¿Urge un Senado?

Lo que urge, realmente, es plantear un proceso de descentralización real, no ese no sabemos qué tenemos regional actual, no este sistema de mando imperfecto en las regiones y donde el presidente de la república se salta la autoridad regional para dirigirse directamente a la local, donde nadie sabe para quién trabaja, donde la traslación de departamentos a regiones es un error con el que Humala ya ni se plantea acabar (y donde García perdió rápidamente interés en el pasado), donde, en otras palabras, jugamos como si tuviéramos ya un estado descentralizado, cuando lo que tenemos es un tablero de ajedrez y fichas que no corresponden, así como un manual de instrucciones incompleto, y por ello caemos no pocas veces en discusiones bizantinas que a nada llevan.

Siga leyendo…

¿Presidente o gobernador?

En el tema de la descentralización no saben, nuestros políticos electos, ni a dónde vamos ni a dónde queremos ir. La iniciativa presentada hace unos meses por la bancada de la Alianza por el Gran Cambio (y firmado, entre otros, por Lourdes Alcorta) propone modificar el artículo 191º de la Constitución Política del Perú para dejar de llamar presidentes regionales a los que mandan en las regiones, y esto para, según dice, no se confunda con el presidente de la República (ni se tomen prerrogativas que no le son propias al amparo del nombre), así que piden que se les llame «gobernadores» para reforzar la idea de que Perú es un Estado unitario.

Siga leyendo…

Dinero y descentralización en Perú

«Por otra parte, mientras el presupuesto para gasto de capital del gobierno nacional aumenta en 46% (que representa S/. 3.285 millones), el de los gobiernos locales disminuye en 40% y en los gobiernos regionales hay una pequeña reducción de 0,8%. Esta decisión ha implicado concentrar el presupuesto para gasto de capital en el gobierno nacional, que el próximo año manejará el 61% del total, cuando en el presupuesto del 2009 esta cifra fue de 44%. Esta es una clara señal de que el gobierno está decidido a manejar desde el nivel central una mayor cantidad de fondos.» (La Primera.)

Interesante nota en La Primera sobre los presupuestos del Estado para el próximo año. Básicamente el gobierno es optimista, y ante ese optimismo el presupuesto, globalmente, aumenta bastante (un 13% más que el de este año), pero, sin demasiado fundamento, las partidas para gasto de capital para gobiernos locales y regionales bajan, mientras que las del Estado suben mucho.

Siga leyendo…

«Región Federal Autónoma Quechuas y Aimaras»

«Región Federal Autónoma Quechuas y Aimaras«, ese es el nombre que se ha aprobado por mayoría simple en el Consejo Regional de Puno, a propuesta del aprista Neyellko Gutiérrez Quispe (representante de la provincia de Yunguyo), en lo que ya varios congresistas elegidos por dicho distrito electoral han calificado como un debate sin sustento legal y completamente inútil para el pueblo puneño. Lo curioso es que el debate no se ha iniciado dentro del cambio de sistema a una República Federal que viene defendiendo el inefable Hernán Fuentes Guzmán (presidente regional de Puno), que ya había sido duramente criticado por el presidente de la república, Alan García Pérez, sino que el debate gira en torno únicamente al nombre.

Siga leyendo…

Socialdemócratas de fiesta, nuevo partido en Perú

Y no por lo de Argentina… Me entero gracias a una entrada de José Alejandro Godoy, «Nueva propuesta, nuevos retos», del nacimiento de un nuevo partido político, suma de algunos movimientos regionales (siete partidos regionales y uno distrital) y el Partido Democracia Social (que presentó a la presidencia en el 2006 a Susana Villarán). El reto es grande para este nuevo partido que aún no tiene nombre (en debate, junto con el ideario, logo, programa, organización, plan de acción política y estatutos, según la propia Villarán), buscan un partido nacional «descentralizado y descentralista» que aune la política nacional y la local (tan divorciadas en Perú, miren el mapa político peruano y se darán cuenta de esta gran separación) donde los partidos regionales o distritales jamás han conseguido dar, realmente, el salto a la política nacional (con sendos fracasos en algunos movimientos que contaron con cierta fuerza local) y donde los partidos nacionales no han sabido ser representativos en las regiones. Y por ello se inventaron cosas como la valla nacional (para mantener el poder de los partidos nacionales «establecidos» o «grandes» sobre los movimientos regionales y las minorías, pero me escapo del tema).

Siga leyendo…