5 Comments

  1. Ya esta hecho:
    http://www.elmundo.es/elmundo/2008/08/14/portada/1218713007.html

    Lo que no tocas es el ejemplo favorito de todos: Irlanda y como el hecho de que regimenes planos han favorecido el traslado de industrias, y como Alemania propugno unos impuestos minimos para que los nuevos paises no fueran “tan atractivos”.

    Quien se enriquece? pues no tanto pero si contentos quienes pueden asegurar ingresos a pesar de que sus productos no gusten al publico, como es el caso del cine español.

  2. Salud

    Irlanda se vio favorecido por muchas más cuestiones que el simple tema impositivo (entre otras, que está cerca de “Europa”, que no tiene fronteras aduaneras con casi todos los países a los que puede exportar, etc.). De igual forma pasa “intra fronteras” con medidas de “paraíso fiscal”, como fue/es el caso del País Vasco (España ha sido sancionada por la UE por el tema impositivo en Euskadi).

    En todo caso, en Irlanda la “tasa única” no es tal, al menos tiene dos tramos (lo interesante es que se paga el 20% durante un buen tramo, una vez superado cierto límite, se paga al 42%, así que casi todo el común de los asalariados sólo paga el 20%, pagando el 42% las rentas más altas). Para las empresas, pues supongo que será similar, a fin de cuentas, en España es también, en régimen general, de tipo único.

    Sobre el cine español, es un caso más bien de gasto que de impuestos. Esto es, no “te cobran” para dárselo a ellos, si no que dentro de las políticas de gasto está dárselo a ellos, se puede dejar de subvencionar el cine sin cambiar un ápice el sistema impositivo :P. Por eso me dediqué a “rebatir” incluso desde el plano liberal y no puramente marxista o cooperativista, ya que no hablamos en sí de “para qué usar el dinero” (otro tema harto interesante) si no más bien “de qué forma es más justa recuadarlo”.

    Hasta luego y gracias por el comentario y el tema a debate ;)

  3. Esta vez debo decir que ibas bien hasta que dijiste que rebatiste desde el plano liberal, pues uno de los principios de las diversas variantes liberales es el reconocimiento de los tres derechos negativos (osea que los que el Estado te puede quitar): vida, libertad y propiedad, el edificio se centra en eso (aunque algunos añaden el derecho de la “busqueda de la felicidad”), de ahi parte la base (usada por Valin, influenciado por la escuela austriaca) de considerar a los impuestos como confiscatorios, y que el dinero mejor estaria en manos de quien lo ha ganado, que es mejor dejar a los ciudadanos la solidaridad voluntaria y no obligatoria mediante la accion del Estado … etc etc…

    Cierto, todo se estrella con realidades que el mercado no arregla, pero la base es esa.

  4. Salud

    Definitivamente los liberales parten de la propiedad como un derecho natural (a fin de cuentas) o contractual original (lo que lo pone como natural en la práctica) y un pilar de su sociedad dentro del mercado. Lo que dije, o quería decir, es que no sólo intenté rebatir a ese hombre desde el marxismo, la socialdemocracia (que es de las que más se han ocupado de este tema) o el cooperativismo, si no también desde el liberalismo (y ahí está el impuesto con tramo negativo de Friedman). Esto es, “intenté” atacar el argumento de que “desde el liberalismo” la opción son los indirectos (para financiar al Estado mínimo, otra cosa son los que, más cercanos a la escuela austriaca, directamente no quieren Estado y sólo quieren mercado), o siquiera, únicamente los proporcionales (aunque es cierto que los progresivos cuentan con menos adeptos que los directos en sí mismos).

    Hasta luego ;)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *