Cateriano: o cómo mover todo para no cambiar nada

Martín Vizcarra nunca lo tuvo fácil. Y, curiosamente, ha sido uno de los presidentes con mejor aceptación de los últimos periodos (algo que no es del todo difícil), tal vez porque nadie lo eligió (como presidente, quiero decir), tal vez porque se dedicó a torpedear al otro poder del Estado que tantos problemas (y tan pocas soluciones) lleva dando desde hace muchos años. Es la típica crisis ministerial en que se mueven muchos puestos pero parece que las políticas de las diferentes carteras no se alterarán mucho.

Siga leyendo…

Cambios ministeriales

¿Se acuerdan de Javier Velásquez Quesquén? Claro que sí, el inefable presidente del Congreso de la República. Pues bien, será él quien asuma la presidencia del Consejo de Ministros (esto es, será el nuevo Primer Ministro) en reemplazo de Yehude Simon (que tuvo a bien dimitar del cargo tras dejar «bombas de tiempo» regadas por toda la geografía nacional). Al menos esta designación es a dedo, porque la última, cuando Javier Velásquez Quesquén asumió la presidencia del Congreso hace un año, apestó por los pactos realizados para ganar una difícil votación, donde los arreglos fueron la forma preferida de politiqueo barato, favor por favor.

Siga leyendo…

Aldo Mariátegui contra Yehude Simon

Hay de todo entre las reacciones al (inminente) nombramiento de Yehude Simon como nuevo Primer Ministro de la República, en general cierta alegría al ver que Alan conserva, mal que bien, cierto instinto de hacer política lejos de las patadas, al margen de si se está a favor o en contra del nombramiento de un presidenciable, como es el actual mandamás de Lambayeque. Nunca llueve a gusto de todos, por supuesto, pero quien se ha mandado con todo contra el nuevo presidente del Consejo de Ministros es Aldo Mariátegui, una suerte de voz de la consciencia derechista mediática en los oídos de García.

Siga leyendo…