Menos paro pero muchos menos trabajadores

El paro registrado es el resultado de realizar una serie de exclusiones dentro de los «demandantes de trabajo» apuntados en las oficinas públicas de empleo a último día de mes; así, lo primero que se excluye son los «ocupados» -personas inscritas para mejorar su actual puesto de trabajo, lógico, no son desempleados- y luego a los que buscan «empleos específicos o con disponibilidad limitada», aunque estén sin trabajo -¿por qué? porque se consideran demandas muy especialitas, para decirlo de forma poco técnica-. Entre los demandantes «desocupados» se produce una nueva criba -se excluye a quienes buscan un empleo de corta duración, a quienes quieren empleos de algo menos de media jornada (lo cual no coincide con ese «fomento del tiempo parcial» que tanto dice el gobierno), distintos «tipos» de «estudiantes» (incluso mayores de 25 si aún no han trabajado, algo ahora habitual), las personas que el SPEE considera que han rechazado un «empleo adecuado» (que es cualquier cosa) y otros-, todo regulado en la Orden Ministerial de 11 de Marzo de 1985. ¿Por qué les suelto todo este rollo? Porque hoy toca la alegría gubernamental por los datos del paro registrado. ¡Ha bajado!

2.475 personas menos en el paro. Sí, intermensual es una birria (-0,05%), interanual es interesante (-2%) y desestacionalizado aún más positivo (mucho más, la verdad). Pero tiene truco: son datos de paro registrado en un contexto de aumento de inactivos. Además, han aumentado las contrataciones nuevas. Son dos datos positivos, pero que hay que poner en contexto -sobre todo con esa inundación de «no información» en que se insiste en que es la primera vez que noviembre tiene menos paro que octubre, obviando nuevamente que el dato interesante es el interanual; en ese plano noviembre de 2006 fue mucho mejor, sin ir muy lejos-.

Si han subido las contrataciones y bajado el desempleo, ¿podemos deducir que ha aumentado el empleo en España? NO. Las nuevas contrataciones -la estadística que nos dan- no significan «empleo neto» sino contratos registrados. Es positivo que suban, siempre y cuando no se esté «destruyendo» más de lo que se «crea». El otro dato anunciado hoy -bien colocado como segunda noticia en el portal ministerial, y no los dos en la misma nota que hubiese sido más lógico, máxime si los dos secretarios de Estado estaban sentados en la misma mesa a la misma vez para dar los datos-, que pocos medios han «mezclado» -realmente es la misma noticia: datos relativos al empleo- es el de los afiliados a la seguridad social.

Es importante desestacionalizar, y en ese caso el descenso es pequeño en el intermensual (2828 personas menos en noviembre), pero el que importa es el interanual, y ese nos da una caída de la afiliación de 1,44%, esto es, 237 mil personas que dejaron de ser cotizantes. Sin desestacionalizar los datos son aún más negativos: 250 mil trabajadores -autónomos o empleados- menos con respecto al año anterior (-1,86%). El Secretario de Estado de Seguridad Social se ha venido arriba y dice que estamos cerca de crear empleo neto -que entren a la SS más de los que salen-, él está haciendo referencia a la tendencia que llevamos en el año -la tasa interanual de destrucción de empleo es menor cada mes-, no sé si no ve que el pico del que venimos lo propició su gobierno -miren la tendencia de finales de 2011 hasta esta publicación-, y que podemos entrar en una llanura que no genere empleo interanual -como pasó, sin ir más lejos, este mismo año-. En otras palabras: se ha «destruido» empleo.

Ya que se insiste tanto en lo bueno que ha sido noviembre para el paro, habría que indicar que en la afiliación a la Seguridad Social no ha pasado lo mismo: no es el mejor noviembre ni siquiera desde que empezó la crisis. Es cierto, es toda una mejora significativa con respecto al año pasado -algo que la nota sí señala-, pero no es mejor que el de 2010. ¿Lo importante es la tendencia? Cuando has tocado fondo, en algún momento hay que subir, y la tendencia puede ser entrar en otra llanura -como ya ha pasado durante esta crisis-. En todo caso, la pregunta es cuándo y cómo se sube, qué tipo de empleo neto se crea.

Si las reformas laborales debían tener más empleo estable, alguien debería hacer una reflexión de por qué nuevamente bajamos y no se llega al 8% de nuevos contratos como indefinidos desde el inicio -¡¡menos que antes!!-. Algo está fallando.

Tampoco se dice nada en relación a los que eran demandantes de empleo que se han ido de España -no hay que olvidar la proyección hecha por el INE hace nada, con un saldo migratorio negativo por cuarto año consecutivo, mucho del cual son trabajadores extranjeros que, tras largos periodos de paro en España, han vuelto a sus países o se han ido a otros; además de españoles que han tenido que emigrar-, esto es, si el paro ha bajado durante el año en 38 mil personas, pero el saldo migratorio es de casi menos 300 mil personas -la gran mayoría en edad de trabajar-, lo que tenemos es destrucción neta de puestos de trabajo, aunque la cifra del paro registrado baje -porque la gente se va, porque la gente deja de apuntarse al Paro, porque…-.

Nota: una buena explicación de las diferencias del Paro EPA (el que se usa para hablar, además, de «tasa de desempleo») y el Paro Registrado la pueden leer en la web de la Seguridad Social.

Excurso: me parece increíble que en los tiempos que estemos, primero esta noticia haya salido en los medios -nota de prensa mediante-, a la hora siguiente recién aparece en la web del Ministerio -ya con las fotos de quienes compadecieron ante los medios- y al momento de poner esta nota, aún el dato no esté subido en los apartados de estadísticas ni del SEPE ni de la Seguridad Social.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.