Cuatro años de continuismo y ambigüedad (III)

Es la jornada de reflexión, así que continúo con las reflexiones en torno al actual gobierno español. Obviamente no me va a dar tiempo, antes de mañana, de dar todas las razones por las cuales el PSOE no se merece mi voto (el mío, me refiero a ese exclusivo voto), realmente ni siquiera lo necesita (todos los sondeos en la provincia que voto, bipartidista hasta la médula, indican que el PP ganará con gran diferencia al PSOE pero en el reparto irán dos para cada partido)… En fin, ya hablé de la política internacional y de la laboral del actual gobierno, así que paso a la fiscal y económica.

Política económica y fiscal

En realidad no debería mezclar los dos ítem, pero los partidos mayoritarios se han dedicado a confundir ambos aspectos así que haré lo propio. El actual gobierno tiene a Solbes a la cabeza, que ideológicamente no coincidimos en nada, pero aún así reconozco que en lo que hace es muy bueno (dentro de su propia ideología), a él le debemos (del anterior gobierno del PSOE) una de las reformas más inteligentes y bien realizadas del Impuesto de Sociedades, y es, en todo caso, una persona sensata e inteligente (lástima que use ambas cualidades en insistir por el modelo capitalista con correcciones keynesianas de lo más básicas, nadie es perfecto).

El actual gobierno presenta a Solbes como su seguro en la economía y se ha vuelto, durante estos cuatro años, en la oposición dentro del gobierno para los planes del mismo, es el que ha impedido, digámoslo así, grandes y supérfluos gastos de tinte más bien populista, pero también es el que ha articulado toda la financiación de las cosas «que sí ha hecho» el gobierno en el plano social (que no son tantas o tan profundas como quisiéramos o prometieron, pero menos da una piedra), ahora bien, Solbes es la punta de lanza de una izquierda que es derecha. Aquella vez decía:

Pero las políticas sociales que, continuamente, son restregadas por el gobierno para demostrar su aspecto social y progresista se ven anuladas, o al menos, limitadas, por todo un conjunto de políticas en lo económico y fiscal que, simplemente, nos dejan un gobierno asistencialista que sí quiere ampliar las libertades (en abstracto) a grupos marginados pero se olvida ayudar en la emancipación de los trabajadores, de la justicia social, de la igualdad, y de toda idea de progreso de la ciudadanía.

En este doble aspecto, el fiscal y el económico, no hay gran diferencia entre el actual gobierno y el anterior, la política económica es la misma, sin cambios, sin rechistar a la Unión Europea en ningún caso, con los pantalones bajados ante la continua economía del ladrillo y los servicios que poco a poco se va ralentizando.

Por otra parte, la economía española ha demostrado ser bastante vulnerable ante las crisis internacionales, y eso se vio más que claro en el lunes negro y hasta la actualidad, la bolsa está, por decirlo suavemente, inestable, y la economía realmente se vuelve a punta de grandes fusiones e incertidumbre generalizada. No es que estemos en una gran crisis, pero tampoco en un buen momento, y el gobierno no hace nada, tiene las manos bastante atadas, pero es que tampoco le interesa hacer nada, desafiar el statu qou, prefiere en todo momento esperar a los gestos desde la Unión Europea o de Estados Unidos, siendo desde esos dos puntos de poder desde los que se decide la economía española.

En el tema fiscal, aunque el que ha dicho las mayores burradas durante la campaña es el Partido Popular, el PSOE se ha esforzado en parecer de derechas, propone eliminar un impuesto bastante defraudado cuyo objetivo real no es recaudar, sino perseguir el fraude fiscal mediante el correcto seguimiento de los patrimonios particulares (efectivamente, hablo del Impuesto de Patrimonio), tres cuartos de lo mismo le pasa con otros impuestos bastante bien pensados en realizar seguimientos de fortunas y una adecuada o marginal redistribución de las rentas (impuesto de sucesiones). A la par, el PSOE ha declarado que va a disminuir la cantidad de tramos del IRPF para simplificarlo, el IRPF, en contra de lo que muchos creen, no debe ser un impuesto simple ni de casualidad, debe ser en todo caso un impuesto complejo, ya que persigue, mediante la fómula impositiva, una correcta redistribución de rentas (cobrar más a los que más ganan) y disminuir la cantidad de tramos del impuesto no hace sino disminuir la progresividad del impuesto (por cierto, medida típica de la derecha liberal esta de reducir tramos).

La propuesta de los 400 euros es descaradamente un insulto a nuestra inteligencia, una cachetada al sistema impositivo, una burla a quienes menos tienen (y no me refiero a esos que llegarán a cobrar el cheque, sino a los que realmente tiene poco y ni declaran IRPF) y, por supuesto, un insulto al apelativo de socialdemócrata que llevan en el puño con la flor. Además, es un descarado intento populista de comprar nuestros votos. Es la medida más patética que ha propuesto o que va a hacer el presente gobierno, de lejos. ¿Cómo es posible que haya gente del PSOE que apoye la medida? ¿Son los mismos que aceptan cualquier medida del presente gobierno sólo porque es su partido?

En fin, en economía y fiscalidad: continuidad y ambigüedad.

2 comentarios en «Cuatro años de continuismo y ambigüedad (III)»

  1. Tons… ya sabemos que no seran los dos grandes, tampoco creo que sea la tia Rosa (como en mi caso) pues dices que se han derechizado y defienden la unidad de España, quien queda? IU ? el partido antitaurino? el PCPE, el PUM , los de motor y deportes, los verdes?

    Bueno… mi temor es que lo de ayer ocasione un efecto analogo al de hace 4 años, solo que favoreciendo al PP, ojala me equivoque.

  2. Saludos

    Mi bitácora se ha comido un comentario mío ¬¬.

    No estoy en contra de UPyD por defender la Unidad de España, sino por hacerlo desde un plano nacionalista español (dos cosas bien distintas), y sí, lamentablemente se han derechalizado mucho (¿a la derecha de Bono? No sé, pero por ahí sí que están).

    Sobre el actual atentado, ya he leído burradas de los círculos de FJL de marras, en que prácticamente se dice que el PSOE lo ha «planeado» para repetir el mandato y poder cumplir sus pactos con ETA (el discurso de FJL y la teoría de la conspiración ha cobrado su propia vida :S).

    Hasta luego y gracias por el comentario ;)

    PD: ¿Acá alguna vez he dicho por quién voto?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.