RMV y la caída de un primer ministro

Llevaba un par de días rumiando una entrada sobre la Remuneración Mínima Vital (RMV) y su posible (o no) aumento, sobre cómo el tema se había desviado en la lucha entre el entonces primer ministro, César Villanueva, y la primera dama, Nadine Heredia (la dama de hierro, la mandamás de verdad, apódenla como quieran). El tema era y tenía que ser el salario mínimo en Perú, ese sueldo básico que (casi) nadie cobra porque es muy bajo (según un editorial de El Comercio, al que contesté por acá) pero que no hay que subir porque es muy alto ya y condenaría a la gente a la informalidad (el discurso de PPK, que aprovechó a pedir bajada de IGV porque aumenta la informalidad, algo que no es cierto). Lo iba preparando, pero, de un momento a otro, renuncia del jefe del Consejo de Ministros, cambios ministeriales (contando el paso del de Vivienda a ser el Primer Ministro), posible salida del de Economía…

Siga leyendo…

¿Realmente qué proponía sin proponerlo?

A veces no sé si quienes debaten algunos temas de altura tienen idea de lo que se cuece en la calle. Hablo de la propuesta esa de los «miniempleos» por 400 euros. No tengo nada claro por qué surge como una «propuesta informal» del presidente de la patronal de patronales. Y no lo sé porque: a) ya existen miniempleos; b) 400 euros al mes por 15 horas semanales es más que el sueldo pagado en la mayoría de miniempleos ya existentes; c) quien decide por cuánto tiempo demanda el trabajo (la jornada parcial) es el empresario, ¿o es uqe quieren que se les subvencionen trabajadores? Legalmente, por si las moscas, se puede hacer un contrato de trabajo por 10 minutos al año, si se quiere. No sé ustedes, pero yo sí conozco muchas personas que tienen varios miniempleos, o que viven de miniempleo en miniempleo, todo precario y sin futuro (no hablamos de completar un trabajo con otro pequeño o de, como en otros países, ser una fórmula para que jóvenes accedan a su primer empleo o para personas que quieren trabajar muy pocas horas*).

Siga leyendo…

Predicando con el ejemplo

Una de las cantaletas más repetidas desde la crisis del petróleo (hace más de treinta años) es la «necesaria moderación salarial», todos los años la misma cantaleta, y ahora con la crisis económica más todavía, incluso los gobiernos (como el griego, portugués, español, entre otros) han aplicado no ya subidas por debajo del IPC (del real) sino que han procedido a bajar el sueldo (nominal) de los funcionarios y trabajadores públicos. Todos estos años, eso sí, el crecimiento de los salarios de los directivos era inversamente proporcional a la solicitud de moderación salarial imperante. Casi todos estos años el poder adquisitivo del grueso de los trabajadores ha caído (en España lleva pasando, al menos, los últimos 15 años). El FMI es uno de los organismos que más repite ese dichoso mantra. ¿Predican con el ejemplo? Por supuesto que no: La nueva directora Gerente del Fondo cobrará un 11% más que su antecesor. Esta entrada puede ser harto demagógica, lo sé, pero acá es donde hay que recordar aquello de que no solo hace falta ser honesto, sino parecerlo, y es que parece que es una mala broma todo lo del salario de quien dirige el FMI, que encima se actualizará cada año con el IPC, ¿y todo eso de desligar las variaciones salariales del IPC solo se nos aplica a los que no tenemos sueldos astronómicos y libres de impuestos? Claro que esto del salario no tiene ni punto de comparación con lo del próximo dirigente del BCE, eso tiene delito…

Remuneraciones y convenios colectivos

No sé cómo comenzar esta reflexión en voz alta realmente, ni hacia dónde la quiero llevar… Se dice que a igual trabajo debe corresponder igual salario, parece lógico. Se dice también que los convenios colectivos son la expresión de la autonomía colectiva y el medio más correcto de articular las relaciones laborales para que: a) se adapten a cada sector productivo mejor de lo que lo haría una imposición desde el Estado (siempre más lento); b) puedan equilibrar, mediante la fuerza colectiva, al trabajador con el empresario (jurídicamente el dominador en la relación, y no hablemos de la realidad).

Siga leyendo…

Sobre los beneficios fiscales por compra de vivienda y los 24 mil euros

El PSOE insiste en el plan de quitar, desde el 2011, las deducciones por compra de vivienda (a la par que el alquiler es tratado fiscalmente más favorable para los particulares que pongan en alquiler viviendas, y tratado de igual forma que la compra para quienes tienen que pagar mensualmente no una letra, sino un alquiler), este recorte fiscal solo se producirá para los salarios superiores a 24 mil euros al año, y es posiblemente la mejor de las medidas anunciadas en el debate del estado de la nación de la pasada semana. IU, ICV entre otros partidos de izquierda le dijeron que bien, que era deseable y que llevan años pidiéndolo, pero increíblemente quieren «subir» ese mínimo agraciado. Por su parte, el PP culpa a esta medida de un futuro sin compra de casas por parte de los jóvenes. Que ya estamos en campaña.

Siga leyendo…