De presidentes y sueldos

Fue sin querer queriendo. Más o menos eso es lo que ha dicho Yván Vásquez, presidente de la región de Loreto, tras firmar un sueldo para sí mismo de 15.600 soles. Nada menos y nada más. Cantidad ilegal en virtud de la Ley 28212 y el Decreto de Urgencia 019, que fija el máximo legal para los sueldos presidenciales (y del alcalde de Lima) en 14.300 soles. Yván Vásquez rejura que fue un error involuntario. ¿No leyó lo que firmaba? ¿Sus asesores y el de todos los consejeros son unos inútiles? ¿Habrá depuración de responsabilidades?

El viernes, se supone, el presidente de Loreto ha variado su sueldo (extremo que no encuentro) a unos 10 mil soles mensuales. O lo que decidieron los consejeros regionales. Yván Vásquez asegura que le dieron referencias «poco acertadas» sobre los sueldos de los presidentes regionales, por lo cual suscribió el acuerdo del Consejo que fijó su salario en 15 600 nuevos soles. Es una excusa mala donde las haya, simplemente debió pedir que le entregaran la normativa sobre sueldos para comprobar que el sueldo firmado o propuesto superaba el límite legal.

A su vez, debió ver que esa retribución era demasiado alta: Si él se dice partidario de los sueldos bajos para las autoridades, y como peruano, debe saber y entender que 15 mil soles es mucho. Más si ahora habla de 10 mil soles como su sueldo, si esta hubiera sido su intención, desde el comienzo habría firmado esta cantidad.

En otras palabras: Se ve que el mandatario loretano buscaba la máxima retribución legal posible, tal vez sí haya sido un error (gravísimo e inexcusable) por su parte firmar 15.600 soles en vez de 14.300. No deja de ser grave el hecho de que un puesto público busque que su sueldo sea el máximo legal en una región como Loreto donde la austeridad es más que necesaria. Sobre todo cuando ese presidente Regional ha hablado tanto de la austeridad, sueldos bajos y todo ello. ¿Hipocresía desde el mando? Lo de siempre.

Si no fuera por este error (asumiendo que la cifra final sí fue un error y lo que buscaba el presidente era ganar el máximo legal) tendríamos un presidente hablando de austeridad mientras se cobra el máximo legal. Ahora sí, una vez que se vió en el centro de la tormenta (y tras el "aviso" del Instituto Peruano de Administración Municipal del posible delito en que habría incurrido al firmar un sueldo por encima del máximo -abuso de autoridad o peculado, con penas entre dos y ocho años de prisión) tuvo que bajarse el sueldo.

Por su lado, el presidente de Puno, Hernán Fuentes Guzmán, se negó a firmar el acta que le asignaba un sueldo de 15600 soles (la cantidad firmada por el de Loreto, casi seguro que era el máximo en años anteriores). El presidente de Puno sí "se dio cuenta" de la ilegalidad de dicha cantidad, a su vez que indicó que su actitud frente a los sueldos es que estos deben ser más austeros, y que no firmaría cantidades elevadas de los mismos. En otras palabras: El presidente de Puno ha aprovechado para marcarse un tanto al no firmarse un sueldaso.

En fin, hasta firmando su propio sueldo nuestros presidentes regionales son incompetentes.

Un comentario en «De presidentes y sueldos»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.