5 Comments

  1. Hola Jomra!!!

    Es un tema super complicado… siempre me he considerado a favor del voto libre (por algo estoy suscrita a la campana, ja!) Sin embargo, no sé xq ahora no lo tengo tan claro…

    Estaba hablando con una amiga de mi clase acerca de eso y me dijo que a ella le parecía mejor el voto obligatorio, porque de otro modo, los pobres y menos educados (que son los que por obvias razones participan menos) quedan excluidos de la oferta partidaria. Es decir, los partidos políticos apuntan a obtener votos y para ello se dirigen a su «público objetivo», que son los ciudadanos que libremente participan. ¿Qué pasa entonces con los que se mantienen al margen?, ¿por qué algún partido político se preocuparía por ganar sus votos si estos ciudadanos no van a votar?

    Claro, nuestro caso es el opuesto… justamente porque es obligatorio los partidos se aprovechan de eso y compran el voto de la gente menos informada, con discursos baratos y estrategias populistas…

    De todos modos es una pena que la propuesta ni siquiera haya salido de la Comisión!! y a la verdad es que a este proyecto no le tengo nadita de fe!!!

  2. Jomra

    Saludos Karinam :)

    En realidad no creo que la transición entre un sistema de voto obligatorio a voto libre sea «tranquila», en tanto que pueden pasar dos cosas: La gente no se entera que es voluntario y sigue asistiendo pensando que es obligatorio, o asisten por pura inercia, y se puede producir lo que indicas, que dejen de ser un público objetivo en las campañas.

    Ahora bien, esto puede ocasionar o un verdadero divorcio entre la sociedad civil y los partidos, o que los partidos bajen a la tierra y busquen a sus electores. A fin de cuentas, hay zonas donde la pobreza alcanza el 85%, si quieres ganar ahí, tienes que apuntar a ese público y darles una propuesta programática de por qué eres mejor para ellos (y no por qué el resto son peores)

    De todas formas, sobre el archivo del proyecto y la razón para el mismo (y el porqué le tengo poca fe a que salga adelante), me robo unas palabras del catedrático J.R. Montero Gibert (referidas al sistema electoral en su conjunto), que enlaza también con tu «justamente porque es obligatorio los partidos se aprovechan de eso y compran el voto de la gente menos informada»: «Se trata además de una decisión que toman los políticos elegidos por el mismo sistema electoral que pretende reformarse. No es extraño, por lo tanto, que quienes se han beneficiado de un determinado sistema se opongan, con mayor o menor vehemencia, a la adopción de alteraciones que acaso les perjudiquen en las próximas elecciones» (aquí puedes ver el artículo)…

    De todas formas, tampoco es «tan cierto» que las clases medias y altas vayan muy informadas a la cita electoral, recuerdo mis tiempos en transparencia (ya hace años) como informador, el mismo día de las elecciones se nos acercaba gente en un distrito de clase media limeño preguntando que quiénes se presentaban, y qué proponían, que no tenían el voto decidido ni mucho menos, ya que ni sabían de qué iba todo ese tinglado.

    Ya para acabar (que me extiendo innecesariamente), me fastidia muchísimo que se argumente que somos una sociedad inmadura (más que todo porque si podemos elegir al que manda, debemos poder elegir si vamos a los comicios, es de cajón) o que el sistema perdería legitimidad (¿es legítimo obligar a la gente a votar?)…

    Hasta luego y gracias por el comentario ;)

    PD: Sobre la campaña (qué vergüenza) ¡¡tenemos que actualizar esa web!! Lo sé lo sé :P

  3. […] Hace unos días uno de los gerifaltes de Unidad Nacional (del Partido Popular Cristiano realmente, ya que UN se ha disuelto de hecho) declaró: “Se necesita realizar reformas constitucionales para trabajar un modelo político fundamental en el país y esto pasa por la bicameralidad, eliminar el voto preferencial y el voto obligatorio, son temas que se necesitan priorizar” (la negrita es mía). Es interesante el cariz reformador que tiene el PPC en el actual parlamento, y aunque pongo pegas a casi todas sus líneas de actuación, lo primero que uno piensa es “en algo están al menos”, pero luego recuerdo la realidad: Unidad Nacional votó en contra de la reforma constitucional para eliminar la obligación del voto. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.