Conflicto entre el ejecutivo y el legislativo en Perú

Vizcarra presidente (fotomanipulación)

Publicado también en De Igual a Igual.

No importa cuándo leas esto, parece que ese título nos acompañará muchas legislaturas… en cualquier caso, esta vez me refiero a que el próximo 18 de septiembre en Perú viviremos una intensa jornada donde el vicepresidente convertido en presidente tal vez pierda su puesto, si vence una moción de vacancia nacida en el seno de un Congreso teóricamente menos beligerante con ese presidente que, entre otras cosas, forzó el cierre del Congreso anterior (con mayoría absoluta de una oposición zafia y corrupta)… La inestabilidad política del actual gobierno estaba clara desde su propia concepción, la falta de un partido y las agendas egoístas de muchas de las personas que tenemos en el Congreso o en el propio ejecutivo no permitían que desde ahí se pudiera trabajar en algo…

Siga leyendo…

¡Claro que buscan impunidad!

Que no nos engañen, la ley que propone el ejecutivo busca, descaradamente, la impunidad de los efectivos de las fuerzas armadas y de la policía, lo que es peor, busca una impunidad «a dedo», que se someta a la pura discrecionalidad del gobierno. Peor imposible. Que sí, que el proyecto habla de que dicho informe, el que deben pedir los fiscales al gobierno antes de abrir un proceso, no es vinculante, pero es preceptivo, con ello ya se comienzan a poner trabas y alargar los plazos para que actúe la «justicia».

Siga leyendo…

¿Iban dos desarmados?

«Siete terroristas mueren en enfrentamiento con el Ejército en Ayacucho» titula El Comercio. Poco a poco vuelven las noticias sobre enfrentamientos entre las Fuerzas Armadas y grupos terroristas (digamos, cédulas de Al Qaeda, digo, de Sendero Luminoso) en ese Perú Profundo que realmente nunca ha salido de una guerra fratricida que no termina de cerrarse (por más que algunos crean que con la captura de Guzmán o con el rescate de la casa del embajador japonés y posterior asesinato de los terroristas rendidos acabó todo). El terrorismo desde la ideología se convirtió en narcoterrorismo antes de pararlo, y ya sabemos que con tanto dinero sobre la mesa, es difícil que se acabe con los que portan las armas.

Siga leyendo…