Mininota: El Comercio y su análisis de los candidatos

Nota en El Comercio: «CADE: Evaluamos discursos de los 5 candidatos presidenciales». Es difícil hablar de muchos candidatos y sus discursos en una sola nota, sobre todo si no se cuenta con mucho espacio; ese artículo es una muestra de cómo intentarlo y fracasar. Me llaman la atención dos cosas (que son constantes cuando se comentan medidas de candidatos, una muy de EC): si alguien propone subir gasto sin decir de dónde sacará la plata, se le pone en duda por no concretar, mientras que si lo que propone es reducir impuestos, no se cuestiona qué hará con la falta de ingresos o si lo han calculado bien; y cómo El Comercio mete la cuña de su opinión sobre la rigidez laboral cada vez que puede, en concreto: «Cuando este Diario le preguntó por la rigidez laboral, tema crucial para mejorar la competitividad (…)»; sobre esto, primero: Perú es un país flexible en ese punto (o no tan rígido como EC insiste) y, segundo, no podemos hablar de rigidez si ni siquiera hay cumplimiento de la ley.

¿El problema de la informalidad es la rigidez legal?

Hay determinados mantras que se repiten de tal forma que pretenden colarse como verdad incuestionable, algunos toman la siguiente fórmula: «la rigidez de [lo que sea] produce [desempleo / economía sumergida / empleo irregular]», una opción es cambiar la rigidez por los altos impuestos, a este mantra se responde con una solución que no admite, a su vez, alternativas: «hay que flexibilizar» o «hay que reducir impuestos». ¿Alguna vez se plantean cuál es el posible resultado de bajar determinadas protecciones o que salvo cero nada es más bajo que gratis? ¿Cómo se puede mantener esa regla de tres simple cuando se compara con países con mayor rigidez o impuestos más altos, y que no presentan los problemas de informalidad y evasión fiscal que tenemos en el país? (Digamos, comparamos Perú con Alemania.)

Siga leyendo…

Apuntes sobre la reforma laboral (IV): Las reglas han cambiado (II)

Apuntes sobre la reforma laboral de 2012, el libroEn el tercer apunte sobre la reforma laboral (primera entrega, segunda parte) ya avisé que esta cuarta entrega (segunda parte de la temática «Las reglas han cambiado») se dedicaría a la llamada «flexibilidad interna», la cual, la verdad, tiene bastantes aristas. Está íntimamente ligada al poder de dirección, mientras más «flexibilidad» exista significa que más poder tiene el empresario, hablamos de la capacidad del empresario, finalmente, para cambiar las condiciones contractuales o modificar algunos aspectos de la relación laboral. Dentro de este grupo de reformas encontramos las que atañen a los grupos profesionales, al tiempo de trabajo, a la movilidad funcional, a la movilidad geográfica, a modificaciones sustanciales de las condiciones laborales y a la suspensión del contrato o reducción de la jornada, incluiré también unas notas sobre la modificación sobre los contratos a tiempo parcial que me resulta extraña y que tiene como objeto flexibilizar estos contratos en particular.

Siga leyendo…