Va de Bitácoras

Realmente no sé que pasa con las Bitácoras, de hecho, es una gran herramienta, pero no es para tanto. Tiene un punto muy importante a su favor, la comodidad en la publicación y la posibilidad, si así lo desea el autor, de incluir la opción mandar comentarios por parte de los lectores (que pueden aparecer al momento o estar moderados). Aunque ninguna de las dos son exclusivas de las Bitácoras, ni mucho menos. Pero nos autoconvencemos que sí lo son.
Nos olvidamos que son una herramienta al servicio de quien escribe, no son un instrumento de democratización, ni de poder del bitacorero, ni nada por el estilo, ni su uso implica la necesidad de querer un cambio (el que sea), ni siquiera implica objetivo alguno. También parece que los bitacoreros deben ser informadores, comportarse como periodistas, y tener un alma de quinto poder… sin negar el poderío de las masas (y todos los que escribimos bitácoras hacemos una gran masa) y la facilidad que tenemos para seguir a quienes nos hablan de igual a igual, aunque digan lo mismo que “la gente de toda la vida”. Pero, una vez más, las formas son importantes.

Se refuerza mucho la idea del “Diálogo” en Internet desde y gracias a las Bitácoras. ¿Ein? No, por favor ¿Y los Foros qué? No sé si es porque llevo tantos años frecuentando foros como los que conozco Internet, o porque tengo una percepción arcaica de las herramientas, pero lo mejor para comunicarse y entablar diálogos es una plataforma que permita a cualquier usuario-lector crear el tema que crea por conveniente y que en el mismo se debata todo lo posible, esto las bitácoras no lo ofrecen, el diálogo se produce sólo en los temas que el Bitacorero desee, y sólo bajo sus premisas (esto es, el bitacorero es quien crea un Artículo, y los lectores lo comentan, ya sea algo del mismo artículo, o cuestiones tangenciales, muchas veces se crean minidebates -a veces no tan minis-, pero siempre se quedan en eso, en pequeñas conversas gracias al poder de un artículo que sólo puede emanar de una fuente), lo que sí generan las bitácoras es una retroalimentación entre las existentes, en que unas cuentan las batallitas de otras, generando un espacio interbitácoras de diálogo, pero esto mismo puede surgir en un sólo Hilo dentro de un foro, donde, además, todos los usuarios tienen los mismos “poderes” (o muy similares al menos) en cuento al poder abrir los temas que quieran, así pues, el espacio real de debate en Internet lo encuentro más en Foros, Chats (esto es demasiado efímero, pero hay que contarlo), listas de Distribución (lo malo es que se queda fundamentalmente entre los partícipes de la lista).

Interesante, mientras escribía estas líneas me encuentro con un minidebate en la lista de distribución del Directorio Blogs Perú, a raíz del comentario de un usuario que se ¿indignaba? (o al menos, extrañaba) de la poca cobertura de ciertos hechos en la actualidad peruana, y que, al menos en principio, para él era necesario que en las bitácoras esas cuestiones tengan un claro reflejo, otros bitacoreros respondieron diciendo qué eran sus bitácoras, que no todos hablarían de lo mismo, y que más aún, muchas veces esas cuestiones quedaban fuera de lo que pensaban tratar, por principio. Y tienen toda la razón del mundo, es como quejarse que no todas las páginas de Internet peruana pusieran una noticia (o comentario) sobre esos hechos, no tiene sentido.

¿Qué las bitácoras tienen que ser un reflejo de la realidad? Uf, mucho que decir, además, habríamos que definir que realidad, ya que las bitácoras personales (que tratan sobre la vida de quien las escribe) son diarios públicos en todo el rigor de la palabra, está claro que tratan una realidad. Al igual que las bitácoras que se dedican a un área en concreto de la realidad, presente, pasada o futura, o a la cultura, educación, o lo que sea, sigue siendo la realidad ¿o no? Y aunque no respondan a nada (ni por nada), eso no quita ni les da nada.

Para acabar, porque esto comienza a ser redundante (debo dejar de escribir estos artículos en más de un día, si no lo completo de un tirón no salen muy bien que digamos, me olvido de lo que quiero poner :-(… ), creo que leyendo las definiciones que se dan en la Wikipedia o en Blogger (por poner dos ejemplos, uno redactado por los propios usuarios de esa enciclopedia libre, y otro por uno de los portales que ofrecen servicio de bitácoras más usados), verán que quienes tienen una visión obsesiva con un determinado uso de esta formar de publicar no hacen más que cerrar las puertas al resto de usos, lo cual va en contra de sus (buenos –casi siempre-) deseos para con el mundo de Internet.

No confundamos las cosas, el para qué sirven o qué son, con los objetivos que cada cual tenga empleando esa misma forma de publicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.