Técnicas empresariales para incumplir la legislación laboral

«Esta novación contractual es de mutuo acuerdo»

Usted, señor empresario, quiere cambiar la jornada laboral a sus trabajadores, o tal vez el salario, o tal vez… bueno, cualquier cosa importante. ¿Para qué seguir los engorrosos trámites del artículo 41 del Estatuto de los trabajadores (ET) si puede obligar a firmar cualquier cosa al empleado? Dele un «nuevo contrato»: incluya todos los cambios en un texto que solo pone las antiguas condiciones y las nuevas, sin justificar por qué realiza dicha modificación -como manda el art. 41 ET- y agregue la coletilla «por mutuo acuerdo», así hasta parece que es a instancias del trabajador. «Su señoría, fue él quien me pidió la reducción de retribución, que le cambiara la jornada continua por turnos y que le bajara a la mitad las horas de trabajo», podrá decir en un hipotético juicio. Que él demuestre que se le impuso el cambio. Esto del «mutuo acuerdo» le sirve tanto en relación a un trabajador como a todos, con lo que podrá realizar grandes modificaciones colectivas saltándose todo el horrible procedimiento de consultas, con sus plazos y demás.

Siga leyendo…

De empresarios y empresas

Se suele decir que Europa (la continental) en general, y España en particular, son malos sitios para «emprender» (iniciar una empresa) por la cantidad de costes, la excesiva burocracia y demás, a diferencia, fundamentalmente, del mundo anglosajón (donde es realmente sencillo, según el Estado o la región del país, montar una sociedad de capital sin capital, por Internet, en unos pocos minutos). Ernesto (Física 3 y Consultor Internet) me pasa un interesante artículo del empresario multinacional Martín Varsavsky (posiblemente doblemente valioso habida cuenta que lo ha intentado en varios países): «Creación de Empresas: lo que debemos cambiar en Europa«. La verdad es que de partida, en el plano jurídico, comete muchos errores de apreciación y habría que matizar ciertos puntos, por otro, es interesante ver los pros y contras que percibe en la cultura empresarial de la vieja Europa al lado de Estados Unidos.

Siga leyendo…