SUEÑO

Autora invitada: Alejandraxi

Lamento haberme desaparecido por tanto tiempo, veamos si la improvisación es mi medio, directamente para todos los humildes lectores desde el fondo de mi cerebro… intentaré escribir. Gracias.

Un elefante rosa toca con suavidad mi cabeza mientras emprende su viaje hacia la lejanía de las letras que intentan ocupar el espacio de mi trabajo de metodología. La tinta se funde con el papel y no estoy muy segura de lo que escribo. Isabel, mi máquina de escribir, me mira con recelo pues he escogido a la pluma antes que a ella y escucho la madera de magno, mi piano, crujir por el frío esperando que vaya a entretenerlo con un poco de mi música.

No tengo ganas de nada, ni de escribir, ni de tocar piano, ni de nada. Mañana será otro largo día de esos que intentamos evitar con frecuencia y nunca logramos evadir.

Se me pone la piel de gallina al mencionar el trabajo que debo hacer para la universidad y no se si es eso o el frío que entra por la ventana, mejor la cierro.

Me siento de nuevo frente a esto y no entiendo lo que hago. Tengo ganas de vomitar pero no es físico. Se me adormecen las piernas, que mala circulación!

Paso mis dedos entre mi pelo, se siente bien, me bañé en la mañana. Otra vez el frío me invade y esta ves soy un poco más inteligente y voy por algo para abrigarme. No encontré mas que el saco de mi hermana. Que lastimera situación.

Me siento nuevamente, mis manos están heladas, siempre. Pienso en quienes van a leer esto y no se si sentir lástima o si reírme a carcajadas de mi propia locura. Quién diría, escribo para el resto, que tristeza, supongo que eso significa que jamás seré como Borges, era el quien afirmaba que escribía para si mismo no? MENTIROSO! si escribía para el mismo, jamás debió dejar que publiquen sus obras, eso pone el fin a nuestra relación, NO LEERÉ MAS A BORGES! y tan bien que escribía.

Bueno, veo regresar al elefante rosa, trae en la trompa una ardilla, como yo, esquizofrénica, maniaca, o tal vez no, tal vez solo está asustada por el viaje en elefante. En fin, es hora de irme. Un gusto pasar a saludar mi pequeño y gran animal, gracias por la compañía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.