5 Comments

  1. Interesante, lo del voto electronico creo que seria mejor agarrar una ciudad piloto ya sea Trujillo, Arequipa o Ica para hacer la experiencia, pero lo dudo mucho ya que siempre se puede alegar que se podria hacer fraude, razon por la cual es mas dificil aun lo del voto por correo.

    Una vez se critico porque una delegacion de la ONPE viajo a ver los procesos electorales en Japon, y se decia que no habia nada que aprender ahi puesto que las elecciones peruanas estan basadas en el principio de la desconfianza (de ahi lo del dedito entintado y la multiple acta), lo cual es muy diferente a lo que tienen en Japon.

    Me desvio un poco del tema, y si…. seria bueno que hagan el cambio, ¿lo haran? igual lo postergan y postergan para luego lamentarse oportunamente

  2. Jomra

    Salud

    Si no mal recuerdo, se aprovecharán las próximas revocatorias para probar el voto electrónico en un par de distritos. A mí el sistema electrónicmo no me da confianza para nada, no solo por el tema del fraude, sino también por el da la privacidad.

    Aunque no sé cómo funcionará realmente lo de la tarjeta de activación… O cómo funcionaría ese proceso si vuelven a meternos a todos en un pabellón, eso sería un sindios.

    ¿Se aprobará esta legislatura? No son temas con los que se apuren demasiado lamentablemente, pero sería lo lógico tras la creación del distrito para Lima-provincias.

    Sobre nuestro sistema de «desconfianza» es cierto, ¡y obligatorio! De todas formas, la ley contempla el voto por correo desde el 97, solo que no ha sido desarrollado, y eso sí que me da rabia.

    Hasta luego ;)

  3. Emilio La Rosa

    Estimado Señor,

    Como Ud. bien sabe, hay cerca de 3 millones de peruanos en el exterior, concentrados principalmente en USA, Sudamérica y Europa. Un porcentaje importante emigró hace 15 a 20 años y muchos tienen hijos nacidos en el exterior; pronto habrá una tercera generación de descendientes peruanos en el exterior y la cultura peruana se irá diluyendo paulatinamente hasta desaparecer casi por completo (rompiendo los lazos con el país de origen) con la 4ta y/o 5ta generación.

    Frente a esta perspectiva, “El contrato social para la transmisión de la herencia cultural peruana” tiene como objetivo evitar esta perdida y tratar de crear las condiciones adecuadas para la transmisión de la cultura peruana, por intermedio de políticas voluntaristas propiciadas por el Estado Peruano. Crear una “Quinto Suyo” que permita al país tener una presencia perenne en exterior. La diáspora peruana beneficiara al Perú en términos económicos, turísticos y geopolíticos.

    En plena emergencia de un mundo global y disminución de las distancias debido al desarrollo de la web, es necesario que el país considere dentro de sus políticas de Estado, la creación e integración a la vida democrática, social económica, educativa y científica del “Quinto Suyo”.
    Dicha integración pasa necesariamente por el reconocimiento de los derechos ciudadanos de los peruanos en el exterior. Para ello, es necesaria y urgente la creación del Distrito Electoral que nos permita tener nuestros propios representantes en el seno del Congreso de la República. En ese sentido he lanzado una petición que podrá verla en la página web: : http://chn.ge/1mSanyC.

    Con mis saludos cordiales.

    Dr. Emilio La Rosa Rodríguez
    Ex-vicepresidente del Comité Internacional de Bioética de la UNESCO
    Director del “Centre de Recherche et d’Etude Santé et Société”

  4. Jomra

    Salud

    La verdad es que en este comentario mezcla dos cosas: por un lado el hecho de una política cultural para que no se pierda la peruanidad, esta la relaciona con la idea de los «derechos políticos», en realidad los peruanos que vivimos fuera los tenemos reconocidos (podemos votar, podemos formar parte de partidos, podemos… bueno, ejercer todos), algo novedoso para algunos de nuestros vecinos (en Chile se incorporó hace nada esta posibilidad de voto); en todo caso, la idea cultural no va ligada a la participación política (y viendo las cifras de voto en el extranjero, diría que por suerte).

    Que votemos en un distrito especial para los que estamos fuera o en uno «diluido» no quita ni pone para el sentimiento o la transmisión cultural. Personalmente preferiría un que votáramos en el último distrito al que pertenecimos o en el que estemos más anclados (en el que más tiempo se vivió, en el que se nació; hay múltiples opciones) antes que en uno especial (incluso, desde el punto de vista cultural, tiene más sentido el no mantener un distrito para «los de fuera», así la pertenencia política está directamente ligada a un territorio peruano, y no a la condición de expatriado).

    Ahora bien, como menciono en esta entrada, muchísimo mejor en un distrito propio que la actual solución: todos votamos por Lima. Esto último no tiene sentido.

    Gracias por su comentario, suerte en su campaña.

    Hasta luego ;)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *