HHHH (υʹ) ευρώ

Sí pero no. Cumple pero a medias, mal, a rastras, algo raro. Estoy seguro que Rodríguez Zapatero planteó la medida como una devolución o cheque de 400 de un sólo tirón, al menos eso era lo que yo entendí de todos sus mensajes (medida, por cierto, totalmente innecesaria y criticable, poco progresista y compravotos de forma descarada, populista a más no poder). Pero al final, haciendo cuentas de lo caro y mal que sale la devolución como tal, máxime de un solo tirón, y han decidido realizar el pago electoral de los 400 euros de una forma un tanto más peculiar.

Al final se hará por partes, dentro de mi entorno muchos se quejan justamente de eso, querían usar los 400 euros de frente, en vacaciones, televisiones, y demás «iones» entretenidas, consumo puro y duro (contra lo que muchos economistas piensan, el español es más especulador que ahorrador, al menos ahora, y eso se ha visto en los últimos puentes, todos los sitios turísticos llenos, y eso que la desaceleración económica -alias crisis- es más que clara y todo mundo asegura sufrirla, pero antes muertos que sin vacaciones y televisión de plasma), pero no sé de qué tanto se quejan, en Julio cobrarán 200 euros más y luego las otras fracciones entre agosto y diciembre de este año (40 euros al mes).

La medida es sobre todo positiva para las clases medias y medias bajas, pero para las bajas o para los más desfavorecidos dentro del sistema laboral la cosa no es tan positiva ni mucho menos. Sin ir muy lejos, los desempleados sin prestación no recibirán nada, recordemos que la medida es para beneficiar a los «trabajadores» únicamente. Los pensionistas que reciben el mínimo (al no tener retenciones) tampoco se verán beneficiados de la «no retención» de los 400 euros, con lo cual, si no tienen otros ingresos sí sometidos a retenciones, verán cómo los que cobran más que ellos ganarán algo más por unos meses (hasta completar esos 400 euros). Tampoco se beneficiarán de esta medida los que cobran prestaciones de la Seguridad Social (o alternativas) por incapacidad permanente absoluta o la llamada gran invalidez. Los becarios (los que viven de las becas) tampoco se beneficiarán del «cheque de 400» (que, como sabemos, no es un cheque). Ojo, tampoco los desempleados que cobren la prestación de desempleo en un pago único (hasta unos 12 mil euros, creo que era) se verán beneficiados por el «regalo» del gobierno.

El gobierno rejura que con esta medida pretende que haya más dinero en los bolsillos de los españoles, y con esos 6 mil millones de euros extras que el estado no ingresará (porque es lo que pasa con esas retenciones no realizadas) se cree o pretende (además de comprar votos para las pasadas generales, que para eso ya sirvió) incentivar el consumo. No sé si cuarenta euros más por mes incentiven mucho ningún consumo (en todo caso, una cantidad grande recibida de un sólo tirón sí que lo hace), pero ya pagará al menos Internet (para quienes la reciban, se sobreentiende).

Es una de las medidas más regresivas del presente gobierno, contraria a cualquier intento progresivo en el sistema impositivo (calla que nadie lo lleve al constitucional o a los tribunales ordinarios), en tanto que se deja de retener la misma cantidad independientemente del salario o renta y al final, las rentas más bajas (esas en que el trabajador no llega a aportar 400 euros al año por su lado de retenciones) recibirán menos que las más altas (por ejemplo, la de Raúl, el del Real Madrid, que a lo largo del año recibirá esos 400 euros frente a esa renta muy baja en que no se produce esa gran retención).

Por otra parte, en la radio escuché que esta medida se haría otros años también y no sólo este, pero no encuentro información al respecto, en todo caso, supongo que lo supeditarán a la existencia de superávit (qué cacofónico), porque no retener 400 euros al año a 16.4 millones de personas puede notarse demasiado en las cuentas públicas.

Realmente hubiese preferido otras medidas fiscales, muchas otras, antes de este intento patético de «cobrar menos». Y ni que me digan que esto beneficia a los que menos tienen, ni de casualidad. También me vienen a la mente muchas viñetas publicadas en Público en que reflejaban cómo (en campaña) todos se dedicaban a decir cuanto dinero «darían» olvidándose indicar que ese dinero se usa o puede usar en obras sociales, educación, sanidad, y un larguísimo etcétera, que realmente sí beneficia al conjunto de la sociedad.

Puntos positivos: Por lo visto, unos 600 mil pensionistas se beneficiarán de la ampliación de los 400 euros (al comienzo era sólo para trabajadores, ahora para todos los que aportan) y no tendrán retenciones por IRPF durante este año (esto sólo aplicado a los pensionistas con retenciones, que no son todos, por ejemplo, no lo son los que cobran pensiones mínimas -injustificable por donde se mire-). Los autónomos (al comienzo se dijo de todo, es lo malo de estas medidas MAL anunciadas) también «se ganan» con la reducción, y en cada pago trimestral se ahorrarán unos 100 euros. Nada mal teniendo en cuenta las cuotas que pagan.

La autonomía fiscal se paga: Ya que los 400 euros no se darán como «cheque», sino que son una deducción a los pagos del IRPF, los vascos y navarros no gozarán de dicho beneficio por parte del Estado (a fin de cuentas, el Estado en dichas zonas no realiza las retenciones, lo hacen las haciendas forales), y tendrán que esperar a que sus gobiernos aprueben medidas similares, que, supongo, lo harán.

5 comentarios en «HHHH (υʹ) ευρώ»

  1. Salud

    Creo que es una medida sólo defendible desde el populismo, el resto de ideologías/filosofías solo pueden tener críticas :P

    Hasta luego y gracias por el comentario y enlace ;)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.