¿El hambre con las ganas de comer?

Si en su día un irreconocible UPP se juntó con Ollanta Humala y aceptó en su seno a personas provinientes de otro partido (el PNP, que no consiguió la inscripción), hoy la alianza «contranatura» (parcialmente) sería la del PPC (sin la carga de UN) y el PNP juntos en las locales. ¿Qué hace un partido apoyado por izquierdistas conocidos juntándose con el partido conservador por antonomasia de nuestro país?

Sencillo, el PNP está «construyendo» un «frente» contra «la corrupción» con formaciones de centro hacia la derecha fundamentalmente (con partidos como Somos Perú, Alianza para el Progreso, Acción Popular, y otros), todo sea por atrapar votos de acá y allá y conquistar la preciada alcaldía de Lima.

No, olvídense, no es «contra la corrupción», no con esos partidos de por medio (sería curioso que PPC se junte con el PNP para luchar contra la corrupción siendo el cuestionado Castañeda Lossio, de SN, aliado de PPC a través de UN), no como un objetivo común.

No se puede construir un proyecto político teniendo como base «luchar contra la corrupción», cuando es de suyo que todo partido debe luchar contra la corrupción, toda autoridad pública es responsable y valedora del Estado de Derecho, así que «cumplir la ley» es un requisito necesario de su labor.

­Ya sé, nuestra política está llena de corruptos, esos partidos, que se presentan como «frente contra la corrupción» tienen al frente a alguien como Kouri, que de corrupción sabe demasiado (y la gente le sigue votando), y se presentan como los «anti-Kouri» (lo cual es hasta irónico teniendo dentro de la organización al PNP que tanto se queja de la política «anti-Ollanta»), pero no deja de ser una forma desestructurada de alcanzar el poder, de juntarse para un objetivo concreto (alcanzar una alcaldía) mediante una alianza electoral que no tiene ni pasado ni futuro, que todo sustento de la misma es sumatoria de reductos de votos concretos, y no más, sin proyecto detrás, sin articulación a largo plazo, desnaturalizando a los propios componentes (o retratándolos realmente, según cómo se vea).

¿Ideales? No gracias, acá no…

Un comentario en «¿El hambre con las ganas de comer?»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.