IU-LV, coalición acabada

La relación entre la cada vez más inexplicable Izquierda Unida (IU) y Los Verdes sigue su rumbo habitual, del nadie sabe para quién trabaja. Los Verdes juegan entre IU y el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), así pues, a veces van de la mano con unos, otras con los otros, y muchas veces depende más de las relaciones entre las agrupaciones locales que de los partidos en términos nacionales (en donde IU y los Verdes comparten grupo en el Congreso de los Diputados). En las pasadas elecciones locales, IU se presentó junto con Los Verdes, consiguiendo, otro año más, un resultado que les dejó fuera del consistorio y de las Cortes de la Comunidad Autónoma de Castilla y León (donde, si no fuera por los leonecistas, el bipartidismo sería total). Este año Los Verdes no contemplan esta opción.

Según cuenta El Adelanto (reproducido por La Voz):

«Gamazo explicó ayer que su partido ha hecho una propuesta al PSOE de la ciudad. «Si asumen algunas de nuestras líneas de actuación, Los Verdes no se presentará a las generales. No estamos pidiendo cargos políticos, sino un gesto». Para el político, el próximo 9 de marzo «nos jugamos un cambio radical en la política general y opinamos que la respuesta colectiva a la actitud del Partido Popular debería articularse en torno al PSOE»»

Los Verdes, en este sentido, son más pragmáticos que políticos, esto es, muchas veces quieren colar sus propuestas aunque vaya sin sus candidatos, y son un movimiento más local que general (en las últimas generales tampoco se presentaron en Salamanca). Y es lo que ahora pretenden, a la par que esperan reforzar aunque sea un poco al PSOE (Salamanca elige a 4 diputados, siendo el tercero uno móvil, en el 2000 fue para el PP, en el 2004 para el PSOE), quieren que sea el PSOE quien lleve alguna de las propuestas de Los Verdes al Congreso de los Diputados (en tanto que Izquierda Unida no consigue sacar diputados en Castilla y León, incluso en Salamanca IU consiguió menos de cinco mil votos, frente a los casi 95 mil del PSOE y los 128 mil del PP). Indican, eso sí, que si el PSOE no acepta la propuesta (que dudo que sea más de dos mil votos lo que moviliza LV), Los Verdes irán por libre, nada de unirse en una sola candidatura con IU. Además, hay que tener en cuenta el batacanazo de la coalición electoral de Izquierda Unida con los Verdes en mayo del año pasado, cuando UPS superó en casi 400 votos a IU-LV, quedando la coalición en cuarto lugar con diez veces menos votos que el PSOE.

Los Verdes, al parecer, quieren que su plan, algo de él, esté en los compromisos de los diputados en el Congreso de España, y saben que esto con Izquierda Unida es más bien difícil. Y ya puestos a perder, prefieren la definición de la soledad que la incertidumbre de una coalición que a veces no pega ni con cola. Porque no lo olvidemos, son verdes antes que rojos… Y los de Izquierda Unida son… son… son… depende. Son lo que sea (en Salamanca ya conozco unos cuantos con carné del PCE que no están nada contentos con IU, y esta tendencia cada vez es mayor, y se vió en el enfrentamiento de las primarias y todas las acusaciones de «tongo» por parte de Llamazares y lo que está pasando en Asturias). En el 2004 Los Verdes apoyaron, con la boca pequeña, al PSOE en el Congreso, y sólo se presentaron al Senado. ¿Veremos otra vez ese «estilo»?

En fin, en Salamanca se vive el Síndrome de la Circunscripción Pequeña, sólo hay cuatro para elegir, y el PP tiene una mayoría bastante amplia, así que los sectores del «centro para la izquierda» se debaten entre el voto útil (para conseguir un empate a dos en los curules repartidos) y el voto por Nader (o, en otras palabras, «tirar el voto»). La última vez, si no me equivoco, en que el PSOE sacó 3 de los 4, fue en 1982, y no olvidemos que esa fue la legislatura de los 202 (la máxima mayoría tenida en España), y aún así en Salamanca sólo obtuvo el 46% de los votos (se benefició del antiguo binomio en la derecha, UCD y AP cada cual por su lado, sino hubiese sido un 2 a 2, y estamos hablando del mejor resultado del PSOE en Salamanca), incluso en las del 86 (donde el PSOE repitió con una mayoría brutal, 184 diputados) en Salamanca el PSOE fue primero por muy pocos votos de diferencia con CP (coalición entre AP, PDP y PL) y el cuarto diputado fue para CDS, otro partido de derecha (sumando, entre ambos, más votos que los del PSOE). En 1996, el primer triunfo de Aznar (con tan solo 156 diputados -por cierto, uno de los mejores resultados de IU, con 21 diputados y más de dos millones y medio de votos) en Salamanca el PP arrasó (con los mismos votos que en el 2000, donde la diferencia fue, claramente, la participación, senciblemente menor en el 2000), e IU consiguió su último buen resultado (aunque no le valió, claro, para sacar diputado).

En Salamanca, si la participación es masiva y el voto de izquierda no se divide mucho (esto es, se da el «voto útil») el PSOE puede sacar el cuarto diputado, si poca gente va a votar o dicho voto se divide, el triunfo aplastante corresponde el PP. (De esto Ernesto, el Consultor en Internet, nos habló hace un tiempo en un comentario, pero aplicado a todo el país… en Salamanca es muy pronunciada esa tendencia.)

Excurso: Para acabar con las noticias localistas de la capital charra, el proceso penal seguido por el caso del BOPS ha sido sobreseído provisionalmente, indicando el Instructor del caso que «no concurren los elementos subjetivos del tipo penal de falsedad documental denunciado, al margen de las consecuencias que en el orden meramente administrativo, pudiere conllevar una impresión y reparto en fecha posterior a la que figura de publicación»… A la espera de ver el auto.

Un comentario en «IU-LV, coalición acabada»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.