titular de la Presidencia. Además, proponen que la insistencia en una ley (la posibilidad de aprobarla cuando está vetada por el Gobierno) pase a requerir mayoría cualificada de dos tercios. Esto aumentaría el poder de veto del Gobierno.

En cuanto a la descentralización, proponen una recentralización y redistribución de las competencias pero con más presencia del Estado. Dicen que tras estudiar todo, pero se ve que lo que quieren es menos competencias reales y más de ejecución. Porque donde hablan de descentralización realmente quieren decir desconcentración. El proceso lo ven solo desde el punto de vista ejecutivo (de hecho, está en ese apartado), tampoco es raro dado la estructura que tenemos.

¿Y el voto pasará a ser voluntario? No lo mencionan, eso no ha sido objeto de análisis (y eso que se meten mucho en el sistema), así que imagino que no.

Avanza País

Es el plan de gobierno de un partido conservador y liberal, apuestan por el Estado de Derecho con una democracia representativa. Tienen un plan de gobierno breve y con el modelo simplificado. Del sistema político tienen poca cosa.

Sobre la descentralización, dicen que se gasta mucho y mal, con lo que hay que corregir eso. La única medida real es la de un «programa masivo de entrenamiento y rotación de personal entre lima y el resto del país», que en realidad no habla bien de su concepto de descentralización.

Sobre todos los demás temas que quiero analizar no dicen absolutamente nada.

Democracia Directa

El punto clave de su concepto del Estado está en su propio nombre: democracia directa. «El poder no se delega» como principio. Así que la reforma del Estado se encuentra principalmente en los mecanismos de participación y de representación obediencial (entiendo que se refieren a una representación con mandato frente al sistema actual, pero no dicen cómo se haría).

Tienen como objetivo la aprobación, vía referendo, de una nueva constitución. Es curioso porque esto debería ser un medio (parte de la reforma que plantean), no un objetivo. Y sí, además de ser un objetivo, es una acción concreta en el plan de gobierno. Lo importante es el contenido de esta nueva carta magna: proteccionismo nacionalista con ataques al neoliberalismo pero manteniendo un sistema económico capitalista. Eso en el apartado sobre la nueva constitución.

El plan de gobierno realmente no desarrolla qué entiende por mecanismos de participación, como no lo hace con otros muchos conceptos que suenan bien pero sin definición no significan nada. Existe una fuerte crítica a los partidos y la falta de representatividad (de ahí lo de democracia directa), pero no se hace ninguna mención a cómo quedaría el sistema electoral o siquiera el político tras la nueva constitución. Tampoco hay desarrollo sobre la obligatoriedad del voto (sí sobre incentivar la participación política sin imponerla, pero habla de esos nuevos mecanismos, no de los viejos).

Nada sobre la descentralización.

El Frente Amplio por Justicia, Vida y Libertad

Hablan de «Estado social de derecho, plurinacional, intercultural, representativo y profundamente democrático», esto es, en el fondo, un Estado con instituciones representativas, capitalista de estilo socialdemócrata (de hecho, claramente dicen que no se puede reemplazar la economía de mercado pues está impuesta en todo el mundo, así que hay que corregir sus partes negativas y con la participación activa del Estado en la economía, pero sin estatizar). En otro momento comentan que aspiran a un «Estado democrático, participativo, plurinacional, soberano, laico, eficiente y descentralizado». Otro partido que se suma a sacar una Nueva Constitución Política. En parte porque consideran que esa constitución solo sirve al poder económico y está superada socialmente. La insistencia de «participativo» no la ponen por gusto, no se quedan en el sistema representativo puro sino que promueven varias instancias de participación ciudadana directa.

El Frente Amplio busca la constitución del «sujeto social constituyente» (una Asamblea Constituyente Plurinacional) que dará a luz una nueva norma suprema que incluya todos los cambios sobre el Estado y los derechos de las personas que se recogen en su plan de gobierno. En este nuevo marco institucional, los mecanismos de participación directa deben estar presentes en todos los niveles (mencionan varios, entre ellos, consultas previas vinculantes y presupuestos participativos). Los partidos políticos siguen siendo importantes en este marco (donde se propone, entre otras cosas, transparencia y financiamiento público), pero no son los únicos sujetos, poniendo también voz a movimientos civiles distintos y otras formas de organización.

Mencionan que la elección de los congresistas sería por provincias (novedad) o regiones (¿lo que hay ahora?) pero obligatoriamente se someterían a renovación a mitad de mandato. Además, proponen ampliar los procesos de revocatoria. Además, las listas y los cargos públicos deben ser paritarias (esto lo mencioné al hablar de feminismo la vez pasada).

La plurinacionalidad tiene un desarrollo concreto en el plan, no solo por la necesidad de reconocer autonomía a los pueblos originarios y de la población afroperuana, como sujetos nacionales propios, sino porque se propone un distrito electoral indígena para el Congreso de la República así como someter a consulta previa y consentimiento todos los proyectos y medidas que afecten a dichos pueblos. También proponen la titulación de tierras en favor de los pueblos originarios que actualmente no lo tengan.

Tengo un problema con lo de «plurinacional», si bien es más incluyente que «nacional», sigue siendo excluyente de las naciones no representadas y, sobre todo, sigue teniendo al sujeto «nación» como principio rector (varios, sí, pero naciones a fin de cuentas).

La descentralización la tocan de forma profunda pero, en realidad, sin demasiado cambio. Esto es, no proponen un sistema nuevo, sino hacer que el actual avance y, en algunos aspectos, cambie. Entre otras propuestas concretas, proponen crear un Consejo de Coordinación Intergubernamental con voz en el consejo de ministros. También unos cambios fiscales que contribuyan a las regiones más deprimidas. Buscan clarificar las competencias a la par que establecer distintos niveles de decisión y articularlo todo a través de mecanismos de participación directa. Hablan de reorientar la integración a partir de las «mancomunidades municipales y regionales y las Juntas de Integración Regional». Me suena escaso.

No hablan nada de cómo quedaría el Congreso (¿unicameral o bicameral?), si cambiarían las formas de relacionarse del ejecutivo con el legislativo, tampoco se meten con el sistema electoral (más allá de lo ya mentado) ni si propondrían un voto libre en vez del obligatorio.

Fuerza Popular

Defiende la constitución de 1993. De hecho, todo lo que proponen lo hacen desde los «cimientos» que ven en dicho texto legal. Dentro de los cambios constitucionales que sí proponen se encuentra el de definir correctamente a qué se refiere eso de la «incapacidad moral» para la vacancia (para que no pase lo que de ahora), así como restringir la cuestión de confianza a los grandes proyectos. También proponen especificar más y mejor lo que pasa tras una moción de censura aprobada. De paso, proponen bajar la edad para ser congresista a los 20 años (¿por qué no a los 18?). Como reforma de más calado se encuentra la renovación por mitades del Congreso de la República (esto es, en cada elección se votaría por la mitad de las personas representantes y no por el todo, estando a mitad de mandato de un gobierno la elección de una mitad del Congreso). Hablan de «gobierno abierto» en el sentido de transparente y cuya información se brinde gratuitamente. Esto es o gobierno transparente o datos abiertos, no gobierno abierto…

Sobre la descentralización, proponen continuar el proceso iniciado en 2003, revisando las funciones que actualmente tienen los gobiernos subnacionales para dotarles de más autonomía (pero no dicen si solo de gestión o también de decisión).

Sobre si el voto debe ser voluntario, nada. Sobre los partidos políticos, nada. En parte se entiende, pues estar bien con las cosas según las marca la institucionalidad de la constitución del 93.

Juntos por el Perú

Otro partido que defiende la democracia representativa con más elementos participativos dentro de un Estado Plurinacional. Como andan conceptualmente algo dispersos, antes hablan de construir un estado nacional (esto se debe al vínculo de nación con soberanía, que tampoco es correcto). También hablan de un «Estado nacional pluricultural».

Proponen una asamblea popular constituyente de la que nazca una nueva Constitución. El proceso sería profundo: referendo para ver si se abre el proceso, nueva Asamblea con paridad de sexos y con representantes de pueblos indígenas elegidos como tales, aunque las reglas de dicha asamblea están por decidir, esos dos elementos deben estar presentes, y referendo del nuevo texto constitucional. Estos sí que marcan una suerte de contenido mínimo de la Constitución (con inclusión de consulta previa a los pueblos originarios, mecanismos de participación y otros elementos). Para garantizar la pluriculturalidad o la plurinacionalidad (no sé bien cuál de las dos o si las dos terminan significando lo mismo), proponen criterios de representación intercultural (aunque no sé bien cómo se traduce una «representación cuantitativa y representación cualitativa, de origen ancestral étnico» -sic-). En el Congreso habría curules específicos para los «pueblos indígenas y afroperuanos», así como en todos los demás niveles de gobierno. Los distintos puestos de altos caros del ejecutivo, judicial y organismos autónomos deben contar con representantes afroperuanos.

La descentralización tiene un impulso desde la autonomía de las regiones y municipalidades como de la coordinación intergubernamental y las transferencias fiscales. El Estado como impulsor y coordinador de esta descentralización. Esto, en general, es más de lo mismo pero haciéndolo bien. Dentro de la descentralización sí pondré (aunque ellos lo colocan en otro lado) el respeto a la autonomía organizativa de los pueblos originarios y los pueblos afroperuanos (autonomía económica, jurídica, administrativa), eso sí, «sin menoscabar la unidad del Estado». Estos gobiernos indígenas tendrían reconocimiento y vínculos con los tres niveles del Estado.

La descentralización también se encuentra recogida en la educación, donde proponen un modelo organizativo desde lo municipal hacia arriba.

Hablan de otras cosas que no concretan en ninguna parte (como impulsar una reforma para democratizar el «sistema político y electoral y la conformación de partidos políticos»), así que esas menciones son brindis al sol. No mencionan que el voto tenga que ser voluntario ni se posicionan sobre cómo se debe elegir a las personas miembros del Congreso u otros cargos.

Partido Aprista Peruano (se ha retirado de la contienda)

Un partido que aboga claramente por el sistema democrático representativo liberal, de Derecho. Proponen una reforma constitucional y electoral. En cuanto al poder legislativo, quieren un parlamento bicameral (130 miembros de la cámara baja y 40 del Senado). Es curioso, porque esto parte de la idea de reducir el número de habitantes por representante (y, si sumamos las cámaras, sí que bajaría, pero es algo que se debe analizar por cámara, teniendo sistemas de elección distintos). En fin, la cámara baja se elegiría en nuevos distritos electorales y el Senado en un distrito único. Sí dicen que el voto debe ser voluntario y que se debe eliminar el voto preferencial.

Sobre los partidos políticos, que los tienen como base del sistema democrático, quieren que sean útiles y sirvan durante los periodos intermedios de las elecciones pero no dicen de qué manera. Sí indican que las primarias deben ser abiertas, simultáneas y virtuales, con la ONPE de por medio. También mecanismos de gestión de calidad para los partidos y normas de transparencia en su financiación.

Y poco más…

Partido Democrático Somos Perú

Un camino hacia una nueva constitución política, cambiando todo para que nada cambie. Básicamente promueven el mismo tipo de Estado que tenemos (democracia representativa, presidencialismo, capitalismo, etc.), pero que funcione bien porque lo que tenemos está muy deteriorado y sin credibilidad.

Para la reforma constitucional proponen, ante todo, reformar el proceso de reforma (algo que aunque suene raro es la única manera de traer legalmente un proceso constituyente como el que plantea este y otros partidos). La Asamblea Constituyente (75 personas elegidas en un distrito único, aunque no dicen con qué sistema de reparto) tendrá un año para elaborar una constitución (y aprobarla por mayoría cualificada, que no dicen cuál), el texto se someterá a referendo que deberá ser aprobado por el 70 % de los votantes. Para los lineamientos sí que tienen algunos puntos mínimos a incluir y unas cuantas consideraciones específicas. ¿Qué debe tener? Nuevos derechos, como «derechos de la naturaleza»; tratamiento especial y específico para la Amazonía; «economía social de mercado» (esto es, economía capitalista con alguna corrección estatal para garantizar su funcionamiento); bicameralidad; reforma de la elección del TC y del BCR (elegidos por parte de una comisión evaluadora, pero no queda determinado de forma total); cambio de «incapacidad moral» para la vacancia por «incapacidad psíquica debidamente acreditada» y presidencialismo atenuado.

Sí proponen algunas cosas muy concretas para atajar la problemática que describen, entre ellas, la eliminación de la inmunidad parlamentaria. Paridad y alternancia de género en las listas parlamentarias, eliminando, además, el voto preferencial (y voto voluntario, además). Sistema bicameral, que no está del todo definido (se menciona con circunscripciones especiales para el extranjero y los ciudadanos indígenas, pero no se dice ni cuánta gente ni qué tipo de elección ni nada más). También mencionan que hay que mejorar los mecanismos de relación entre el legislativo y el ejecutivo (previamente han descrito los bloqueos y problemas actuales), pero no dicen cuáles.

Sobre los partidos políticos mencionan la necesidad de rendición de cuentas y sanciones efectivas. Ah, y que tengan elecciones internas abiertas y obligatorias (vamos, lo que está aprobado pero suspendido).

Sobre la descentralización no tiene demasiado. Sí una propuesta para mayor coordinación entre los ejecutivos regionales y el nacional. Es interesante que sí recogen que el Estado debe establecer un diálogo social regional y provincial, con participación de las autoridades locales, así como la incorporación de las autoridades regionales y locales en los procesos de creación de planes de intervención en sus regionales o zonas. Proponen una nueva ley de Descentralización Fiscal para dotar a los gobiernos regionales y locales de recursos suficientes.

Partido Morado

Un partido que tiene como modelo de Estado las democracias representativas, el Estado de Derecho y demás cosas más bien clásicas. Dentro de su propuesta sí que está una reforma integral de la Constitución, pero como finalización de un proceso amplio… durante todo el texto del plan, está claro que el modelo de país del Partido Morado (como de la gran mayoría de partidos) corresponde a la organización actual (hablando en general); también van dando píldoras de elementos que ellos reformarían en la constitución que no requiere, en realidad, una modificación total; son conscientes de esto y lo primero que proponen, sobre el proceso de reforma, es un referendo para ver si se cambia todo el texto o se hace mediante reformas parciales. La reforma total la harían por medio de una «comisión de expertos» que revisaran el texto y propusieran los cambios. No proponen nada concreto en la mayoría de ámbitos.

En realidad, los cambios institucionales que proponen son pocos, hablan de eliminar la causa de vacancia por incapacidad moral (dejarla por incapacidad física y por incapacidad mental), quitar la investidura (ambas refuerzan al ejecutivo). Y eso que comienzan con una frase «fuerte» como que no se puede seguir haciendo lo mismo de la misma manera, pero no proponen nada distinto realmente.

Sobre el Congreso, poca cosa. Por un lado, hablan de un comité de Ética externo al propio Congreso para que analice las denuncias (basta de llamar a eso «comité de ética», basta de hablar de «faltas éticas», por favor). Proponen que los congresistas del partido Morado de Lima renuncien al bono de instalación (¿por qué eso está en el plan de gobierno? ¿Por qué solo como promesa de sus integrantes?) y temas de transparencia (que está bien en avanzar sobre eso, pero tampoco tiene mucha profundidad como «reforma»).

Sobre el sistema electoral y los partidos, más allá de proponer el refundir normas en esos ámbitos o «[m]ejorar la reforma sobre el financiamiento de los partidos y las campañas electorales» no tiene mucho. No hay retoques al sistema de partidos o al electoral, así que nada sobre voto voluntario o similares.

Sobre la descentralización, la apuesta del partido son las macrorregiones con muchas florituras retóricas en el planteamiento. Los criterios para estas macrorregiones parecen claros, pero no lo son. ¿De qué manera se impulsarán? (que es lo que dicen, que las impulsarán). ¿Respetarán la voluntad de las regiones en el proceso macrorregional o impondrán un mapa? En fin. Hablan de asociaciones regionales para servicios (salud, educación, actividades productivas, entre otras) y a eso le llaman «descentralización funcional», pero en realidad suena más a recentralización o coordinación, no a descentralización como tal (en todo caso, los ejemplos que ponen son más de desconcentración que descentralización). En este plan, los gobiernos locales y regionales quedan mezclados. De alguna extraña forma, han traducido a un paternalismo patético el apoyo desde el gobierno central mediante equipos de personas jóvenes que se irán al resto del país para que sean el motor del desarrollo en dichas regiones, siendo un paracaidismo brutal desde una superioridad limeñocéntrica donde se desprecia el buen hacer de cualquier sitio que no sea Lima, donde se manda como a misiones a gente sin experiencia desde la capital al interior pensando que somos mejores que la gente local. En vez de mandar cuadros expertos a capacitar a gente en otras zonas, siempre que fuera necesario (algo que está bien), mandamos a la gente joven de la capital, capacitada para esa función, a que coja experiencia en el resto del país.

Partido Nacionalista Peruano

No podemos obviar que el PNP, además de compartir siglas con la policía nacional, es un partido nacionalista que se mantiene en la idea del Estado-nación. Dentro del cacao que tienen con algunas reivindicaciones sobre qué es Perú (eso de reconocer al «amauta Mariátegui» por el socialismo peruano y a renglón seguido acusar a la izquierda de ser una ideología importada; o ese momento de hablar de la religión como origen común y poner en relevancia que luchamos contra los españoles y el pasado Inca, cuando la religión que tenemos en común –o vigente– es la que trajeron los españoles). En fin, hablan del nacionalismo como una ideología «propia», cercana a las fuerzas de izquierda o progresistas pero autóctona (esto… ¿no hay nacionalismos en otros países del mundo? ¿no es la idea de «nación» algo importado también? Qué demonios, «Perú» es la representación del modelo que impusieron los conquistadores, no nada «propio»). Que me pierdo. En resumen, el PNP aboga por un Estado fuerte como voz de la nación peruana, dentro de un modelo económico que se acerca un poco a las socialdemocracias de la tercera vía más que a las clásicas, aunque socialmente son más conservadores que lo habitual entre otros grupos de la rosa.

Proponen la refundación de la república peruana, camino a la Segunda República mediante una Asamblea Constituyente, pero esto no lo harán sin más, se comenzará con un referendo sobre si conservar el texto del 93 o convocar la constituyente (imagino que entre medias harán una reforma constitucional para poder convocar dicha Asamblea, ¿no?). El texto nacido de dicha asamblea se sometería a referendo. ¿Algo sobre el contenido que debería tener la nueva constitución? Imagino que el propio plan de gobierno, pero la Asamblea es un fin en sí mismo.

Mientras tanto, proponen una serie de reformas, entre ellos, quitar el voto de confianza de la Constitución, afinar el causal de vacancia por incapacidad moral, prohibir la censura del gabinete presidencial en el último año de legislatura, matizar la prohibición de mandato sobre las personas congresistas para que al menos sí tengan que someterse a la disciplina del partido, regular el transfuguismo para que «se entienda que la elección es por partidos y no por personas» (¿entonces para qué elegimos personas y no solo a un representante con un tanto por ciento de poder?), un cambio en el sistema electoral nada bien explicado donde las personas que integran el Congreso se someterían también a segunda vuelta. Me detengo un poco acá: lo primero, si se elige por separado a las personas que integran el Congreso que a quien ocupará la presidencia, pudiendo presentar una lista para un poder pero no para el otro, lo que proponen no tiene sentido (un partido puede presentar candidatura a la presidencia sin presentar otras al Congreso). En las elecciones de 2016, quien ganó la presidencia quedó en tercer lugar en el Congreso, ¿serían sus candidaturas las que tendrían que pasar a una segunda vuelta cuando ni siquiera habían conseguido estar entre los dos primeros lugares? Realmente no hubo mucha dispersión (un partido tuvo mayoría absoluta por primera vez en muchísimo tiempo), solo que no coincidió la candidatura presidencial vencedora con dicho partido. Esta vez tuvimos una suerte de segunda vuelta, dimitido el presidente y con el vicepresidente al mando, unas nuevas elecciones sí dejaron un Congreso totalmente distinto (y más disperso), pero la lista «oficialista» ni superó el 5 % (o lo más cercano al apoyo que tenía Vizcarra). Vamos, que con la política peruana en mano, no hay nada que permita vincular las dos vueltas con algo de sentido. Además, no explican quiénes pasarían a esa segunda vuelta ni cómo sería la primera realmente.

Otro partido que se apunta a lo de las comisiones de ética y tal, que no solo van mal por el nombre y funciones, sino por el propio sentido.

No quieren ir a tener un sistema bicameral (a diferencia de lo que antes proponían), pero sí proponen algo «curioso» para evitar tener un Senado pero con su «segunda lectura» (pero dándole las funciones de la primera lectura, más bien): quieren dar más poder a la «Comisión Permanente» cuyos «miembros deben ser elegidos por las 26 regiones en distrito nacional único», lo que supone un necesario cambio del sistema electoral para incluir una nueva figura y no sé bien cómo es eso de que se elijan por las regiones pero el distrito es único.

Sobre el sistema electoral, proponen dos cambios sin decir cómo serían, ya mencionados: segunda vuelta para congresistas y una elección específica para la Comisión Permanente. Otras cosas como el voto preferente o eliminar el voto obligatorio no aparecen. Tampoco hay nada sobre los partidos políticos (más allá de criticarlos duramente pero reforzar su control sobre las personas que integran el Congreso).

Sobre la descentralización solo he encontrado como propuesta el ejecutar el Plan Nacional de Competitividad y Productividad para reducir la brecha entre las regiones. O sea, nada.

Partido Popular Cristiano – PPC

Lo que he dicho en otras entradas, el plan subido es la introducción de un plan y no este en sí mismo. El modelo del PPC es el clásico de democracia representativa dentro de un estado liberal y conservador. En las pocas propuestas del plan resumido no hay nada sobre los temas que acá estoy trarando.

Perú Libre

Es el partido que tal vez propone el cambio más grande en el modelo de Estado. Hablan, sin problemas, del «Estado Socialista». No proponen una dictadura del proletariado, sino un Estado socialista que mantenga un sistema representativo con partidos políticos y fuerte descentralización, con instituciones de democracia directa. De hecho, dentro de esas grandes diferencias con los estados más o menos socialistas, proponen una «economía popular con mercados» (que los acerca a los socialdemócratas más clásicos, aunque les duela).

Hacen una profunda crítica a la Constitución de 1993 por su individualismo y lo que supuso en el encaje de Perú en la economía neoliberal. Desde ahí, proponen una Asamblea Constituyente para incorporar el nuevo modelo económico del Estado (más que institucional o político, la verdad). Este partido sí describe el modelo que debe seguir el nuevo texto constitucional (acá lo típico, no deberías estar diciendo que el objetivo es una Asamblea, el objetivo es «esa» constitución que quieres), un Estado regulador de los mercados, «nacionalizador» y descentralizado (una república federal, luego lo explico). De hecho, la economía seguirá siendo capitalista, pero con intervención del Estado, tanto en competencia (incluso lo dicen así, que pueda competir con los privados, sin vetos en áreas ni nada), impulsor de la economía, distribuyendo la riqueza, favorecedor de la libre competencia, aunque los sectores estratégicos puedan estatizarse o nacionalizarse (distinguen, con acierto, las dos figuras).

La descentralización tiene un capítulo concreto en el programa, donde se pasa de la crítica de la situación actual y se acaba hablando de una República Federal. La autonomía real pasa por la creación de Estados federados (que serán las regiones actuales reconvertidas). Así pues, es una descentralización real que se sustenta en la autonomía organizativa y de decisión (no solo una desconcentración). Junto con esto, se pasaría a reconocer el Perú federal como plurinacional (se sigue en la línea de pensar que el sujeto es la nación, por ello, la descentralización –que es pluralidad– requiere la plurinacionalidad en vez de ver los pueblos en sí mismos con el sujeto político). Eso sí, tienen muy claro que esto es un proceso y no se daría la federación como primer paso. También que necesariamente se debe ir a una descentralización financiera para sustentar la nueva organización.

Sobre los partidos políticos, poca cosa. Que se deben financiar con los aportes de la militancia y ya. Sobre las elecciones, tiene muy pocas pinceladas pero una curiosa: las personas magistradas serían elegidas con el voto popular. No tienen ni media línea sobre el voto popular como tal, estando, por lo visto, bien con lo que hay ahora.

Perú Patria Segura

Partido fujimorista (aunque ya no lo reivindican), confesional, que entiende el Estado, eso sí, desde el modelo representativo que tenemos. Ya que el heteropatriarcado lo tienen en la sangre, proponen «establecer el Rol de la Primera Dama» dentro del apartado sobre la gobernabilidad.

Sobre el sistema electoral, mencionan la necesidad de incorporar una cuota juvenil en la propia Constitución (que se alternará con la de género, sea lo que sea que signifique eso). Bueno, proponen la «reforma electoral definitiva» (con ese nombre), pero no se explica (o sea, dicen una serie de elementos que hay que discutir o reformar, pero no indican realmente el sentido de su propuesta). Quieren impulsar a los partidos políticos como vehículo de la representación de la «voluntad nacional»… pero no dicen cómo. Proponen algunas cosas concretas, además de la cuota juvenil mnecionada, incorporan topes a los gastos en la campaña (luego matizan esto hablando de que la ley no debe igualarles sin más, sino impedir que el dinero venga de actos ilícitos o sea un «factor predeterminante»), mantener los aportes públicos (mejorando su funcionamiento de alguna manera mágica), así como hablan de «acceso equitativo a los medios de comunicación» (nuevamente, mencionan lo que quieren sin decir qué significa eso). ¿En realidad qué significa? Que el sistema será el que tenemos ahora pero más transparente y con mejor selección de la gente del JNE. No se mete en nada de calado.

Sobre la descentralización sí que hablan bastante. No sé si estamos entendiendo lo mismo ni sobre la palabra ni sobre los procesos… en todo caso, hablan bastante para no decir nada. Entienden la descentralización como un medio para que las regiones y zonas se desarrollen, promoviendo la inversión privada. Como otros partidos, pone en valor la poca capacidad de las regiones y localidades para asumir las competencias que se les transfirieron (que eran más desconcentración que descentralización). Así pues, todo se reduce a relanzar las macrorregiones iniciadas en 2000, en transferencias de competencias y funciones donde el Estado tutele su ejecución y en mayor capacidad del Estado en intervenir en los gobiernos subestatales (vamos, lo contrario a la descentralziación); curiosamente, esta idea va en contra del objetivo de reducir el centralismo. En la sección de la descentralización no recogen otras cosas de las que hablan sobre las municipalidades.

Este partido tiene una forma de explicar las metas que carece absolutamente de sentido.

Podemos Perú

Acá se mezcla una curiosa visión del Estado muy propia de ciertos nacionalismos de corte liberal (en lo económico); en Estado es fuerte en ciertas áreas (por ejemplo, es proteccionista con el producto nacional) pero, en el fondo, muy débil en el mercado interno. Una democracia representativa como la actual es donde se desarrolla su Perú imaginado. Dentro de las «ideas disruptivas» (un resumen de las principales medidas del partido) no hay ninguna sobre los temas acá tratados.

Proponen una reforma sustancial de todo lo que es el gobierno nacional, los regionales y locales, sin explicar ni media línea del contenido de dicha reforma integral.

Sobre el sistema electoral, varias cosas soltadas algo mezcladas: proponen permitir una reelección sucesiva para «la misma cámara» y la«creación distrital electoral» (que no dicen qué significa o en qué se diferenciaría con los distritos electorales existentes). Además, quitarán el voto preferencial y la renovación de las cámaras por mitades, porque hablan de un sistema bicameral, donde cada una (donde el Senado y la «Cámara de diputados») se elegirían en días distintos. Nada sobre el voto voluntario.

Sobre la descentralización, se limita a la fiscal (en concreto hablan de provincialización del impuesto predial). Pero no explican mucho de qué es la descentralización (que más parece desconcentración, en todo caso).

Renacimiento Unido Nacional

El ideal de RUNA se encuentra en el Tawantinsuyo, pero sin asumir las instituciones políticas del antiguo imperio. Así pues, uno de los objetivos de este partido, que se encuentra cómodo, en el fondo, con el sistema representativo de las democracias actuales (en algún punto hablan de democracia directa, pero no tienen mecanismos ni propuestas en ese sentido), es redactar una nueva constitución tras una Asamblea Constituyente bajo «los principios y valores del Tawantinsuyo». No dicen mucho de qué contenido sería ese, eso sí, economía de mercado (con las particularidades de la visión de RUNA) y «la persona humana como fin supremo de la sociedad y el estado».

La descentralización tiene un carácter confederativo (¿como el imperio preconquista? ¿qué tenía de descentralizado el Tawantinsuyo? Me estoy perdiendo de algo), con autonomía económica, administrativa, judicial y legislativa de cada región; las comunidades originarias andinas y nativas serían reconocidas (territorio y subsuelo), autonomía de los gobiernos locales también… pero no dice mucho de cómo funcionaría nada de esto. Sí que rompen con el sistema centralista actual con autonomía regional muy limitada.

Sobre los partidos políticos, hablan de apoyar su refundación para que «recojan la historia Tawantinsuyana, con doctrina, ideología, principios y valores». A mí me gustaría saber qué historia del Tawantinsuyo tienen en la cabeza y por qué un partido de la amazonía peruana, por ejemplo, le debe importar medio pimiento un imperio con el que no tuvieron más que contactos secundarios (en el mejor de los casos). O por qué cualquier partido que no sea cusqueño debe mirar con buenos ojos un imperio que, seguramente, estuvo muy poco tiempo en sus lares y, normalmente, lo hiciera tras una conquista militar (que no nos olvidemos que el imperio con esa gran extensión lo comenzó Pachacútec ya entrado el siglo XV, y que el imperio es conquistado y reemplazado en el XVI, vamos, nada de tiempo). ¿Qué valores debemos rescatar de ese imperio? ¿La monarquía absoluta? ¿El que las personas somos diferentes y unas valen más que otras? ¿El heteropatriarcado? El Tawantinsuyo fue un imperio creado con el fin último de servir a los intereses del inca, no nos olvidemos de eso.

No veo nada sobre sistema electoral u otros puntos acá tratados.

Renovación Popular

Un partido muy clásico (y bastante confesional) en cuanto a la organización del Estado-nación con un sistema democrático representativo. Lo que tienen es más bien el resumen de un plan (no sé si existe un plan completo, pero lo que está en el JNE le llaman «resumen»).

Dentro de la descentralización, al menos la distinguen de la desconcentración, pero queda bastante limitada y con algunos gestos curiosos (como descentralizar las sedes ministeriales; eso no es «descentralizar», de hecho, como meta donde hablan de descentralizarlos hablan de desconcertrarlas). En fin, que la descentralización es capacitar más a los gobiernos regionales y municipales para que hagan mejor sus funciones.

No tiene nada sobre el sistema electoral, ni ningún otro aspecto que he tratado en esta nota, como los partidos políticos u otros elementos.

Unión por el Perú

Este partido que coquetea con el filofascismo (quién te viera y quién te ve) defiende que está cómodo en la democracia representativa y de partidos. Defienden la redacción de una nueva constitución con reformas en todos los ámbitos, pero no dicen realmente en qué sentido o de qué manera. Están, simplemente, sumándose al «nueva constitución» que entonan tantas formaciones. Su modelo económico, social y político es muy parecido al que ahora tenemos. De hecho, la nueva constitución estaría «dentro del marco y formas permitidos por la Constitución». En esta magia constitucional que no queda nada clara, la mera reforma del Estado (que no dicen cómo será) colocará al Perú en lo más alto del «Ranking Mundial de Competitividad» (sic)- Hablan del respeto a los derechos fundamentales y a los compromisos internacionales de Perú en ese sentido, pero proponen incorporar la pena de muerte a la Constitución (lo que contraviene esos tratados). Repiten mucho las maravillas de la nueva carta magna, hecha por expertos (porque sí).

Mencionan una gran reforma electoral y de los distintos poderes (contando al ejecutivo y legislativo) sin siquiera decir cómo, en qué sentido, qué significa, si tendremos dos cámaras o una. Nada. Su plan es que les demos el poder de crear una nueva constitución que los expertos nos darán así, sin más, y esa constitución, de contenido incierto, con reformas (porque no van a copiar la actual), será la panacea. Traerá la paz en el mundo, como mínimo.

La descentralización, maravillosa en la nueva Constitución (sí, uso mucho esa palabra apropósito), sí que la definen correctamente (desde lo político a lo social, con autonomía), pero no la desarrollan de ninguna forma (debemos esperarnos al nuevo y sorpresivo texto legal). ¿Sobre partidos políticos,

Es increíble cómo llenan páginas sin decir nada (no me miren así).

Victoria Nacional

Un partido que apuesta claramente por el modelo de democracia representativa con pluralidad de partidos. No está tan incómodo en el marco constitucional actual, pero sí proponen una reforma relativamente amplia (ojo, reforma, no una nueva, pues incluso mencionan las partes a actualizar y el sentido de las modificaciones propuestas, que están en la propia lógica del actual texto fujimorista). Dentro de lo que nos interesa, tal vez lo más relevante en esta modificación es la subsidiaridad del Estado en determinadas inversiones.

La descentralización tiene un pequeño apartado en el plan. La idea pasa por apoyar mancomunidades regionales y locales, además de generar un ente «conductor» de la descentralización que, en realidad, suena a control (al punto que su opinión es vinculante para la asignación presupuestal y será la entidad con poder para decidir cambios territoriales, como crear distritos –facultad que se quita al Congreso y en vez de dársela a los gobiernos regionales se pasa a un organismo del ejecutivo–). Ah, y un plan de «descentralización fiscal» que es un mejor reparto de los dineros.

Y ya, nada de reforma electoral, nada de posicionarse sobre el voto voluntario u obligatorio, nada de partidos políticos, nada de nada.

Un comentario en «Comentarios sobre los planes de gobierno. Sistema político»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.