JdM: minirreseña de «Alien 51: el ascensor»

Logotipo programa de radio de Juegos de Mesa
Juego de mesa Alien 51 - carátula

Como minirreseña de hoy toca «Alien 51: el ascensor», juego diseñado por Lorena Gestido y Javier Martínez (la pareja que está detrás de Sulker), con ilustraciones de la propia Gestido. Editado originalmente tras una campaña de financiación colectiva por Venatus en 2019.

Alien 51 es la empresa de integración laboral de alienígenas más importante de toda la galaxia, donde trabajamos. Eso sí, hay un problema, el ascensorista hace un poco lo que le da la gana con los botoncitos. La misión, dependiendo del modo de juego, será llevar a las alienígenas a sus puestos de trabajo antes que el resto o salir antes de que nos pille el jefe.

Un juego que se presenta con dos modos de juego (competitivo y cooperativo), con distintos niveles de dificultad, siendo, en cualquier caso, una suerte de carrera por conseguir el objetivo. Vamos al lío:

Características principales

  • Tipo de juego: familiar.
  • Mecánicas principales: tirar dado, toma eso, gestión de mano y movimiento.
  • Jugadoras: 1 a 4.
  • Duración: 15 minutos.
  • Nivel de azar: elevado.
  • Dependencia del idioma: nula (pero…).
  • Componentes: 41 cartas (33 de acción, 4 de ayuda y 4 de personaje), 8 fichas de cartón, 12 fichas de madera, 5 losetas, 15 peones alienígenas, 1 dado, reglamento y otras cosillas (pegatinas, un certificado, una hoja de seguimiento y un par de cosas en la edición de la campaña de financiación colectiva).
  • Edad recomendada: 10 años o más.
  • Sobre el tema: es un juego con tema pegado pero que, al hacerlo, le han dado un toque muy particular que le sienta bien, sientes la carrera o por salir o por entrar en la oficina.
  • Nota sobre los materiales: las cartas están bien y poco más, las fichas personalizadas de los alienígenas son geniales y el cartón es adecuado. El material cumple.
Juego de mesa Alien 51 - contenido
Contenido de la caja.

Breve explicación

Solo voy a contar el modo competitivo ordinario (de 2 a 4 personas), tengo la impresión en que fue el modo original del juego, entre otras cosas, porque es el que se explica primero en el manual.

El objetivo del juego será colocar a tus tres alienígenas en sus puestos de trabajo antes que el resto, la partida finaliza cuando alguien logra dicho objetivo.

La preparación del juego es un pelín tediosa para el tipo de juego que es, aunque, una vez preparada una partida, prácticamente se pueden echar varias sin rehacer nada, y esto se agradece mucho. Lo primero, armamos el «tablero» con las losetas de edificio y colocamos la loseta de ascensor en la planta baja, donde ponemos todas las alienígenas de las jugadoras (3 por color) y los 3 jefes. Acto seguido, colocamos las fichas de planta objetivo al lado de las plantas, esto se hace según el número de jugadoras con una tablita que viene en el manual. Barajamos todas las cartas de acción y se reparte una por cabeza, dejando el resto como mazo de robo.

Juego de mesa Alien 51 - para comenzar
En sus marcas, listas, ¡ya!

Sobre el desarrollo de la partida: el turno de la jugadora activa es bastante sencillo, lo primero que hace es tirar el dado y mover el ascensor a la planta con el número en el dado (esto es, si sale un 3, hay que mover el ascensor a la planta tercera), lo segundo es desplazar una alienígena (hacia o desde el ascensor, de su color o cualquier otro, contando jefes), luego puede, si quiere, usar (y ejecutar) una carta de acción aplicando su efecto y, por último, roba una carta (si ya tiene 3 en la mano, antes de robar se ha de descartar de una de sus cartas).

La chicha del juego está en los movimientos y en las cartas. Para el movimiento hay un par de normas: siempre ha de realizarse (aunque perjudique a la jugadora activa) y nunca puede haber dos jefes en la misma planta (sí en el ascensor, claro).

Aunque he dicho que las cartas se aplican en el tercer paso, esta es la norma general; existen unas cartas con un rayito que se aplican cuando la carta pueda tener efecto, incluso se pueden jugar en el turno de otra persona. Lo curioso es que cuando usas una carta en el turno de otra persona, robas inmediatamente otra.

Juego de mesa Alien 51 - cartas
Tipos de cartas.

Estas cartas de acción (12 tipos en total) son bastante variadas, desde mover el ascensor a plantas donde no se llega con el dado, subir o bajar plantas, impedir movimientos del ascensor o variar en uno el mismo… de todo un poco. Las más graciosas son las que tienen que ver con los jefes.

La partida finaliza en el momento que una persona consiga colocar sus tres alienígenas trabajadoras en las tres plantas objetivo. En ese momento, vence. No dice nada de qué pasa en caso de empate (sí, se puede dar; nos ha pasado, hemos dado la victoria a la jugadora activa aunque provocara el empate).

El modo cooperativo (que se puede jugar en solitario) tiene reglas algo distintas, cambiando el uso de una de las cartas y el objetivo es que todas las fichitas alienígenas se marchen por la planta baja antes de que el jefe se vaya.

Juego de mesa Alien 51 - despliegue
Despliegue para 4 personas.

Una opinión

Es un juego que, cuando te explican la mecánica, te quedas con cara de «¿ya?». No voy a decir que tenga una gran estrategia ni nada que vaya en contra de la naturaleza del título, pero sí que, en realidad, esas mecánicas son más que suficientes para generar un juego divertido, de esos de tensión, risa y mucha mala leche.

El arte de Gestido le da un aspecto desenfadado y realmente precioso, con un toque de humor y muchos detallitos más o menos frikis o, incluso, internos del mundillo de los juegos de mesa (como los cuadros de la planta cuarta). Reflejando, encima, el ambiente del típico edificio corporativo y burocrático. Todo bien por ese lado.

He probado el juego en competitivo, en cooperativo y solitario; dentro del competitivo, sobre todo lo hemos jugado en el modo ordinario, para enseñarlo uso el de iniciación y a duras penas he tocado el avanzado (no le pillo la gracia del todo). Tanto el cooperativo como el competitivo dan lo que prometen y creo que dependerá más de las preferencias del grupo para decantarse por un modo antes que por el otro sobre el tipo de juegos que pensar si este funciona o no en tal tipo (pues lo hace en los dos).

Lo he jugado muchas veces a todo número de personas, creo que es un juego que escala perfectamente de 2 a 4 (en el competitivo) aunque, por el tipo de interacción, creo que mientras más gente, mejor.

¿Qué interacción hay? Bueno, por un lado, se pueden mover alienígenas ajenos, así que mientras más fichas, más posibilidades de aprovechar un turno para fastidiar a alguien; por otro lado, con más gente en la mesa hay más cartas en mano en total y eso hace que haya más efectos que se pueden jugar en el turno ajeno disponibles. Y es que es un juego con un fuerte componente de «toma eso».

En el fondo, se tira el dado, risas por el resultado, se mueve alguna pieza, indignaciones, más risas, acusaciones, mucho de «comer la oreja» (mueve tal o tal y todo eso) y se fastidia con cartas y vuelta a lo mismo hasta que se consigue el objetivo, todo eso en poco tiempo (lo de los 15 minutos lo veo real, muy pocas veces se nos ha alargado la partida, pero es algo que depende más del azar que otra cosa).

Juego de mesa Alien 51 - ejemplo
Ejemplo de partida (muy quemada la imagen, lo siento).

Es un juego fundamentalmente táctico (acomodarte en tu turno a lo que ha ido pasando y a lo que te salga en el dado) con una fuerte presencia del azar (porque no solo es el dado moviendo la planta, son también las cartas que te van tocando a ti y tus rivales). Ese doble azar, como digo, genera situaciones en que si los hados no están de tu lado ya te puedes dar por fastidiada y verás cómo la victoria se escapa. Esto en un juego largo podría fastidiar mucho, pero en uno corto que sabes a lo que vienes (sabes que ese azar está muy presente), pues le da gracia al título.

Cuando hablé de las características principales, mencioné que es nulo en dependencia del idioma y dejé un «pero», ahora lo voy a explicar: es un juego con iconografía variada en unas pocas cartas, siendo algunas muy claras (aunque luego hay que precisar cosas) y otras un poco menos. Te las tienes que aprender o andar revisando constantemente en la carta de referencia rápida. Esa carta no está mal, pero ante la duda hay que ir al manual para la explicación larga del efecto. Y acá está el problema, esas referencias textuales podrían venir perfectamente en la propia carta y sería un juego mucho más cómodo. Entiendo que hay una idea de internacionalización y de hacer los componentes «independientes del idioma» pero esto tiene un precio: las primeras experiencias con el juego son de estar mirando todo el tiempo la carta de referencia y de andar preguntando qué significa tal cosa (además, la carta de referencia solo es completa para el modo competitivo).

Dentro de los distintos grupos con los que lo he probado, hasta el momento donde mejor me funcionó fue en la oficina; es un juego que da lo justo para pasar un buen rato en el descanso del café y que permita, bueno, bromas de oficina. Sí es habitual que de este, una vez puesto en mesa, juguemos al menos un par de partidas consecutivas (menos en la oficina, claro, que el tiempo da para lo que da).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.