Y terminó el debate.

Lo que Ollanta dice, la mitad más una de las veces, no tiene que ver con el "nacionalismo", no sé por qué se empeña en decirlo, no tiene sentido mezclar todo bajo el nombre de "nacionalismo", ya es vomitivo. Cada vez estoy menos seguro si es que no sabe lo que dice o simplemente todo lo envuelve en la idea de "nacionalismo" para sacar el voto sentimental del "peruano patriota" y para poder acusar, como hacen casi todos los nacionalistas, que quienes no digan lo mismo que él están en contra del Perú. Alan García dice lo de siempre, sin cometer errores en el discurso, pero cada vez parece más claro que no cree en lo que dice.
Las propuestas de descentralización no son realistas, o mejor, aunque lo sean, no proponen una regionalización realista, es "a medias", no de abajo a arriba ni nada de eso, mucho discurso sobre el "no autiritarismo" y la participación del Estado junto a las regiones, pero nada de organización real, reparto de competencias claras, objetivos de la misma, funcionamiento realmente democrático de las partes y sobre las libertades en ellas. No sé si por falta de tiempo o si la descentralización, desde hace unos años para acá, simplemente es el eterno discurso de "queremos descentralización" y nada más, donde luego no se avanza, porque qué duro es darle poder a unas regiones poco amigas al régimen. Cuando Ollanta habla de la Gobernabilidad mete el tema del nuevo reparto de poder necesario. Pues sí, es necesario definir un nuevo reparto, pero eso iría bien en el tema del poder del congreso y los parlamentos regionales, y del reparto Estado – Regiones.

No entiendo cómo una constitución nueva (planteada por Humala), que dirá exactamente lo mismo que la actual (y que la anterior), con tres o cuatro cambios, pero vendrán contándonos la milonga de la novedad y que un texto jurídico cambiará las cosas. Pues no señores, pues no. Sobre todo porque, gran parte de la "ingobernabilidad" del Perú viene motivada por la decepción constante que representan los políticos (y eso no se cambia con una nueva Constitución), y porque el marco jurídico se hace sin contar con todos (y esto no cambiará, aunque hagan referendos con aprobados más que raspados y grandes consensos en las cortes que no se traducen en consensos en la población). Sí es cierto que parte del problema peruano, que se traduce en la fragmentación política a gran escala, viene dado por la exclusión social, y todo eso. Otra vez estamos ante un problema que es atajable, al menos al comienzo, con la actual constitución (o con la anterior), un cambio de texto no tiene por qué repercutir en nada… Y no Sr. Ollanta, la gobernabilidad NO es Paz Social, que nos falta y mucha, pero eso no tiene que ver con la Gobernabilidad.

Por otro lado, la revisión de ciertos contratos (renegociación, si se prefiere) y el rescate de los recursos naturales, hechos con inteligencia, pueden ser una buena medida, pero dudo que el proyecto de caudillo de Humala sea capaz de hacerlo siquiera regular. Dudo mucho en la capacidad de ese hombre y, por qué no decirlo, me parece un incompetente que cree que mandar un país es como dirigir una unidad de sicarios o mercenarios que queman pueblos, donde él dice y todos obedecen, y donde él, a fin de cuentas, depende de las órdenes de un superior (y ya saben a quien me refiero).

Sigo sin ver clara la idea de una nueva Constitución en el Partido Nacionalista Peruano, dice un par de cambios bastante pequeños que perfectamente podría cuadrar con unas reformas de la actual Constitución, entrar en una constituyente es limitar mucho las grandes reformas legislativas que, hoy por hoy, son necesarias, sobre todo porque las mismas debieran ser acordes con la Constitución, y si la misma no tiene un futuro seguro, es difícil plantearlas a largo plazo.

Ahora García resulta abanderado de las inversiones privadas, cosa que rompe un poco con el Aprismo bien entendido, cosa que rompe con su labor de presidente años atrás, cuando terminó de cagar al Perú (ala, con todas las letras), pero lo hace poniendo la palabra "social" por todos lados ¿estos años en Europa y otros países de América le han servido para copiar los caducos modelos socialdemócratas que ahora tiran más para la derecha que para la izquierda? ¿Tenemos un político a lo Blair? No señor, eso es más de lo mismo y no sirve para nada. Por otro lado, la "alternativa" planteada por Ollanta no es tal, no llega a bosquejar (no sé si para no "asustar" a los sectores más conservadores que deberán votarle si quiere ganar en segunda vuelta) de forma correcta una alternativa al modelo económico, el simple hecho de hacer pagar a los que deben (las empresas que no pagan regalías), practicar la xenofobia en cuanto a las inversiones (que prime el capital nacional, en realidad, lo que debe primar en la reinversión en el Perú, sin contar de donde venga el capital, sería más inteligente), y poco más, no genera un modelo alternativo de forma real, porque por más que crea que así "todos" recibirán más y no se quedará en manos de unos pocos, lo que terminará garantizando es que esos unos cuantos sean nacionales, mas no se repartirá la riqueza. Incompleto.

Alan García aprovechó para decir que las horas extras deben ser pagadas (una obviedad), que se deben eliminar los "services" y que el trabajador recupere su capacidad de consumidor (esto huele a Keynes por todos lados, si es que este chico ya no es lo que era, no sé si para bien o para mal, espero que haya dejado su lado improvisador que fue lo que nos llevó a la porra), y ha planteado la libre desafiliación de las AFP (de este tema hablé en su momento), aunque para ello se deberán apurar, cada día que pasa es un día que se encarece el cambio de sistema de pensiones. La verdad, es hora de volver a estatalizar por completo el sistema de pensiones, volverlo obligatorio. Y que los sistemas privados sean complementarios a uno nacional.

Otro tema tocado es el de la corrupción, se tiraron trapos a la cabeza por las declaraciones del malnacido Montesinos, García lleva un par de días alabando la independencia de los jueces y todo eso, sobre todo para que no parezca que la política se mete en esos temas, a fin de cuentas, para él mientras menos hablen los políticos de la extradición de Fujimori se dará menos la impresión, al país vecino, de una persecución política. Con el tema de Montesinos ha actuado igual, regateando, de paso, las preguntas del interlocutor nacionalista, el cual no debe tener muy clara la separación de poderes, de todas formas.

Me parece curioso que Ollanta plantee que la política de seguridad ciudadana la configure el alcalde y sea apoyado por la policía nacional, así se rompe con el centralismo en que todo dependerá de los esfuerzos del bloque Limeño (por llamarle de alguna forma) que la mitad de las veces se ve incapaz de entender los problemas de cada lugar, porque son distintos. Mientras que la política de García, propuesta en ese tema, es la misma mano dura que tanto fracasa (contando con el aumento de recursos y agentes, y toda la parafernalia), que no tiene sentido, que se deja llevar por lo que desea oír la opinión pública, como es el caso de la pena de muerte para los violadores de niños ¿sabe lo que pasará si una ley así se aprueba? Que saldrá más "barato" violar a un niño y luego asesinarle que simplemente violarlo. Así de lógico. Por otro lado, espero que la petición de participación de la sociedad Civil en la lucha contra la inseguridad, dicho por Humala, no se concrete en armar a la sociedad civil, lo cual traerá más problemas y tal.

Vídeos en el Comercio sobre el debate:

Noticia:


Enlace interesante en Perú Político:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.