Educación: un problema desde tantos puntos de vista

jomra_educacionNo estoy seguro con saber qué les quiero contar en esta nota. Solo sé que quiero «desahogarme» un poco y de forma más bien poco organizada en una variedad de temas que, cada uno de ellos, merecen un artículo en profundidad –mucho más de lo que yo puedo soltar sobre el particular–. Pero acá vamos, voy a hablarles un poco sobre «la educación formal» y algunos problemas que veo –cuando he estado dentro de la misma o desde fuera–, dificultades varias y la frustración constante de sentir que cualquier cosa distinta a lo que ahora se hace es navegar contra corriente.

Siga leyendo…

Dos breves sobre la clasificación de universidades

Una «consultora» saca una clasificación de universidades latinoamericanas y me ha llamado la atención un par de cosas: entre las diez primeras, las brasileñas copan la clasificación (5 de las 10, los dos primeros puestos), y las cinco son públicas. Para seguir con esa distinción, solo 3 de las 10 son instituciones privadas; y esto sin obviar que, al menos, la Católica chilena recibe bastante apoyo económico de los presupuestos públicos de su país. Peruanas aparecen 18 universidades, con mucha ventaja está la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP, privada), puesto 19 en toda la región. La Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM, pública) queda segunda en Perú y 60 en la región.

Siga leyendo…

A propósito de la universidad con el 3+2

Es increíble los problemas que está trayendo el dichoso Plan Bolonia en España; la mala implementación que se ha hecho desde el inicio y lo poco claro que han tenido las autoridades para su desarrollo y aplicación en estas tierras. Apurando los plazos, siempre sin tener claro qué queremos y cómo debemos llegar a eso que deseamos. Tal vez porque el proceso de Bolonia suponía un gran cambio en el cómo funcionaba la Universidad y, en el fondo, no se tuvo muy en cuenta este sistema y la inercia existente para ir probando cambios en que, necesariamente, se necesitaba la colaboración del sector. Tal vez porque la visión de futuro fue (y es) nula en estos temas.

Siga leyendo…

No sé qué índice leyeron

La noticia en «Perú quedó rezagado en el puesto 75 del índice de capital humano» se pone especial énfasis en la parte educativa del informe (son cuatro pilares, uno es la educación) y, para hablar sobre esto, se llama al rector de una universidad privada y a un experto. Entiendo que el periodista lo que hace es llamar al experto al que tiene acceso y este da, al vuelo, su opinión; pero creo que ni el periodista ni el experto se leyeron el reporte. ¿Por qué digo esto? Basta con ver el Human Capital Report del Foro Económico Mundial (WEF por sus siglas en inglés) de 2013 (que es de lo que hablamos; pdf) para notar que ahí el puesto de Perú no es un «es un reflejo de la mala calidad de su educación superior, tanto de universidades como institutos» en tanto que se cuestiona duramente toda la calidad del sistema en su conjunto (globalmente el 112 de 122 y con 2,66 puntos de 7 posibles -siendo 7 lo mejor-), y en particular recibe un duro golpe la primaria (puesto 113 y 2,3 puntos). Incluso, dentro de la calidad educativa, reciben no tan malas puntuaciones el tema de «Internet access in schools» (que no tiene nada que ver con el acceso a Internet, la pregunta de la encuesta se refiere a la preparación para una economía competitiva; que es de lo que habla el rector y el experto): puesto 82 (mejor que la educación en su conjunto) y 3,71 puntos. En El Comercio, por lo que sea, la noticia se ha llevado hacia el lado de tenemos una mala educación post-secundaria y no se educa para el mercado laboral. Mientras que el informe apunta con más dureza a la primaria. Por cierto, también es importante la fuente de información: en concreto estos apartados sobre la calidad de la educación vienen de la Executive Opinion Survey, 2013-2014 que realiza el propio WEF, que no deja de ser una opinión subjetiva de los «líderes empresariales» de un país sobre un determinado tema, con lo que la fuente no es un estudio empírico (con todos sus sesgos y subjetividades) sino directamente una opinión de un grupo reducido de personas que no están vinculados directamente con la educación.

¿Libros de texto? Acabemos con ellos

Estoy generalizando de mala manera en el título. Lo sé. Quiero hablar sobre los libros de texto que actualmente (veo) que se usan (desde primer grado hasta bachillerato, por distintos motivos conozco una variedad relativamente amplia de los mismos); de cómo están hechos para que sean de usar y tirar y cómo, por el mal entendimiento del papel de la escuela (o por un concepto totalmente distinto de lo que para mí es y lo que para quienes crean el currículo educativos es); de cómo los padres que tanto se quejan de su existencia son los primeros en reclamarlos; de cómo más que una herramienta terminan siendo jaulas de oro para la formación de los pequeños de las casas. Pero cuando pienso en hablar de estos temas me siento como un total extraño, como alguien que solo tiene contacto con estas materias de forma tangente*, de quien no tiene la profundidad de estudios de, por ejemplo, esos que establecen el currículo oficial o de los que escriben esos libros de texto… Aún así, creo que algo puedo decir (porque así de pedante soy, las cosas como son).

Siga leyendo…

Cambios que no cambian nada en la educación peruana

Estos días una de las noticias estrellas es que el gobierno de Ollanta Humala aprobó un proyecto para unificar los regímenes legales de los docentes en el Perú (que hasta web le han montado), siendo una fuerte reforma de la Ley del Profesorado, nº 24029 y la la Ley de la Carrera Pública Magisterial, nº 29062, que desde el APRA se defiende como el mejor invento del país del S. XXI o algo así, y desde los medios de la derecha como el gran triunfo «del Perú sobre SUTEP» (muy al estilo de Chang frente al MINEDU en tiempos del APRA), más o menos, al punto que cualquier modificación de ese perfectísimo texto, por lo visto, es para fortalecer al SUTEP (con esa intención de respuesta está la pregunta en Perú21, o las editoriales de Fritz Du Bois sobre el tema), en parte porque en toda esta arena política se pretende mostrar la interacción como un juego de suma cero, algo total y absolutamente alejado con la realidad; y también desde un punto de vista de confrontación entre el gobierno y los sindicatos (si los sindicatos aplauden algo, es porque han ganado y el Perú perdido, ene veces repiten esa falsa fórmula). Y el grito en el cielo se puso antes de conocer ni media coma del proyecto, eso sí, algunos medios pusieron bien grande que con ese proyecto (¡es un proyecto!) ya se tiraba al tacho nosecuantitos millones de soles.

Siga leyendo…

Atacan a la Universidad

El sistema educativo tiene una serie de objetivos que pueden, además, coayudar en distintas políticas, sirve tanto para la alienación de los estudiantes como método de inclusión social, sirve tanto para nutrir el mercado de trabajo de personal cualificado (quitando el peso de la formación a las empresas, esto es, evitando que inviertan de forma directa en capital humano y facilitando sus filtros en la búsqueda de trabajadores) como para construir una sociedad crítica y libre desde el conocimiento. También sirve, o puede servir, para la exclusión social, para la diferenciación de los trabajadores y para perpetuar una sociedad con poca movilidad social, esto es, para estancar aun más las clases sociales. Corresponde al gobierno (a los distintos gobiernos) el usar de una forma u otra el sistema educativo, y refleja también el modelo de sistema que quieren, esto es, desde las medidas concretas podemos ver las políticas subyacentes (si lo que se busca es más el tema de cubrir necesidades del mercado de trabajo, si se busca más la inclusión, si, en cambio, se apuesta por la exclusión, etcétera).

Siga leyendo…

De nada sirve…

La enésima vez que se recupera la polémica sobre la autoridad de los profesores en las aulas, como solución a la crisis que se vive dentro del sistema educativo de la falta de disciplina y respeto por los alumnos que, hablando en claro, pasan olímpicamente de los profesores. Esta vez el relevo lo toma Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid, anunciando que propondrá al parlamento autonómico un proyecto de Ley de Autoridad de los Profesores. No es una «solución» nueva, ni mucho menos, y por ello no entiendo tanto revuelo, aunque sí veo positivo que se hable del tema.

Siga leyendo…