4 Comments

  1. He visto los puntos de la Ley y escribi hace algunos meses un ensayo sobre el proceso de reconciliacion en España (no en el blog, sino para ser publicado, espero que para el proximo año). La impresión que me queda es que un debate que se silenció por 30 años recién comienza.
    La pregunta que te haré es la siguiente: ¿qué posibilidades reales hay de anular los juicios y encauzar personas por estos temas?

  2. Saludos

    Interesante tema para un ensayo ;)

    En España nunca habrá un proceso de reconciliación, porque para la mitad del país este se dió con las amnistías de la transición y siguen dificultando, por ejemplo, la exhumación de cadáveres… Y el PP sigue diciendo que esto es «reabrir heridas» cuando nunca se cerraron. Y los libros de César Vidal o de Pío Moa, por poner dos ejemplos de pseudohistoriadores que sí crean opinión pública, cada vez son más defensores del franquismo. Demasiado negacionismo. Y con esto quiero decir que, mientras parte de la sociedad quiere llevar adelante ese debate, otra parte se niega por completo a escucharlo, e incluso, se retrocede en ciertas posturas.

    Sobre la «nulidad». Pues creo que pasaría como en Argentina, realmente el parlamento no puede declarar «nulo» los tribunales y sus procesos, ni tampoco puede «anular» las leyes (puede derogarlas, cosa que ya se hizo hace mucho con la mayoría, y otras las derogará la actual ley de la Memoria), lo que sí podría es crear una legislación que permitiera la revisión de los juicios políticos. Ya han llegado al Supremo casos en que se pedía la revisión de sentencias de muerte y han sido rechazadas en base a legalismos (la legislación no está preparada para esas revisiones)…

    Una vez dicho esto… ¿Qué posibilidad hay de encausar a los responsables políticos/jurídicos? Ninguna. Ahí sí que chocaremos de plano con todo el poder real en España. Es imposible pensar en Fraga siendo encausado (por poner un ejemplo de un reconocido político), o ver a alguno de los actuales miembros del Tribunal Constitucional declarando (responsables muchos jueces de dictar sentencias condenatorias sin ningún tipo de pruebas). O más aún, ver al Rey (quien juró -y nunca renegó- los Principios Fundamentales del Movimiento Nacional) siendo responsabilizado de las últimas ejecuciones políticas en España. Totalmente imposible.

    Esto me recuerda a una duda que una profesora de Historia, en un curso del doctorado, planteó: ¿Cuántos jueces y magistrados actualmente en ejercicio fueron parte del Tribunal del Orden Público (aquél que encerraba por delitos políticos)?

    Hasta Luego ;)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.