Izquierdistas del humalismo dejan Gana Perú

Verónika Mendoza (militante del PNP, electa por Cusco), Javier Diez Canseco (militante del PS, electo por Lima y extranjero) y Rosa Mavila (también electa por Lima y extranjero) dejan el grupo de Gana Perú en el Congreso (PDF de la carta de los dos últimos enviada al presidente del Perú y líder del PNP para comunicar su baja). Daniel Abugattás ya salió, tan rápido como siempre, a minimizar estas bajas realizadas en el ala izquierda del «humalismo», asegurando que es una «formalización» del desacuerdo ya existente entre esos congresistas y la bancada, a la par que intenta tirar porquería sobre los renunciantes dejando caer que es un acto de «transfuguismo» (quién es más tránsfuga, ¿quien se sale del grupo o el grupo que se sale de lo prometido?). Esto es algo que se veía venir, más tarde o más temprano, pero tenía que pasar. El propio acuerdo que permitió «ganarse el centro» a Humala en las elecciones generales (en la segunda vuelta), la dichosa Hoja de Ruta, y, sobre todo, desde el nombramiento de Valdés y ya el viraje pleno del gobierno a la derecha.

Cuando «adopté» a Diez Canseco comenté:

«Javier Diez Canseco criticó a los ministros nombrados por Humala, a la par que le exhorta, cada vez que puede, a cumplir con el programa por el que se presentó, aunque tiende, para mi gusto, a ver demasiado positivo algunos gestos del electo presidente, como es el propio juramento del mismo «por el espíritu de la constitución del 79″, pero espero fervientemente que sea un congresista que haga bien su trabajo en el parlamento, que pelee por ese cambio económico y social que los peruanos necesitamos, y que lo haga incluso si tiene que enfrentarse con su bancada. Que demuestre, en otras palabras, su compromiso por encima de las alianzas que le han devuelto a la política de primera línea y con salario.»

Al parecer sí, antes que la «lealtad al presidente» está la «lealtad a los votantes», antes que permanecer como voz discordante dentro del grupo, la incomodidad de tener que ser escudero de decisiones que no comparte le llevan, junto con otros compañeros, a mantener su compromiso con el plan de la «gran transformación» y abandonar, así, el grupo de Gana Perú.

En palabras del propio Diez Canseco (columna en La República de ayer, que les recomiendo leer entera):

«Hoy el escenario combina varios factores, desde la impericia del liderazgo político hasta la decisión de abandonar su base social y electoral fundamental para someterse al continuismo de políticas económicas y sociales que ofreció cambiar. Desde el ensimismamiento en su propio entorno hasta la seducción de quienes representan los intereses de los grupos de poder e imponen sus políticas. Desde el olvido de los compromisos por la Gran Transformación y las expectativas de cambio generadas en la población que lo votó abrumadoramente como Cusco, hasta la creciente demanda y movilización social que comienza a desbordar la inoperancia estatal. En realidad es un escenario de fractura de la cabeza con sus bases, de las esperanzas con quien debía encarnarlas. Un momento de frustración: expectativas y compromisos que se vuelven a esfumar mientras muertos, heridos, detenidos y estados de emergencia evidencian que no se logra abrir paso al diálogo y al reconocimiento de auténtica ciudadanía de millones de peruanos de a pie que reclaman.
(…)
No es posible ser cómplice ni compartir este manejo que genera gran malestar entre sus votantes y descompone los bloques que lo llevaron a la victoria, mientras apristas, fujimoristas y ppkausas pugnan por subirse al carro. Es hora de afirmar el compromiso con los peruanos y peruanas que anhelan hacer del Perú un país para todos.»

Los aliados de la izquierda del humalismo se van, porque no tienen espacio y se sienten traicionados, protestan contra quien hasta hace poco apoyaron como la solución de nuestros males, señalando con tino los graves problemas que tiene el proyecto del presidente y sus aliados. Pero estos aliados deberían haber visto desde el saque que era un matrimonio abocado al fracaso cuando el líder del proyecto insiste una y otra vez en que no hay izquierdas y derechas. Juntarse con un «carismático líder» con posibilidades de ser presidente y pensar que iba a ser capaz de realizar un proyecto menguado desde el saque no podía constituir la mejor estrategia, salvo que la misma se limitara a volver al Congreso (hay que reconocerlo, las izquierdas socialistas y comunistas en nuestro país tienen escasos números cuando se cuentan los votos, y esto bien lo sabe el propio Diez Canseco).

Tal vez la cuestión no está tanto en que Humala esté defraudando (previsible en mayor o menor medida, muchas expectativas se crearon), o que su alianza en la llamada «Hoja de Ruta» aguara buena parte del plan de gobierno original molestara a las izquierdas (se vio desde el primer momento y se podía asumir, las izquierdas no somos muchos y en un gobierno de apoyo parlamentario amplio quedan más diluidas), sino en la propia reacción del gobierno en determinados temas especialmente sensibles (las reacciones ante la protesta social, ante el tema minero, y los nulos cambios en temas económicos), en otras palabras, el encontrar en Humala todo lo que se luchó contra García, Toledo, Paniagua y Fujimori, esos mismos tics autoritarios, esos mismos gestos de «piloto automático» en lo económico, ese rechazo de raíz a todo debate, crítica y negociación, ese acercamiento tan rápido y descarado a los grupos de poder contra los que se levantó un 23,27% de los ciudadanos en primera vuelta. No es que se avance lento, es que el gobierno retrocede disparando. Así el gobierno de Humala pasa de decepcionante a traidor.

Me alegra mucho ver que el ala izquierda del humalismo deja el grupo ayayero de Gana Perú, me gustaría ver a más congresistas comprometidos con su plan de gobierno siendo mucho más críticos con el ejecutivo. ¿Dónde sino queda el «apoyo crítico» del que tanto se habló? Valientes son Mavila, Mendoza y Diez Canseco, espero que sean los primeros de muchos.

Actualizo: Un repaso de las renuncias y las reacciones en Desde el Tercer Piso por José Alejandro Godoy.

2 comentarios en «Izquierdistas del humalismo dejan Gana Perú»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.