No pude salir más barato incumplir que cumplir

No pocas veces en Perú nos encontramos con procesos de «regularización» que sirven, más bien, como premio a quien incumple. Así los incentivos desde lo público no son a la realización de las obligaciones (tributarias, laborales, económicas, las que sean) sino más bien hacia el incumplimiento constante y luego pagar poco o nada de multa. Literalmente. ¿Cómo «reactiva» la economía este gobierno? Rebajando las sanciones por incumplir la legislación laboral, la tributaria, la ambiental (con una importante reducción del papel fiscalizador por parte del Estado, además) y toda la que se cruce por el camino.

Siga leyendo…

Menos paro pero muchos menos trabajadores

El paro registrado es el resultado de realizar una serie de exclusiones dentro de los «demandantes de trabajo» apuntados en las oficinas públicas de empleo a último día de mes; así, lo primero que se excluye son los «ocupados» -personas inscritas para mejorar su actual puesto de trabajo, lógico, no son desempleados- y luego a los que buscan «empleos específicos o con disponibilidad limitada», aunque estén sin trabajo -¿por qué? porque se consideran demandas muy especialitas, para decirlo de forma poco técnica-. Entre los demandantes «desocupados» se produce una nueva criba -se excluye a quienes buscan un empleo de corta duración, a quienes quieren empleos de algo menos de media jornada (lo cual no coincide con ese «fomento del tiempo parcial» que tanto dice el gobierno), distintos «tipos» de «estudiantes» (incluso mayores de 25 si aún no han trabajado, algo ahora habitual), las personas que el SPEE considera que han rechazado un «empleo adecuado» (que es cualquier cosa) y otros-, todo regulado en la Orden Ministerial de 11 de Marzo de 1985. ¿Por qué les suelto todo este rollo? Porque hoy toca la alegría gubernamental por los datos del paro registrado. ¡Ha bajado!

Siga leyendo…

Sobre el debate del aseguramiento universal de salud

Se ha dado un pequeño gran paso en el Perú, tras años de debate y no sin cierta bronca por parte de la minoría (al verse excluida del consenso final, con un dictamen en minoría apoyado por sectores de salud que finalmente no se tuvo en cuenta en los puntos esenciales), se ha aprobado finalmente la Ley de Aseguramiento Universal, que pretende que todos los peruanos tengan asegurado unos mínimos en el acceso a la atención sanitaria sea la que sea su condición. Queda en el aire, lamentablemente, el escaso alcance del paquete esencial de salud y la posible privatización del sistema. Pero, visto lo que teníamos, mejor que lo anterior ya es…

Siga leyendo…