One Comment

  1. Es casi una costumbre que los políticos hagan/digan lo que les da la gana y nadie se meta con ellos por tener el poder en las manos. Igual sucede con congresistas y ministros, siendo el mejor ejemplo de ello el impresentable de Rafael Rey.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.