Subida de impuestos en España

Existe una fuerte sensación de que Rodríguez Zapatero improvisa. No sé si improvisa, pero sí lo parece. Se fija demasiado en la aritmética del Congreso de los Diputados, está demasiado pendiente a las encuestas de opinión y no tiene lo que hay que tener para marcar líneas de actuación a largo plazo. O eso parece. Las idas y vueltas con el tema de los impuestos continúan y la mala gestión de la medida del subsidio no contributivo para parados que han agotado la prestación por desempleo acrecientan esa idea de un gobierno que improvisa, mientras tanto el baile por los presupuestos no queda claro de si el gobierno elegirá a la izquierda parlamentaria o al PNV como pareja de último momento, ante el desafuero previsible de la enfadada quinceañera de CiU.

Al lío: Ya sabemos que el gobierno aumentará los impuestos. Pero no sabemos cuáles. Sabemos, lo han dicho hasta la saciedad, que será sobre las rentas altas y no afectarán a las medias o bajas, pero esto ya es mentira, en tanto que se anuncia que parte del total que se pretende subir pasará, todo hace indicarlo, por un aumento de uno o dos puntos del IVA, y por otro aumento de los impuestos especiales indirectos, como los que rigen en los carburantes, alcoholes y cigarrillos. También, al parecer, se grabarán más las plusvalías del capital, pero las SICAV son y serán intocables. Tal vez el mandamás de ERC tiene razón, y como declaró hace días en RNE, las subidas a las rentas más bajas las pagan las clases medias-altas y altas, pero no las realmente altas, que saben cómo escaquearse, y por ello el gobierno puede apuntar a donde puede cobrar sin molestar a sus jefes, digo, a las altas fortunas que ya se escapan de las garras del fisco. Porque Hacienda somos todos, pero los grandes saben cómo correrse.

Sobre la subida del IVA y otros impuestos indirectos
Desde Moncloa, rebotan los enterados periodistas, se calcula que con dicha medida se recaudará mucho, pero que mucho dinero, y no afectará al consumo demasiado. ¿Por qué? Porque las rentas más bajas ya están bajo mínimos en consumo, y el aumento total de la cesta, en época de deflación, ni se notará, y las altas, bueno, las altas no parecen demasiado afectadas y el consumo permanece, a eso hay que sumar el poco aumento de los precios últimamente, así, encima, se evitará la deflación mientras se recauda. Lástima que esto sea un triunfo de los indirectos sobre los directos, por tanto, que el sistema impositivo en general retrocede otra vez en progresividad.

Es curioso, porque la derecha (casi toda ella, menos el PNV) ha dicho que nada de subir impuestos, ni uno solo, pero esa derecha (sobre todo el PP) han señalado Alemania como ejemplo de país que comienza a crecer, y en Alemania, para cubrir el aumento del déficit fiscal, se ha tirado por el lado de subir el IVA, o sea, el PSOE hace caso al PP y mira la solución alemana (que de un tipo del 16%, como España, han pasado al 19%, más que el previsto de 18% que se aplicaría en España). ¿O a qué se referían? De los gobiernos grandes, el que baja el IVA es el tercera vía de Reino Unido (con un descenso temporal al 15%, un punto menos que el actual español, desde el previo de 17,5%), la misión es incentivar el consumo. Claro que en Reino Unido se ha bajado el IVA y subido el impuesto sobre las rentas, poniendo el tipo máximo en 50% para toda renta que sobrepasen los 150 mil euros anuales.

Cabe recordar que con este aumento España se acercaría a la media de la UE, donde, por cierto, muchos paraísos de la derecha (de los que ya ni hablan tras caídas del PIB de dos cifras o tasas de desempleo que, en términos relativos, suponen un mayor aumento que en el desastroso mercado laboral español) han subido este impuesto o lo tenían muy por encima del español.

Puede que tengan razón, que esa medida no afectará el consumo, sobre todo, como dicen, porque es para pagar los 420 euros sin los que el consumo podría derrumbarse literalmente, pero aun así no es una medida progresista, en tanto que, como reconocen, se cobrará más impuestos a los que menos tienen (que no disminuirán, mucho, su consumo), se atenta contra las clases más bajas cuyo único consuelo es que los precios no han aumentado como en años pasados, que conjuntamente con el petróleo galopaban a ritmos insostenibles para las economías caseras. Pero no nos deberíamos extrañar, Rodríguez Zapatero defiende los impuestos indirectos, como antaño decía que bajar impuestos era de izquierdas, ahora al parecer subir indirectos lo es también.

Sin tocar el gran capital, pero aumentando los impuestos
Antes del verano vimos el espectáculo del politiqueo barato, y en una misma tarde el PSOE presentó una propuesta de subir los impuestos directos aumentando su progresividad para gravar más a las rentas más altas, el PSOE, en ese acto de bajada de pantalones que le permitieron aprobar el techo de gasto para los próximos presupuestos, dejó claro que su política fiscal está más a la dercha que a la izquierda, que sigue alejándose de los planteamientos socialdemócratas.

Aun así, ante el aumento de gastos y la falta de ingresos, se ve obligado a, otra vez, plantear el tema de la subida, y parece que son las plusvalías y el capital quien pagará un poquito el pato (porque lo principal viene del punto anterior, del aumento de los indirectos), pero, reflejando los pensamiento del de ERC, se sube la base de las operaciones financieras y de capital, plusvalías y demás. ¿Cómo? Básicamente se pasaría del 18 al 20% en ese apartado con tramo único. Por lo visto el PSOE no quiere volver al sistema anterior, más progresivo y, por tanto, progresista, pero más complicado de aplicar. Este aumento favorecerá al cobro sobre capitales medio-altos para arriba, sin tocar a quienes usan, en fraude de ley, las SICAV para tributar al 1% (que son las más grandes fortunas, las mismas que cuando pueden se van a paraísos fiscales).

No parece que se vaya a volver a poner el Impuesto sobre Patrimonio, que realmente gravaba solo las grandes fortunas y que aportaba más de mil ochocientos millones de euros al erario. Los regímenes fiscales más progresivos de la Unión Europea mantienen este impuesto, mientras que el resto poco a poco lo han ido quitando. No es un impuesto recaudatorio (aunque dejara unos cuantos cuartos) sino, sobre todo, de control del capital.

En este punto cabe recordar que: La rebaja (aprobada por este gobierno que se proclama socialista) de 45% al 43% del tipo máximo de IRPF costó al Estado, al disminuirse sus ingresos, unos dos mil cuatrocientos millones de euros, y las rebajas sobre el impuesto de sociedades costaron, otra vez por no-ingreso, unos cinco mil quinientos millones de euros. No es poco. Se avisa que si bien se subiría el tipo para los capitales se bajaría el de sociedades, al menos se regularía con más tramos que el tipo actual, primando a las empresas que no destruyan empleo y a las PYMES.

Extras
España con estas subidas, curiosamente, seguirá lejos de la media de la zona euro en cuanto a presión fiscal, mientras que en los compañeros de moneda ronda el 44,7%, en España se tiene una de 38,1%. Ahora, dentro de ese 38,1% son los indirectos los que siguen su constante aumento, yendo en contra de la previsión constitucional de progresividad del sistema fiscal.

Al menos la falta de dinero hace pensar al ejecutivo en ir abandonando medidas simplemente populistas (como la horrorosa de los 400 euros, con la que el Estado dejó de ingresar más de cuatro mil millones de euros). Algo bueno, por mirar la cara positiva del asunto.

Si no se defraudara tanto a Hacienda, no sería tan necesaria la subida, España, uno de los países con más fraude fiscal de la región, podría ingresar más de 38 mil millones si luchara de forma más eficaz contra este fraude, sin entrar, además, en reflotar una economía sumergida que ya roza el 20% del PIB (uno de los porcentajes más altos, otra vez, de la Unión).

5 comentarios en «Subida de impuestos en España»

  1. Y por favor Jomra… si no se derrochara, mira nomas el desastre de la financiacion autonomica, tan asi que Cataluña ha asegurado cierto tramo de fondos «independientemente de la situacion de la economia».

    Personalmente creo que la disciplina fiscal tampoco va reñida con un planteamiento progresista.

  2. Salud

    La eliminación de los 400 euros del IRPF es un buen paso para evitar derroches populistas. Por otra parte, la extensión del subsidio de desempleo con una prestación extra de 420 euros, aunque no me guste las condiciones, no lo veo como un «derroche», más bien lo veo insuficiente.

    Sobre la partida «sin importar la situación económica» ¿es solo para Cataluña o todas las CCAA se beneficiarán de dicha cláusula? ¿Es como las ACTUALMENTE existentes sobre temas de la Seguridad Social y la Sanidad que tienen partidas fijas sin importar cuánto se recaude? Porque, además de aun no estar aprobada la financiación (ahora está en Las Cortes), muchos de los males que se presentan como triunfo exclusivo de Cataluña son generalidades que afectan a todas las CCAA. Quienes tienen condiciones especiales son las islas y las ciudades autónomas.

    Esto es lo de siempre, ciertos medios ponen el grito en el cielo porque el déficit catalán roza el 9% de su PIB pero «olvidan» que el déficit de Valencia es del 13% de su PIB, y que en ambos casos el Estado terminará haciéndose cargo de ese déficit (no pasará como en California), pero pondrán irremediablemente que Cataluña gasta mucho más de lo que tiene y el Estado paga a los nacionalistas su independencia. ¿Y de Valencia no se habla? ¿Pagan «los socialistas» los trajes de Camps como hacen con la independencia catalana?

    Sé que no es el punto que toca, o que quiere tocar, y estoy de acuerdo en que se debe reducir el gasto en donde sea posible (no como lo han hecho en Letonia, donde han mandado a la porra los salarios de los profesores y han cerrado hartos hospitales dejando, en algunos casos, solo las emergencias), y que la disciplina fiscal (esto es, no entrar al menos en mucho déficit) puede ser «progresista», depende de la prioridad del gasto y de cómo se ingresa (mientras más progresivo el sistema fiscal y más redistributivo los proyectos de gasto, el sistema en su conjunto será más progresista, como Suecia o Noruega).

    Pero me parece que se señalan determinados «derroches» olvidando los que afectan a los amigos, o la situación previa, donde ya existían partidas «fijas» (esto es como con lo del pacto antitransfuguismo, da hasta roche ver al PP reclamando expulsiones al PSOE cuando ellos no han expulsado a NINGUNO de sus alcaldes gracias a tránsfugas).

    Hasta luego y gracias por el comentario ;)

  3. Lo que no puede ser es que los humildes asalariados paguemos las crisis de los grandes empresarios que descapitalizan las empresas repartiendo los grandes dividendos entre los desalmados, (por no insultar), que especulan con el dinero que han ganado anteriormente por el mismo procedimiento. Luego nos toca pagar las malas inversiones de los bancos con un fondo de 30.000 millones que salen directamente de nuestros bolsillos. Todo para que grandes bancos decidan gastarse el dinero que nosotros pagamos en patrocinar escuderías de fórmula 1 (ING, Santander, etc.). Y mientras las grnades rentas se desgravan y no pagan nada, incluso les devuelven dinero de los impuestos. Y claro luego no hay dinero para pagar las declaraciones negativas, (el estado aún me debe 2.200 Euros de mi devolución de hacienda y yo gano 18.000 al año).

  4. ¡Nunca más! Nunca más volveré a votar al PSOE. Con la situación que tenemos nos subis los impuestos a los que nos matamos a trabajar para pagar a los vagos del país. Imperdonable. Nos castigais a nosotros, que mantenemos el país en pie para premiar a todos los vagos. Eliminar los regalos indebidos y cero patatero para los que estén en paro. Bajar los sueldos de todos los políticos en un 50% y facilitar el empleo y el despido para los empresarios. Vereis cómo eso mueve el mercado laboral y cuando a los vagos les apriete el hambre ya vereis cómo se ponen a trabajar. Una verguenza es lo que sois. No teneis perdón de Dios. Estais hundiendo el país y a todas las personas trabajadoras de buena voluntad que lo mantenemos en pie con el sudor de nuestras frentes. ¡Desgraciados!

  5. ¡¡¡La gran estafa del siglo!!!
    PSOE sube los impuesto para cubrir deficit, entre otros la sanidad. Pues sí, en Andalucía te receta el médico la vacuna antigripal y en la farmacia te dicen que eso no lo cubre la Seguridad Social ¡¡¡a pesar de la subida de impuestos!!!
    No tengo nada contra los homosexuales, pero EN ANDALUCÍA a un gay lo operan gratuitamente en los hospitales públicos para cambiarlos de sexo Y NO HAY PARA UNA VACUNA ANTIGRIPAL. A una niña de quince años le dan la píldora del día después gratuitamente y/o puede abortar gratuitamente Y NO HAY PARA UNA VACUNA ANTIGRIPAL.
    De pena con el gobierno Sociolisto. Que esperen mi voto sentados, que de pie se van a cansar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.