El gobierno no quiere eliminar los CAS

Hace unas semanas una comisión del Congreso nos dio una alegría parcial e inicial: «Comisión de Trabajo del Congreso aprobó modificaciones a las leyes de Promoción Agraria y derogatoria del Decreto Legislativo 1057 sobre el Contrato de Administración de Servicios (CAS)». El nuevo Ministro Trabajo y Promoción del Empleo, José Villena Petrosino y Luis Miguel Castilla Rubio, Ministro de Economía y Finanzas, ha apuntado en la misma dirección: El gobierno rechaza el dictamen de la comisión de Trabajo del Congreso (lo que uno y otro dijeron, según las correspondientes noticias).

Hay que recordar algo: Humala nunca prometió eliminar los CAS (trampeados desde el principio), sino «mejorarlos», en ese sentido van las dos declaraciones de sus ministros, «mejorar» los CAS. En su día puse unas notas sobre este extremo de las promesas de Humala al tomar el mando del país:

Humala Tasso no acabará con los CAS, con lo que mantendrá un régimen injusto y excepcional en donde la administración en vez de contratar como es debido a su personal (mediante contratos laborales o funcionarios) recurre a ese engendro creado por la administración de García. Mejorar los CAS no sirve de nada, deberían desaparecer, y es algo que compete directamente al Estado.

Aunque podemos encontrar en el discurso del ministro de Trabajo algunos componentes para el optimismo (reforma global del sistema de contratación pública), el que recurra a una patética demagogia como:

«Si los estudios de la Comisión de Trabajo me garantizan que esas personas van a mejorar el servicio al ciudadano, estaría el primer paso (para la reforma del sistema), pero si es solo es algo político, hay que tener cuidado.»

No ayudan en nada a que le tomemos en serio. A mí si él me demuestra que los CAS hacen que pueda darse un mejor servicio público que otro sistema de contratación que garantice los derechos laborales de los trabajadores con buenas condiciones económicas me creeré sus razones para mantener los CAS. Y si eso es así, no sé por qué están tardando tanto en reconvertir a todos los trabajadores públicos en autónomos con CAS y mejorar todo el sector público.

Desde la izquierda cada vez se ve el oficialismo más lejano, y la CGTP, que tanto capital político apostó en Gana Perú, ya se muestra como la novia engañada y recuerda que no es tolerable que el gobierno se derechice así, y menos cuando es una derecha autoritaria y militarista, uno de los temas que escuecen, como no puede ser de otra forma, no es solo el nombramiento de este nuevo Ministro de Trabajo, sino que algunas de las reivindicaciones laborales de la central se ven imposibles con el nuevo gabinete, entre ellas la derogación de los CAS.

No deja de ser curioso que esta cuasi ruptura con la izquierda también esté acompañada de la ruptura con los aliados para la segunda vuelta que se ubicaban a su derecha, hablo del roto con Perú Posible (que trae consigo movidas dentro de la alianza electoral y parlamentaria de la que PP forma parte), y lo que puede significar el comienzo en solitario del gobierno (o en búsqueda de nuevos aliados, que mire bien a la derecha autoritaria del país, encontrarán nuevos amigos).

Por mi parte: No me extraña, aunque «casi» me sorprende el poco tiempo que ha pasado entre esas manifestaciones de apoyo y la crítica más frontal, o lo poco que ha durado el «gabinete de concertación», solo cuatro meses enteros, pero los últimos eventos han acelerado un proceso algo cantado, y la renuncia de Lerner Ghitis simplemente fue el fin del comienzo. Para terminar vuelvo a recomendar un artículo del Jorobado de Notre Dame, conocido por algunos como Carlos Meléndez, titulado «HumAlan». La nota es del 1 de diciembre, 10 días después el autoritarismo de derechas ocupó el cargo de primer ministro, y con él un cambio profundo y antisocial del gabinete (once nuevos en total).

2 comentarios en «El gobierno no quiere eliminar los CAS»

  1. Definitivamente, la incorporación del personal contratado (CAS) a las planillas del Estado debe ser gradual, ordenado y previa evaluación de los antecedentes y méritos personales. Para nadie es secreto que la mayoría de los que «ingresaron» bajo la modalidad del CAS ha sido por razones de amiguismo, compadrería, utilización indebida del cargo y por favores políticos. Todos sabemos que la gran parte de las CONVOCATORIAS que las entidades públicas realizan en sus portales institucionales para cubrir plazas vacantes son un vil engaño y atentado contra la fe pública, es decir se trafica con la angustiante necesidad de trabajo de miles de incautos e ingenuos ciudadnos que creen en la rectitud y transparencia de las autoridades de la administración pública… Pena y lástima por ellos, porque en la mayoría de los casos las plazas convocadas ya tienen «dueño» y en muchos casos ya están laborando ya sea como practicantes o bajo la modalidad de «Orden de Servicio». El asunto es graves porque de hecho en esta ilegal práctica no solo se perfilan actos concretos de corrupción sino que se tipifican ilícitos penales tales como contra la fe pública, abuso de autoridad, entre otros, razón por la cual los titulares de las dependencia del Estado y específicamente los encargados de las Oficinas de Administración y los que instrumentalizan estos mecanimos ilegales de convocatoria deben actuar con rectitud y respeto a la ley. La Fiscalía de Prevención del Delito debe tomar cartas en el asunto.
    Rolando Vásquez Miranda.

  2. SR.ABOGADO YHONY LESCANO ANCIETA LUCHE NO NOS ABANDONE AHORA O NUNCA SE ELIMINARA EL CAS SOMOS MUCHOS QUE VENIMOS DE SNP AHORA CAS CON 10 5 AÑOS SDE SERVICIO SI LO LOGRA USTED SERA NUETSRO PRESIDENTE LOS CAS LE DAREMOS NUESTRO VOTO POR QUE USTED ES UNA PERSONA PREPARADA CON PRINCIPIOS DE MORAL JUSTICIA COMO TODO PUNEÑO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.