Cipriani contra el divorcio

«El cardenal Cipriani criticó la aprobación de la ley del divorcio rápido
El cardenal Juan Luis Cipriani sostuvo que no se puede permitir que «pequeños grupos» pretendan diseñar una sociedad «en la que se rompen matrimonios, se rompen familias y se matan niños» y demandó a cada uno de los católicos a asumir la responsabilidad que le corresponde en este tema.
(…)
«El matrimonio es indisoluble, la familia es la célula esencial sin la cual no hay sociedad, los hijos son de un valor infinito y no se les puede dejar por las calles», recalcó.» (El Comercio)

Lo curioso es que los católicos, normalmente, también se divorcian, con todo lo indisoluble de su vínculo, cuando una pareja no funciona, debe acabar. La Iglesia Católica, en contra de otras cristianas, sigue teniendo una postura hipócrita con respecto a la pareja, esto es, prefiere que los padres se separen pero no se divorcien, mantiene la anulación canónica, incluso por rato y no consumado, e insiste en mantener unidas las parejas aunque se tiren los trastos a la cabeza, bajo el falso argumento que eso es lo mejor para los niños (realmente considero que es peor que un niño viva en un entorno de hostilidad entre dos mayores que en uno con un sólo mayor).

La aprobación reciente de la ley mal llamada de divorcio rápido, que soluciona una serie de problemas económicos y de dilación del proceso de divorcio en contra de las dos personas que están terminando con su vínculo jurídico, a fin de cuentas, civil, ha creado una respuesta desmesurada por parte de los más conservadores de la Iglesia Católica del Perú, que además, son los que la dirigen. Es coherente, eso es innegable, pero no hace ningún favor a la adaptación de la Iglesia a la sociedad para, a su vez, pueda ayudar a mejorarla. La continua e injustificable insistencia en la relación 1 a 1 entre familia y matrimonio (sólo puede haber familia dentro del matrimonio) no sólo es una concepción caduca de la institución familiar, sino que es contraproducente en tanto que obligaría a muchos a mantener situaciones negativas tanto para su persona como para su entorno, por no decir que es una concepción discriminatoria con el resto de familias y formas de las mismas, y al final, por supuesto, para esos niños que deciden proteger.

El divorcio no destruye «a la familia», mucho menos afecta a otras familias. Lo ideal, lo idílico, es que una pareja que se quiere no deje de hacerlo, que puedan vivir un proyecto común y compartido sin problemas entre sí, o superándolos, y que así puedan mantener su relación (a fin de cuentas, la constituyeron para eso), y por ello instituciones como la del matrimonio se crean «sin fin», esto es, en principio, cuando dos personas se obligan en la institución-contrato del matrimonio es «para siempre», pero está claro que la realidad es todo menos idílica, y que el surrealismo sólo existe más allá de los sueños, así pues, las parejas se acaban, el amor, muchas veces, no es para siempre, y es donde entra el Derecho para resolver una situación que se da en la práctica, en esa realidad que la jerarquía de la Iglesia, de manos del Cardenal Cipriani, se niega a ver, personas que no quieren permanecer juntas (y que sería un castigo obligarles a ello), y el divorcio, cuanto menos, debiera ser tan sencillo como el matrimonio, esto no destruye a la familia, cuando dos personas acuden al divorcio, es que ya está «destruida» su familia, que ya no existe el proyecto común, que, simplemente, no hay familia (matrimonio como comunidad de vida de personas que se quieren) que defender.

Algo que es totalmente falso, y con lo que la Iglesia Institucional hace demagogia, es vincular el divorcio con la destrucción de la familia, no la destruyó la actual regulación del divorcio como tampoco lo hará la nueva, por no decir que puede ser una forma más simple (o simplificada) de evitar más problemas dentro de la familia (máxime teniendo en cuenta las garantías extras que se dan sobre las familias con hijos). Y por supuesto, que una familia (no necesariamente católica) decida no permanecer junta no obliga al resto de familias a divorciarse, esa postura es realmente estúpida por parte de los mandamases de la Iglesia, me parece encomiable y aplaudible que quieran mantener una forma de vida en pareja y todo eso, pero no pueden pretender (parafraseando al propio Cipriani) que un grupo diseñe la sociedad de todos, si ellos no quieren divorcio, que no se divorcien, pero no pueden pretender imponernos a todos una forma de sociedad arcaica y en que la gente pueda vivir dentro de familias en que los miembros se odian por el simple hecho que mucho tiempo atrás, cuando todo era distinto, asumieron un compromiso jurídico.

Al igual que la castidad y la decisión de permanecer célibes de monjas y curas no destruye a la familia ni es un peligro para la supervivencia de la especie, los divorcios, el aborto, y los matrimonios entre personas del mismo sexo tampoco destruyen nada, simplemente son distintas situaciones a las que hay que dar respuesta jurídica cuando sea necesario. Y en lógica jurídica, si existe el matrimonio debe existir el divorcio, y si una de las partes ya no quiere mantener una relación, nada ni nadie puede obligarle a mantenerla.

Otras notas relacionadas

4 comentarios en «Cipriani contra el divorcio»

  1. ningun puto comentario. que caido estas jamon.
    es porque tienes que invertir en publicidad, que estes en internet no quiere decir que solitos van a venir los lectores.
    enpieza volanteando en la plaza san martin, regalando sadwiches o algo, entonces la gente conocera tu calidad.
    haz como la morena, que llama a sus amigas para que lean su blog.
    saludos nada formales

  2. Que paso? tengo que venir yo para que te pongan comentarios..? jijiji
    Al grano: el aborto si hace un daño a la sociedad, pues asume que el que esta por nacer no tiene derechos, si la mujer no lo quiere… a dejarlo en adopcion.

    Sobre el divorcio, ahi ya no atentamos contra la vida (como si lo hacemos con el aborto) por lo cual como bien dices, la iglesia no tiene porque pretender defender que todos se ciñan bajo esa regla, ahora bien…. creo que ya te lo dije una vez, por que la iglesia no pide la indisolubilidad civil de los que se han casado por la iglesia? osea.. que si quieren esa regla para sus fieles… y solo para ellos, por mi ok, aunque no creo que lo pidan. Claro que esto se contradice un poco con mi tradicional postura de legalizacion de la poligamia y del regimen legal de la sharia….

    Ahora bien… que tanto «poder» tiene Cipriani comparandolo con tu amigo Rouco?

  3. Salud

    Últimamente sí :P, jejeje. Salvo los esporádicos que llegan a insultarme a temas como lo de los Comandos y tal, recibo pocos comentarios :P.

    Creo que es un error mezclar temas como los del aborto y el divorcio, son realmente cuestiones que se basan en argumentarios diametralmente distintos, pero gente como Cipriani aprovecha cualquier momento para mezclar todo… En fin, no insisto en eso.

    Sobre lo que dices de que la Iglesia pida la indisolubilidad de los matrimonios bajo su régimen, tendría sentido en España (donde el matrimonio canónico tiene valor), pero no en Perú (recuerda que quienes se casan por la iglesia tienen doble boda, la civil y la religiosa).

    Sobre lo último, es una buena pregunta, es muy posible que en España la CE (y el resto de la curia) tenga más poder que en Perú (sólo hay que ver los partidos que defienden su ideario), pero no sé por qué me da que Cipriani, en particular, en un hombre tal vez demasiado poderoso en nuestro país (o que fue demasiado… y ahora está intentando recuperar ese poder).

    Gracias por los comentarios (a ambos :P) y hasta luego ;)

  4. Q EL DIVORCIO PUEDE AFECTAR A LA FAMILIA
    Y Q EL CONYUGUE PUEDE SER AFECTADO DEL DIVORCIO

    Y QUE UN PUTO PAPEL NOO PUEDE ZEPARAR A NADIEN NI JUNTHAR A NADIIEN PUEDEN VIVIR EN UNION LIBRE ZI EN VERDAD ZE AMAN XQE3 DIO0Z LO0Z PUZO0 EN ZU VIDA…………………………………………….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.