5 Comments

  1. Pues lo del voto voluntario a pesar de parecerme una opción justa y necesaria, siempre me ha planteado cuestionamientos como hasta que punto mejorarìa la conciencia ciudadana sobre la necesidad de asistir a las urnas, más allá de la obligación, sobre si esto no causaría exceso de ausentismo y si no podría generar más auto-exclusión ante la política, de la que ya existe…
    Hace un par de años en la universidad, hice un trabajo para periodismo de tv en el que use este tema de excusa para un reportaje y la respuesta de la gente en la calle fue contundente: la mayoría decía que no iría a votar ni de casualidad si el voto fuera voluntario.
    Tampoco es que ahora que el voto es obligatorio se asegure la contundecia de la democracia y de la conciencia del voto emitido, al contrario…
    Como verás, las dudas me asaltan. Sin embargo apuesto por la libertad de voto, que creo que tras un proceso largo podría despertar en la gente la conciencia sobre lo necesario que es dejar de ver el ejercicio de una ciudadanía como un domingo perdido, como una obligación.
    A ver que pasa.
    Saludos!

  2. Salud Catalina

    Efectivamente, el ánimo popular en Perú es proclive al absentismo electoral, y el voto voluntario, por sí mismo, tampoco soluciona este problema, pero sí nos crea un panorama distinto, por un lado, dejaría de generar el rechazo de lo obligatorio (todo lo que es obligatorio nos resulta penoso), por otro, crea la necesidad de los partidos de movilizar a la gente para que vote, y son las movilizaciones “extra” la que pueden cambiar el resultado final de una cita electoral, y ahí las bases pueden recobrar su importancia (el caso de Obama resulta ejemplarizante).

    En el peligro de la auto-exclusión tienes razón, por ello creo que no es solo un tema de cambiar la constitución, sino de educación ciudadana, convencer a los que más pueden ganar o perder en unas elecciones de la importancia de su voto y que no lo vendan por tan poco como actualmente se hace.

    Hace tiempo se decía que si el voto era obligatorio en Perú era para impedir que el APRA ganara las elecciones (aunque bueno, con voto obligatorio han ganado unas cuantas -cuento la “robada” en tiempos de Haya como victoria del mismo-), también se insiste en la legitimidad del sistema gracias a la alta participación, ¿Pero si es obligatorio cómo será legítimo un acto realizado por medio de una coacción -antes muerte civil y multa, ahora solo multa-?

    Muchas gracias por el comentario y contar la experiencia con los entrevistados.

    Hasta luego ;)

  3. Esta frase define todo: El voto es voluntario o no es. Si un sistema es democrático debería creer en sus propias reglas internas para dar la “libertad” de elección al ciudadano de ir a votar o no hacerlo. La burguesía le tiene miedo al abstencionismo porque supone que en un sistema en el que grandes masas descreen a la hora de ir a votar el ciudadano medio (aquel que no recibe una dádiva para emitir un sufragio) no irá. Pues si estamos en contra de todo tipo de coacción, el voto obligatorio deja de ser democrático cuando no permite al votante decidir sobre el acto electoral mismo. Es que estas democracias occidentales saben que no son tales y contra la ilegitimidad que da un alto porcentaje de ausencia electoral, quieren contrarrestar con la legalidad del voto obligatorio. Como sea, solo se puede avanzar hacia formas de representación más justas si y solo si, el voto es voluntario. Salud y buen fin de semana para usted.

  4. Salud pareja de dos

    @ Rubén: Totalmente de acuerdo. Además, no entiendo cómo justifican sus ilustrísimos que no podemos elegir si ir a votar pero sí al Presidente…

    @ Catalina: Efectivamente ;).

    Muchas gracias a ambos por los comentarios, nos vemos ;)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.