De Juana Chaos y los tres años

Al final, quien tuvo la última palabra fue el Tribunal Supremo (TS). Me gustaría leer la sentencia, debe ser tirando a buena… Al TS 12 años le pareció demasiado y consideró que De Juana no amenazaba como etarra (ex-etarra o lo que sea), esto es, que no era una amenaza por parte de un terrorista que la cumpliría como terrorista. A falta de verla, me fiaré (un poco) de los medios de comunicación: Tipo ordinario de amenazas (art. 169, con la pena del punto 2 CP): Pena de 6 meses a dos años. Tipo ordinario de enaltecimiento al terrorismo (art. 578 CP): De uno a dos años de prisión. Esto es, como mucho, 4 años le podían caer (así, en frío y sin más consideraciones).

Este fue un caso extraño, todas las partes implicadas reclamaron al TS que rectificara la sentencia de la Audiencia Nacional, que no contentó a nadie. La AN condenó a De Juana durante 12 años de prisión, a nadie se le escapa que es una barbaridad de tiempo teniendo en cuenta que su delito fue por medio de dos escritos (que si los que leí son los correctos, no veo las amenazas por ninguna parte). El fiscal pedía 4 años de prisión, la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) pedía, nada menos y nada más, 96 años de cárcel (y nos recordaba machaconamente que este sujeto ha matado a 25 personas -y fue condenado por ello, cumpliendo dicha condena en el 2004, todo sea dicho-), la defensa, por supuesto, la libre absolución.

De juana Chaos, hay que recordarlo, está en huelga de hambre (ha entrado y salido varias veces de la misma) considerando que todo esto es una pantomima para que él no salga en libertad tras cumplir 18 años de cárcel por los asesinatos ya mencionados. Recordemos en este sentido de la alarma social causada por la derecha mediática de este país cuando De Juana iba a ser puesto en libertad (se culpó hasta a Rodríguez Zapatero de ello, cuando él no, ni este ni el anterior gobierno tenían nada que ver con el asunto) por lo cual se apresuraron a ver dónde De Juana podía haber metido la pata para acusarle de otra cosa. Dos artículos escritos por Chaos sirvieron de base para una acusación un tanto discutible.

El TS ha estimado que eso de reincidencia como agravante, en los delitos imputados, no tiene mucho snetido, así como las amenazas terroristas. De Juana, a fecha de hoy, está más cerca que nunca de la libertad, en tanto que ya ha cumplido media sentencia (lleva más de un año en prisión -se computa todo el tiempo que se pasa en la cárcel mientras dura el juicio y los recursos-). Muchos ya hablan del tercer grado penitenciario para De Juana, pero teniendo en cuenta que el enaltecimiento del terrorismo es un delito de terrorismo, los requisitos para que el mismo sea dictaminado no son pocos. Pero no sería descabellado que se pasara al mismo en un régimen abierto de prisión.

Al parecer, la decisión del TS está muy lejos de haber sido pacífica. Unos querían la absolución, otros los 96 años, y otros tantos distintas variantes de aceptación de los recursos interpuestos. Al final, algo casi salomónico, se le retiraron los cargos más polémicos (y gravosos) y se le impuso una pena cercana al máximo posible.

Y es aquí donde entramos en el mundo feliz de las declaraciones de los políticos y satélites:

  • El Gobierno dice que acata la decisión judicial (faltaría más, es su obligación).
  • El Partido Popular dice que también la acatan pero que no están de acuerdo con la misma (no sé qué tienen que acatar ellos, no son las que la ejecutarán ni quienes sufrirán la pena, así que no tienen que acatar nada), lo que hacen es criticar la sentencia, lo que me parece perfecto (yo la criticaría "por el otro lado", pero cada quien es libre de hacer lo que estime oportuno). Rajoy, eso sí, ha insistido en que no se debe aplicar ningún beneficio penitenciario a De Juana
  • El PNV dicen que se corrige una decisión "desproporcionada", sí, 12 años suenan a demasiados por dos escritos que no eran, especialmente, duros ni mucho menos, pero dudo que esté corregida la desproporción (más aún, dudo que nuestro código penal trate de forma proporcional los delitos de drogas y terrorismo).
  • El abogado de De Juana Chaos, avisó que recurrirá la sentencia al Constitucional (TC) al considerar que no existe ningún delito (difícil que el TC le acepte el caso, pero bueno, que recurra, está en su derecho), a la par que advirtió que De Juana no aceptaría el tercer grado pero que sí se pensará si abandona la huelga de hambre (aunque en principio, De Juana dice que no abandonará la huelga de hambre hasta que se vea libre).
  • Los de ¡Basta Ya! se han pasado tres pueblos y han calificado la decisión del supremo como un "retroceso más" en la lucha antiterrorista. No veo retroceso alguno en esta sentencia, tal vez sí un poco de sentido común… Pero: ¿retroceso? Me debo haber perdido de algo.
  • El Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco (Covite) advierte que las víctimas vascas van a "empezar a dudar de la justicia" con decisiones como la presente. Muchas veces esto suena a "si no deciden lo que yo quiero es porque no son independientes o justos", la heterocomposición como método de resolución de conflictos justamente se realiza para no caer en el "lo justo es lo que yo digo y nada más".
  • La AVT ha decidido continuar con la asimilación de ETA=PSOE o algo así, declarando que "no sólo son los asesinos los que comparten la alegría de la noticia, sino también nuestros representantes legítimos" (palabras de Alcaraz). Demagogia pura y dura.

Más aún, para la AVT, es una decisión "indigna", es un "día triste" y un mal día para quienes luchan por la dignidad de las víctimas. No entiendo, por un lado, cómo consiguen pedir 96 años de cárcel con los delitos imputados a De Juana, me parece una barbaridad pedir eso. Por otra parte, no entiendo que sigan con eso del "proceso de rendición", cuando el gobierno ni siquiera ha realizado gestos que podía hacer (el acercamiento de presos es un buen ejemplo ¿No Aznar?), no hay rendición. Y no la hay por ninguna de las dos partes (quedó claro en el atentado de la T-4). Pero la AVT insiste en lo mismo, está haciendo el trabajo sucio del PP en este sentido.

El estar recordando a las víctimas anteriores de De Juana (que no es un santo, ni un mártir, ni menos un héroe de nada) en este caso es más que demagógico, el preguntarles si están de acuerdo o no con la sentencia dictada no tiene demasiado sentido salvo el hacer que el TS parezca malo maloso, que el fiscal sea un títere y esas cuestiones. ¿Por qué? Porque acá no estamos juzgando esos casos, no estamos siquiera juzgando una amenaza a los familiares de esas víctimas (o a las víctimas supervivientes), no estamos juzgando si es o no un asesino. El caso va de unas amenazas por medio de un periódico hacia unos "jefes" penitenciarios y un enaltecimiento al terrorismo. No si es o no etarra aún, no sobre sus ideas y no, definitivamente, sobre lo que ya fue condenado y ha cumplido dicha condena. Esto no es Estados Unidos, acá las penas anteriores no se van contando cual figuritas coleccionables ni los casos anteriores son tan relevantes en los siguientes, esto no es Arabia Saudí, acá, mal que bien, existe un Estado de Derecho, esto no es Corea del Norte, no vamos a condenar a nadie a la muerte por no pensar como nosotros. Cada cosa hay que valorarla por lo que es.

Ojo, con esto no quiero decir que las víctimas deban estar alegres (ni tampoco tristes), pero lo que está claro es que no se debe juzgar según los sentimientos de las víctimas. Y menos cuando son de casos anteriores.

2 comentarios en «De Juana Chaos y los tres años»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.