Andalucía: Proyecto de Ley sobre «muerte digna»

Aunque no soy amigo de la expresión, y ni siquiera así se llama el proyecto, es como se está conociendo esta iniciativa legislativa de la Junta de Andalucía, cuyo nombre completo es: «Proyecto de Ley de Derechos y Garantías de la Dignidad de la Persona en el Proceso de la Muerte«. Acortado por la Junta como «Ley de Dignidad ante el Proceso de la Muerte«, aunque, como digo, la prensa habla de «muerte digna», un par de ejemplos y así pongo enlaces a noticias: «Andalucía aprueba el proyecto de ley de muerte digna», «La ley de «muerte digna» excluye el derecho a objeción de conciencia médica» y «El PP se resiste a apoyar la Ley de Muerte Digna». Como borrego que soy me sumo al nombre en el titular.

Siga leyendo…

No le interesan tus derechos

El PSOE no realiza el anunciado «giro a la izquierda», hasta mantiene su opinión sobre la directiva de retorno de inmigrantes (que de progresista tiene más bien poco), pero sí da un cierto paso en cuanto a las libertades civiles y políticas con respecto a ciertos temas y colectivos: Voto en las elecciones municipales para los inmigrantes regularizados, regulación del llamado «testamento vital» y legislación sobre los cuidados paliativos.

Siga leyendo…

Fernando Sebastián Aguilar, Jesús y la eutanasia

Fernando Sebastián Aguilar, arzobispo emérito de Pamplona (tristemente famoso por recomendar el voto a la extrema derecha hace un año), ha defendido el no a la eutanasia desde una perspectiva católica, cuestión que respeto profundamente, pero lo ha hecho tal vez con el peor de los ejemplos posibles, ha declarado que la muerte de Jesús fue «absolutamente digna» y «no tuvo cuidados paliativos» (en su época ni siquiera existían, como muchas otras cosas, nunca fue vacunado, y seguro que el Arzobispo sí). Por cierto, hay una gran diferencia entre «cuidados paliativos» y eutanasia, pero total, alguien que ve como demócratas a los falangistas… ¿Qué se puede esperar?

Siga leyendo…

Eutanasia, solución final


publicado originalmente en De Igual a Igual

La eutanasia es, básicamente, que una persona, por acción u omisión, acabe con la vida (o acelere su final) de un enfermo que está en las últimas para evitar su sufrimiento. Visto así, me resulta imposible posicionarme en contra de la eutanasia como concepto. La eutanasia, como saben, puede ser pasiva o activa. La pasiva no trae demasiados problemas y es comúnmente aceptada, es la activa la que trae, verdaderamente, problemas. Hasta ahora, casi todos los casos populares o que se estudian en la carrera responden a supuestos en que el paciente no puede, por su propia mano, suicidarse, así pues, el problema está en qué condiciones se deben dar para no considerar la actividad de matar como penalmente punible atendiendo a las circunstancias personales de quien desea morir y no puede, por sí mismo, acabar con su vida.

Siga leyendo…