Obama: Ni cambio ni nada

Estoy impresionado. Tengo la sensación de que el mundo entero ha comprado la moto Demócrata. Es la única forma en que puedo entender esas encuestas «mundiales» (a saber cuál es su real muestra) en que nadie quiere a McCain (un 12% más bien) y todos prefieren a Obama (¿Acaso no hay más opciones?). Cambio. Nunca una campaña publicitaria (exagero, claro) había calado tanto. Cambio se repite, pero ¿En qué? ¿Política internacional? Lo dudo. ¿Política interior? ¡Menos! ¿Porque es negro (mulato realmente) significa que en su mandato todo será diferente? ¿Fue el mandato de Margaret Tatcher diferente porque era mujer? Obama es un demócrata, senador, no es una forma distinta de nada, y que tenga a Biden de segundo nos lo deja claro desde el principio.

Cuando Alan García eligió a Luis Giampietri Rojas ya sabíamos todo lo que significaba en cuanto a políticas de respeto de derechos humanos en su posible gobierno, cuando Rodríguez Zapatero nombró segundo vicepresidente y ministro de economía a Solbes ya sabíamos cómo sería la política económica del gobierno socialdemócrata, cuando Obama elige a Biden y comienza su camino de desdecirse entendimos (entiendo) que eso de cambio no pasaba de una frase electoral mil veces repetida, tan manida que resulta sorprendente que funcione.

Con esto no quiero decir que McCain sea «la opción», ni mucho menos (efectivamente, Obama es «menos malo», por principio, que un presidente Republicano, pero poca diferencia real hubo entre Clinton y Bush, salvo el CI del segundo con respecto al ciudadano promedio. Pero de fondo, sobre todo en la parte que nos concierne al resto del mundo, la política internacional estadounidense, las cosas no cambiarán mucho. O mejor, no serían demasiado distintas teniendo a McCain que a Obama en la Casa Blanca.

Seguiremos asistiendo a guerras injustas y contrarias al Derecho Internacional, seguiremos presenciando atónitos el constante apoyo de Estados Unidos a algunas de las grandes masacres modernas (entre ellas, las cometidas por el gobierno de Israel contra Palestinos y el resto de vecinos, en defensa de una teocracia y nacionalismo tan despreciable como el de otros vecinos, algunos amigos y otros enemigos de EUA), seguiremos viendo una administración que avala la tortura y que mantiene Guantánamo mientras dice que quitarán dicha cárcel (aunque nada digan del resto de prisiones similares por el resto del mundo). ¿Que puede cambiar la situación con Cuba? Poco, tal vez al primer mandato Bush, pero no mucho más.

Obama ha sabido capitalizar muy bien sus «puntos fuertes», ha sabido poner especial énfasis en su origen racial (olvidando por completo su parte «blanca», obviando que no es como el resto de afroamericanos de tercera o cuarta generación, si no que su padre es un empresario que nada tiene que ver con los nietos de esclavos que vivieron incluso el fin del racismo legal en Estados Unidos, hace menos de 50 años), ha jugado con su edad y, por supuesto, ha tirado de la publicidad (bien invertidos esos cientos de millones, cifras que suenan absurdas cuando le escuchamos hablar de la crisis a sabiendas de lo que se gasta en campaña, y que en la misma incumplió su primera promesa, que era recibir la pública para someterse a sus controles, hay que fastidiarse).

Obama ha convencido al mundo de que es la mejor opción para Estados Unidos y para el mundo. Y solo el racismo oculto, como aquella vez en California, le podrán quitar el trono del Palacio Blanco. En parte se ha ganado el título de ganador antes de jugar (y puede que me equivoque y luego salga electo McCain, no sería tan extraño la verdad, cosas más raras se han visto, como la victoria perdiendo por votos absolutos de Bush en el 2000) gracias a la ineptitud republicana. Mala opción resultó Palin (aunque al comienzo levantó revuelo y enteros en las encuestas, su pasado reciente, su actualidad, le jugó una mala pasada), la estrategia de la descalificación personal por cualquier cuestión (acusar a Obama de socialista o terrorista, o echar la culpa al partido Demócrata de derrotas básicamente republicanas) o mediante la simple demagogia no han hecho sino dejar claro que McCain no tenía nada «real» para ofrecer, distinto a Bush y el fracaso total de su administración (¡si al menos se hubiesen dado cuenta hace cuatro años!)… Si Obama gana será por su asombrosa campaña mercadotécnica y por la propia ineptitud electoral de los republicanos en ese campo.

Hay que fastidiarse, la socialdemocracia casi en bloque lo ha elegido como líder mundial sin que sea siquiera de izquierdas (no lo es queridos lectores, no lo es), la izquierda casi que saluda su triunfo no nato. Todos repiten «representa un aire fresco en la política», «es otra forma de hacer las cosas», «un cambio, lo que el mundo necesita». ¿De verdad? ¿¡Qué va a cambiar con Obama!? ¿Qué cosas «distintas» propone? ¿Qué significa un cambio en «hacer las cosas» en alguien que, desde el Watergate, se niega a la ayuda estatal que significa control sobre los fondos que recauda? ¿Qué cambio? De verdad pregunto: ¿Con Obama qué va a cambiar?

El siempre candidato presidencial Ralph Nader tiene razón cuando afirma: «Si eliges el mal menor entre dos males, al final del día, todavía tienes un mal.» barack Obama, no lo olvidemos, es uno de esos males. Si de verdad esperan un cambio con Obama, con todo lo que hemos visto y oído estas semanas (y no me refiero a los patéticos ataques del bando republicano, sino a las propias palabras y acciones del candidato del Partido Demócrata), es que no han entendido nada (o tenemos, ustedes y yo, conceptos totalmente distintos de lo que significa «cambio»). Pero nada, seguimos insistiendo en el capitalismo y en el bipartidismo, y conformándonos con los restos que nos dejan ambos. Hay que fastidiarse.

(Como decía más arriba, de lejos Obama me parece «mejor» que McCain, pero una piedra perdida dentro del calzado de un sin techo buscando refugio en un soportal de Wall Street me parece mejor que cualquiera de los dos, incluso el chaquetero Nader.)

10 comentarios en «Obama: Ni cambio ni nada»

  1. Completamente de acuerdo con tu análisis. El problema de siempre, de ver en los demócratas los salvadores y nos olvidamos de la gestión Clintón: guerra en los balcanes, desastre en Oriente Medio, Bloqueo a Cuba, Sanciones a Irak, esto solo por mencionar algunas de las políticas hacia ese mundo que hoy mira «con esperanzas» a Obama pensando que traerá un cambio. Que aunque fuera negro de verdad, que aunque fuera mujer, que aunque fuera de alguna minoría étnica, desde una perspectiva clasista sigue representando los mismos intereses que sus antecesores. Es cierto esto de la publicidad, lo comentaba en casa hoy al mirar un programa de análisis internacional donde se nos explicaba (a los argentinos) el modo que tienen en USA de elegir a su (¿nuestro?) presidente. Obama no retirará las tropas de Irak y es muy posible que sea quien de inicio a la guerra contra Irán, recordemos que tras ganar las primarias su primer discurso fue ante el grupo de presión proisraelí en EEUU. Saludos

  2. Salud

    «desde una perspectiva clasista sigue representando los mismos intereses que sus antecesores»
    Eso es cierto, creo que «el punto». Obama ni tiene ni quiere tener un discurso de clase, ni mucho menos, incluso el discurso de Hilary era más de minorías que el del propio Obama (que es más ‘clasemedino’ en sus discursos de «corte social», por llamarles algo).

    Lo peor es que luego nos quejamos, «decepcionó» y «no resultó como esperábamos» serán las grandes proclamas de los próximos años…

    Hasta luego y gracias por el comentario ;)

  3. jomra,

    creo que afirmar que no hubo diferencia entre clinton y bush es una gran exageracion. comparar irak con los balcanes tambien es bastante injusto.

    te parece que si gore hubiera salido elegido en el 2000, la politica en el medio oriente se hubiera manejado de una manera tan estupida?

    estoy de acuerdo, si, en que tanto democratas como republicanos defienden el sistema y son parte de el. pero, la verdad, a excepcion de muy pocos, aca (en EEUU) nadie quiere cambiar el sistema.

    citas a nader que viene diciendo aquello del «candidato menos malo» desde hace anos, pero nader no logra superar 3% en las elecciones, y poco a poco va perdiendo el poco peso que le queda.

    el sistema capitalista y la proteccion de las libertades individuales estan integrados en la tradicion y en la identidad de este pais. la gente vota por candidatos que se adhieren a estos valores.

    un tema aparte es el de la raza. no se por que dices que obama ha aprovechado su raza olvidando que no es afroamericano descendiente de esclavos (en que sentido se olvido de esto? siempre repite que su padre era keniano y su madre de kansas). ser negro en estas elecciones ha traido ventajas, pero tambien grandes desventajas. obama ha recorrido un terreno muy dificil en esta campana, y creo que -independientemente de lo que pase el martes- lo ha hecho con exito.

  4. Salud

    Creo que peor que Bush (en relación a la política internacional) pocos lo habrían hecho. Comparar Iraq con los Balcanes tiene sentido en cuanto a la vulneración total del Derecho Internacional, de entrar a una guerra «porque puedo». Si en Iraq las cosas no hubiesen ido tan mal en la «posguerra», la experiencia sería similar a la de Kosovo a finales de los 90 (recordemos que gran parte del terrorismo en Iraq es internacional, y surge DESPUÉS de la guerra, con Saddam, mal que bien, no se daban esos hechos en Iraq).

    Lo de «nadie (pocos) quieren cambiar el sistema» estoy de acuerdo, por eso no entiendo que la campaña «cambio» sea tan efectiva, no cambiará nada.

    Cito a Nader porque tiene razón en eso (en Perú lo hemos visto en las últimas elecciones presidenciales, eligiendo al «menos malo» tenemos a un «malo» en el gobierno). Como candidato, Nader, es un fracasado, lo hemos visto antes y lo seguiremos viendo. No es que pida el voto para él (que en cada lugar se presenta con un partido distinto, algunos incompatibles entre sí), aunque sí me gustaría presencia de otros partidos en la política federal estadounidense. El bipartidismo, por estructura, es negativo a la larga.

    Sobre la etnia, igual mi comentario iba más por lo que parece. Ojo, cuando hablo de la experiencia californiana (creo que era ese lugar, igual me equivoco) justamente quería apuntar el hecho del racismo «oculto», que por lo «políticamente correcto» no se plasma en las encuestas, pero Obama, para bien o para mal, ha capitalizado como un activo político su color de piel, y eso no es «otra forma de hacer política», es la misma de siempre, donde los eslóganes y formas valen más que el contenido de las propuestas. Y sí, estoy de acuerdo en que, en clave electoral, el camino de Obama ha sido recorrido con mucho éxito, por eso está como el preferido en la recta final de la carrera presidencial.

    Hasta luego, gracias por el comentario y la apreciación «desde ahí» ;-)

  5. estamos de acuerdo con lo de «la forma de hacer politica». al final, es el sistema el que determina en gran parte las formas y no al reves.

    pero cambio creo que va a haber -aunque no sea estructural- en las politicas y en las formas. y aunque nada de eso sucediera, la verdad es que este pais necesita un cambio siquiera simbolico. se que suena bastante mediocre (y lo es), pero creo que los simbolos son importantes cuando un pais con una tradicion patriotica esta tan dividido y bajo de autoestima.

    gracias por la respuesta.
    pasare a leer seguido

    saludos

  6. Un gazapo… lo de racismo oculto no fue en la Florida del sabio hermano?

    Para que veas lo viciada que esta la politica useña, la vez pasada salio una entrevista a Palin, y la mencion del socialismo como algo implicitamente malo fue parte de la conversacion, si pues, los liberales defienden al capitalismo de las acusaciones que supuestamente sufre ahora, pero…. no dicen nada de la perversion del lenguaje que impide que un verdadero debate social izquierda derecha se haya dado nunca en USA, debate.. no descalificaciones per se, tal vez sea cierto que por naturaleza e historia hay cosas que no caben como posibilidad de pensamiento en el publico useño.

    En ciertos momentos a lo sumo, los democratas podrian ser calificados de ligeramente centro-derecha, siendo algo generosos, pero poco mas.

    Al menos esto ha permitido que Tina Fey haya hecho una de las mejores representaciones de su vida, no?

  7. Salud

    @ K: No sé si Obama suponga un cambio siquiera en las formas, cuando agradeció el apoyo de Powell y le ofreció que sea uno de sus asesores quedó claro que va a seguir manteniendo ciertas formas, que esté Biden indica lo mismo… Espero equivocarme.
    Como símbolo sí puede suponer un cambio y un empujón para la autoestima de los estadounidenses, y una mejora, sin dudas, de la cara de EUA para el resto del mundo.

    @ D. Ernesto: Me refería al caso (después de buscar un rato lo encontré) de las elecciones a gobernador en California en 1982, donde Bradley perdió las elecciones por el voto oculto racista frente al rival blanco (cuando las encuestas le daban 7 puntos de ventaja), y parece que se repitió más de una vez… Aunque dicen que ese «efecto» va desapareciendo: El efecto Bradley da marcha atrás.

    Es cierto, en EUA es casi imposible un debate Izquierda-Derecha, y ya no digamos capitalismo-socialismo, ya que la izquierda, desde hace demasiado, es «EL Enemigo»…

    ¿Tina Fey es la que hizo de doble de Palin en un programa de humor? Es que me suena, pero no mucho :P. Soy un ignorante perdido, jajaja.

    Hasta luego y gracias por sus comentarios ;)

  8. Obama ha construido su candidatura de una manera ascendente sacando provecho de sus debilidades y fortalezas y lo mismo esta aplicando a sus contendores y a las situaciones que se le presentan como la situacion de la crisis de la bolsa que ha abonado a su candidatura entre otras circunstancias.

  9. Pingback: meneame.net

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.