Diálogo con ETA, un camino a la Paz. Porque negociar no es rendirse.

Es difícil hablar de ETA o el proceso de paz sin caer en paranoias simplistas, en clichés demasiado repetidos, y en el "tú más" o "tú lo hiciste" o en mentiras sin sentido (como la mil veces repetida de "nosotros nunca negociamos"), pero ya comenzaron las reuniones, ya comienzan a tender puentes, y poco a poco la esperanza crece.
Es peligroso, lo sé, no se puede confiar en quienes tienen una pistola bajo la mesa. Pero al menos por ahora no la usan para amenazar… Pero la tienen. Es una lástima que el final del túnel sea claro, esto es, que nunca podremos estar totalmente seguros de sus buenas intenciones… Pero no por ello se debe dejar de intentar.

Está claro que con medidas policiales jamás se acabaría con ETA, no con el apoyo político que cuenta, aunque no mayoritario, sí bastante amplio en cierto sector de la población vasca (y no tan vasca), el diálogo es la única puerta para salir de este tipo de situaciones, a fin de cuentas, en Irlanda del Norte no les va tan mal (y eso que tienen un gobierno unionista de lo más propenso a quitarles la autonomía, pero hay más correa por esos lares para aguantar las tonterías del otro bando -sea el que sea-). Sé que no es lo mismo Irlanda, o Québec, o cualquier otra zona con el País Vasco, eso es innegable y las comparaciones sólo sirven como ejemplos parciales, pero

El discurso de Otegi de "independencia sí o sí", o mejor dicho, "autodeterminación sí o sí" ha rebajado un poco en revoluciones, y eso es bueno en un proceso de diálogo para acabar con un problema de este estilo (a fin de cuentas, por más que digan que no hay dos bandos y todo eso, mientras que haya dos partes y una crea toda la parafernalia, hace que sí exista la misma). Por ahora es una simple muestra de intenciones tras las reuniones que ha mantenido con Eusko Alkartasuna (EA) y con el Partido Socialista de Euskadi – Euskadiko Eskerra (PSE-EE, partido federado al PSOE), esto es, con una declaración de este estilo contenta a todos para seguir avanzando en el consenso necesario para la Paz (que sí, que sería todo más fácil si simplemente se rindieran, pero ellos lo verán al revés, todo sería más fácil si el gobierno central se rindiera y permitiera que se independizaran). En fin, que aceptarían algo que deje contentos a todos.

El Partido Popular y su participación.

El Partido Popular (PP, segundo partido más votado en España, y el tercero en Euskadi) y jamás estará contento, eso nos lo ha dejado claro Rajoy, que ha quitado la representación del Estado (sic) al Presidente del Gobierno, dice no sentirse vinculado por lo que haga Rodríguez Zapatero con el tema este, no importa lo que hagan, cuando lleguen al poder (esta es la lectura que se da a esa deslegitimación) se voltea la cara como si nada se hubiera logrado (en el caso que se haya logrado algo). No sé hasta qué punto es demagogia pura o realmente meterían tanto la pata si es que se llega a buen fin.

Esto lo digo sobre todo por ese "[Rodríguez Zapatero] no está representando al Estado" ni "al conjunto de españoles" (de El Mundo) en la que para él es una negociación política, por más que el gobierno lo niegue una y otra y otra vez, por más que declaren a la constitución como Límite (yo no diría nunca que la Constitución es un límite, sino que es el marco jurídico – político que marca la actuación del gobierno). Es una sandez como un templo, Rajoy no es nadie para decidir quien representa al Estado, al igual que nos tuvimos que tragar a Aznar como representante del Estado cuando apareció en la foto de las Azores (y mira que nos jodía todo lo que aquello significó y originó), a Rajoy le toca aceptar las reglas del juego que tanto pide que otros respeten. Y ahora insiste en que la reunión con los representantes de la ilegalizada Batasuna son ilegales, por más que haya autos que digan "nanay", que eso no es ilegal ni nada. Es difícil pensar que una reunión, por sí misma, es ilegal al estar un partido ilegalizado…

Ah, y en todo esto, por más que insisten que nadie con dos dedos de frente negociaría con ETA (y que su partido nunca negoció, una de las mentiras más cochinas que sueltan en este proceso… cuando Aznar pedía el acercamiento de presos nadie consideró que eso es un precio político, entre otras cuestiones porque no se considera que el alejamiento sea una cuestión política, sino les daríamos la razón a los terroristas alejados), hasta los Populares Europeos (ese grupo parlamentario donde todos son del mismo palo conservador) aceptan el diálogo como un camino para la paz.

El diálogo y su aceptación popular.

Por no decir que la gente si está por el diálogo, esto es, mucha gente no lo está, otra tanta sí, y no es fácil identificarla con partidos políticos concretos (como hay gente del PP que está de acuerdo con la misma hay otra del PSOE que está en contra, por poner el ejemplo de los dos partidos más enfrentados), entre el 30 de Junio y el 4 de Julio una empresa, a pedido de El Periódico (prensa favorable al gobierno, todo hay que decirlo) realizó una encuesta en la que salió que siete de cada diez españoles están de acuerdo con el diálogo. En Madrid (con gobierno del PP) sólo el 57.7% están a favor del diálogo, en Euskadi y Cataluña tiene un apoyo de más del 80%. Eso sí, casi todos son desconfiados con el buen fin del diálogo, pero bueno, hay que intentarlo ¡¡ese es el sentimiento más amplio!! Acercar los presos se acepta, reducir las penas, ni de casualidad (yo diferenciaría los presos por cuestiones de apoyo o infraestructuras de los que han cometido delitos de sangre, realmente es distinto).

El Euskobarómetro realizado por la Universidad del País Vasco, el último realizado en mayo de este año (un resumen aquí), antes del anuncio del inicio de las negociaciones de Paz y estos contactos entre los representantes de la ilegalizada Batasuna (considerado el brazo político de ETA, hasta que se ilegalizó, que pasó a considerarse parte de ETA directamente) y distintos partidos políticos, se mostraban favorables a la negociación de forma totalmente mayoritaria (9 de cada 10), y que el rechazo a la violencia es, si se puede, más firme que antes. Consideran que debe llegarse a un acuerdo entre los partidos sobre la autodeterminación, y claro, acá es cuando mejor se ve el pluralismo de la sociedad vasca y la falta de consenso real sobre el futuro político de su parcela, donde el 33% aboga por la independencia, el 36 se sentirían cómodos en un modelo federal y el 26% mantendrían el sistema autonómico.

Otros implicados, aunque no quieran.

Por otro lado, el gobierno francés mira a un costado, se desentiende del asunto, felicita el inicio del diálogo como algo bueno para la Paz pero dice que con ellos no va el roche. No hay que olvidar que la Euskal Herria soñada por ETA tiene siete provincias, y tres están en Francia, durante mucho tiempo dicho país dio una manito de santo a los terroristas, luego ayudó como el que más a España para pillarles, y ahora, al tener los abertzales poca presencia en Francia, dicen que con ellos no va la cosa. Pues no. Sí va con ellos, al menos que se reúnan con el Gobierno español para que ciertas medidas con los presos puedan afectar favorablemente a los aún prisioneros en territorio francés (por si sus casas están en territorio español).

El tema de Navarra (Nafarroa) es "interesante" (como lo es la posición de Álava -Araba-), la participación del gobierno navarro es necesaria, como lo es la del gobierno Vasco. Al mismo nivel o importancia. Está claro que esto no significa que Navarra forme parte del País Vasco, ni lo contrario (históricamente sería más lógico lo contrario), sino que participe en lo que le concierne, a fin de cuentas, son parte de la solución y la palabra del pueblo navarro (como vascos) es imprescindible que participe, que nadie hable por ellos, que ellos decidan (como lo hicieron cuando defendieron su autonomía -respecto al PV como al resto de España-, cuando defendieron el uso de sus cadenas en un escudo que los incluía aunque no fueran parte de dicho ente autonómico). Está claro que ellos deben tener su propia palabra en todo el tema, porque son una parte interesada en el asunto. Y los representantes, miembros y demás de ETA, si tienen dos dedos de frente y coherencia, aceptarán lo que los hermanos navarros decidan. Lo mismo con las distintas diputaciones vascas, en especial con el Territorio Histórico de Álava, puesto que es el único gobernado por el PP y donde las fuerzas no-nacionalistas están más presentes que en el resto del País Vasco.

¿Sobre las víctimas? Ya que me pongo a hablar de este tema, que es especialmente delicado, creo que lo más justo es hablar de todos los implicados. Las víctimas del terrorismo, una parte importante de ellas, mejor dicho, han protagonizado un rechazo frontal (y para mi gusto sincero pero aprovechada de forma rastrera por un partido político concreto) a la negociación. No me extraña.

Pero la negociación no es una traición ni a ellas ni a la memoria de las víctimas muertas, no si se hace todo conforme a Derecho. Puede que no les guste un pimiento ver que se negocia con sus asesinos (tampoco es que haya unanimidad entre TODAS las víctimas, por supuesto, el acuerdo total nunca existe), pero por eso no permitimos que las víctimas decidan la pena de sus agresores, por eso los códigos penales lo hacen personas que NO son víctimas, porque sino sería ojo por ojo y diente por diente, y eso NO funciona. Las víctimas de un delito no pueden ser la que marquen el paso a un gobierno sobre lo que debe realizar cuando se toca el tema de dicho delito. No tiene sentido que así lo sea, no tiene sentido basar el "no a la negociación" al sentimiento de las víctimas. En fin, es sano que se les "escuche", porque son parte de la sociedad, pero no pueden ser ni determinantes ni nada parecido. Ojo, y pedir el apoyo de las víctimas para conseguir la paz y que no hay más víctimas es un argumento que he oído a alguno del gobierno y da asco. Las víctimas no tienen por qué perdonar a nadie ni le podemos pedir un apoyo a algo que les duele directamente (a las que les duela, que hay parte de las víctimas que están a favor, como no puede ser de otra forma).

Consideraciones finales.

En fin, es importante que la negociación sea transparente, limpia, sin jugarretas (por ninguna de las partes) y, por supuesto, dentro de los límites constitucionales (para estar dentro del Estado de Derecho, el día en que se haga fuera de esos límites recién podremos hablar de claudicación del Estado de Derecho, no antes, como lo hace el PP). Si por algún motivo el Gobierno ve que una reforma constitucional ayudaría al proceso de paz, dicha reforma se debería pasar por el procedimiento establecido (y ahí tendrían la palabra todos los Españoles), pero mientras no se salga de la constitución, como si la negociación termina en el impulso de un nuevo Estatuto de autonomía. No veo pago político en algo que puede realizarse según toda la legalidad vigente, puesto que no es una bajada de pantalones ni nada parecido.

Es importante entender que no hay "pagos" si todo es conforme a Derecho. No hay pagos si la decisión final, sea lo que sea, la tienen los ciudadanos. Los presos que regresen a Euskadi, ya no tendría sentido el alejamiento (es para evitar la organización de los terroristas desde los penales). Que se vea bien la situación de los delitos de colaboración, de la prensa cerrada por hablar bien de ETA, de todo aquél que no pegó un tiro o facilitó muchísimo que se pegara. No, acá no meto las extorsiones, pero que sí se reconduzca al delito ordinario, siempre me ha parecido un abuso el tratamiento penal especial a los terroristas, porque una asesinato siempre lo es, no entiendo por qué la pena debe ser distinta si lo comete un terrorista o si la víctima es el Rey (por poner dos ejemplos).

Espero, realmente, que todo se solucione. Como supongo lo esperará cualquier persona sensata. Aunque el "cómo" sea importante, eso definiría el apoyo del final del proceso, pero no tiene sentido prejuzgar el final cuando recién inicia. Pero no entiendo que la gente niegue la posibilidad del diálogo, me da igual que sean terroristas, me da igual si fueran mafiosos, si se puede acabar con una situación criminal mediante la palabra, sobre todo cuando los cañones se muestran inútiles ¿Cuál es el problema? A fin de cuentas, todo lo propuesto y perseguido por ETA es legítimo en democracia, el problema siempre fueron sus formas. Es hora de acabar con las formas en que pretendían conseguirlo. He de admitir que, con cierto recelo y miedo, soy optimista. Si no es ahora, será luego. Pero será. Algún día.

Tema relacionado en esta bitácora:

(Etiquetas de Technorati: ETA, proceso de paz, paz, negociación, España, País Vasco, Euskadi).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.