Sobre el comunicado de los obispos: Se equivocan


Con la Iglesia hemos topado (Foto de archivo)

publicado originalmente en De Igual a Igual

Esto lo debí poner anteayer, o ayer… Pero no dejaba de sorprenderme con las declaraciones de unos y otros, y la poca memoria de una Iglesia más vieja que esa España sacralizada por la Conferencia. Según leo el texto de la Conferencia Episcopal Española que ha levantado tanto revuelo, me doy cuenta que no están pidiendo el voto para el Partido Popular, ya que incumple varios de los postulados básicos de ese mismo texto (aunque Esperanza Aguirre se encargue de producir una neolengua para tapar la realidad), así pues, imagino, los obispos están pensando, en realidad, como el arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela, Fernando Sebastián Aguilar, esto es: Votar a la extrema derecha.

El texto aprobado por la Conferencia Episcopal de España en esta época electoral es, cuanto menos, partidista y curioso, normalmente tenían «otro estilo», más comedido y dirigido al positivismo tradicional y las ganas por participar en las elecciones, junto con la búsqueda de la paz y el rechazo a ETA de forma clara y frontal. Esta vez se rechaza a ETA para tachar al gobierno, y se introduce una descripción del gobierno actual para indicar «por este no votes», quedando claro para muchos que el voto pedido es para el Partido Popular, que ha acompañado todas las iniciativas de manifestaciones y declaraciones de la jerarquía de la Iglesia Católica española (que no la internacional, esto es, al Papa poco caso le hacen, recordemos nomás que se ciscaron en el «no a la guerra» del anterior pontífice -en referencia a Iraq- y que van en contra del aplauso de la negociación con ETA dada por el actual monarca del vaticano).

En fin, vayamos punto por punto de los que acá resultan interesantes:

Matrimonio y familia: De esto poco puedo decir, sigo pensando que las organizaciones más conservadoras se equivocan al considerar un ataque a la familia el reconocimiento jurídico de las familias ya existentes en la sociedad (eso es lo que hace la ley del matrimonio entre personas del mismo sexo), obviamente a la «familia tradicional» no se le toca ni ataca, no se prohíbe el matrimonio entre personas del mismo sexo ni se impide la reproducción natural entre la gente, así que es un punto que no entiendo en la forma que se plantea (ataque a la familia), ya que conservar una idea nuclear y única de la familia sí que resulta un ataque. Recodemos que la CEE nunca criticó la diferenciación de hijos (de los nacidos fuera y dentro del matrimonio, contando a los nacidos fuera de una relación matrimonial), y eso sí que era un verdadero ataque a los derechos de los niños y a la familia, al impedir la correcta protección de la familia monoparental.

Recordemos en este punto que la última manifestación de los foros de la familia vinculados a la jerarquía católica se quejaron de la existencia del divorcio (y del divorcio rápido), que también consideran un ataque a la familia (me parece más negativo obligar a las personas a mantenerse jurídicamente unidas aunque se reconozca que se pueden fácticamente separar a la par que se prohíbe formar nuevas familias) y que el Partido Popular apoya (el divorcio, al punto que el gobierno del PP tenía más ministros divorciados y vueltos a casar que el del PSOE, ironías de la vida). En realidad, la legislación actual sigue impulsando a la familia fundada en el matrimonio (aunque se reconozca el divorcio, se amplía los beneficiarios por el matrimonio a las personas con el mismo sexo, por tanto, se impulsa los matrimonios como fórmula jurídica ideal para la vida en común), se le sigue reconociendo como algo específico y especial (y en ambas cosas difiero profundamente con el ordenamiento jurídico).

El aborto: No es nada nuevo y extraño que la Iglesia Católica se posiciones totalmente en contra del aborto, en tanto que consideran que la vida humana se inicia en la propia concepción, y por ello se debe respetar la misma, en este sentido también se posicionan en contra de la eutanasia, en tanto que siguen condenando cualquier forma de suicidio, sea asistido o individual (por suerte ya no piden la penalización del suicidio, como aún ocurre en otros países). Así pues, en este punto hay que recordar que la actual legislación sobre el aborto es apoyada por todos los grupos del Congreso, aunque haya algunos (como Izquierda Unida) que quieran ampliarlos, otros quieren mantener al pié de la letra la legislación actual (como el Partido Popular). Acá deberíamos pensar en qué partidos realmente son contrarios al aborto de forma clara y directa para que los Legionarios de Cristo y resto de seguidores más que conservadores de la Iglesia puedan votar a gusto.

Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos: Asignatura nueva en la que, por lo visto, cabe todo (sólo hay que ver los manuales, desde unos totalmente anticapitalistas -la mar de interesantes, por cierto- hasta otros que definen la homosexualidad como una enfermedad curable -siguiendo perfectamente la tesis que el PP presentó en las Cortes españolas hace un par de años-). Y es mentira que se dificulte el estudio de la religión católica en las escuelas públicas (sigue siendo una asignatura, optativa, eso sí), aunque sí es verdad que estudiar otras religiones es un verdadero calvario (y eso que debiera estar en igualdad de condiciones), de todas formas, «las otras religiones» no le interesan a la jerarquía eclesiástica.

La CEE se ha quejado hasta el hartazgo sobre la misma, no la concibe y pide libertad religiosa (no sé qué tiene que ver el tocino con la velocidad) a la par que «recomienda» que sea catecismo católico lo que se dé en todas las escuelas, consideran que esta asignatura es un ataque contra la libertad de los centros (no, los centros, al menos los pagados con dinero público, no tienen esas libertades) y los padres (tampoco veo por dónde, pero bueno), al derecho a decidir la educación moral de los hijos (mismo argumento que los musulmanes para impedir que sus hijas, pasada cierta edad, vayan a clase de gimnasia, o los más conservadores religiosos en Estados Unidos cuando impiden que sus críos estudien la teoría de la evolución). En realidad, la educación moral se imparte en casa, y la escuela, aunque dé ética y moralidad, es un complemento a la misma, ya sea para confrontar la información de casa o para complementarla.

Doble rasero: En este tema se manifiesta la concepción real de la «libertad religiosa» o «moral» que defiende la Iglesia. Desde el púlpito debieran pedir, si fueran consecuentes, que no se dé religión en las escuelas, que no sea evaluable en ningún caso (cuando el PP intentó que fuera evaluable, aplaudieron la medida), pero no lo hacen, lo que quieren es que se pague una educación católica con el dinero de todos, y eso es contrario a la aconfesionalidad del Estado. Es como cuando el Arzobispo de Pamplona pedía el voto para un partido que respetara la «libertad religiosa» y entre sus recomendaciones, todos partidos nacionalcatólicos, se apuntó a partidos contrarios a la libertad religiosa de cualquier culto «no-católico», esto es, no se incentiva la «libertad religiosa», sino la «imposición del catolicismo en el ámbito público». Así pues, cuando se quejan de lo injusto que es una sociedad sin «vida eterna» y «referencias religiosas», en realidad debieran aplaudirla, puesto que permiten realmente que las personas sean libres en cuanto a lo religioso, no se ven coartados por la existencia de una «religión oficial». Pero no quieren libertad religiosa, quieren catolicismo de Estado.

Negociación con ETA: El texto prohíbe votar con quien haya negociado con ETA. Esto planteó todo un debate sobre si eso fue lo que hizo el PP entre 1998 y 1999, que trajo todo tipo de curiosas declaraciones por parte de responsables políticos del Partido Popular, por un lado, Esperanz Aguirre declaró que el PP no negoció con ETA, sino que conversó transparentemente (¿Y eso qué significa?), y teniendo en cuenta que el PSOE no «concedió» nada a ETA (a diferencia del PP, que, entre otras cosas, acercó presos de ETA al país vasco como una medida de buena fe en la entonces llamada negociación -pero recuerden, nunca estuvimos en guerra con Euroasia, siempre con Estasia-, salvo que consideremos la no-persecución política durante unos años del PCTV o ANV como una concesión), tendríamos que la situación es «al revés».

Lo mejor es que el mismo día en que la Conferencia sacó el comunicado para las elecciones, los opositores a la postura eclesiástica tiraron de hemeroteca para encontrar algunos detalles interesantes: «en 1998, el Gobierno de José María Aznar accedió a la petición de ETA de sentarse a negociar. en esas conversaciones ejerció como intermediario y luego como árbitro o notario el entonces obispo de Zamora y hoy de Guipúzcoa, Juan María Uriarte», además «Uriarte intercedió también ante el Gobieno en 2007 para que Ignacio de Juana saliera de la cárcel y acabara su huelga de hambre. En 2002, una pastoral de los obispos vascos que hablaba de diálogo y criticaba la ley de Partidos provocó un duro enfrentamiento con el Gobierno de Aznar» (Edición en papel de Público del Viernes 1 de febrero, PDF acá). Sin olvidar los innumerables conflictos en que la Iglesia ha fomentado el diálogo para superar la toma de armas y la postura constante a favor del diálogo.

El portavoz de la Conferencia Episcopal, Martínez Camino, tuvo que salir, rápidamente ante el dedo acusador de «si ustedes antes eran el árbitro de los encuentros con terroristas» a decir una verdadera sandez, afirmó que se puede hablar con los terroristas, pero no como interlocutores políticos (véase la viñeta de Vergara de cómo sería un encuentro entre Aznar y un etarra en el que se cumpla la premisa del portavoz de la CEE), lamentablemente (o lógicamente) si se entabla un diálogo con una banda terrorista se está reconociendo su parte (perversa si se quiere) en la política de un país, de otra forma, no hay negociación posible. Por supuesto, eso no significa en ningún caso aceptar la toma de armas por parte de la organización de turno, pero sí un diálogo de igual a igual para superar el conflicto existente. El portavoz crea una «nueva palabra», diálogo sin diálogo, hablar de política sin hablar de política.

Conclusiones:

Está claro que la Jerarquía de la Iglesia española ha retratado al gobierno del PSOE para decir «por ellos no votes» (extensivo a todos los socios del gobierno actual), pero no se debe entender como un llamamiento al voto para el Partido Popular (aunque fuera en el fondo su intención), entre otras cosas porque si se vota a dicho partido mayoritario no se cumpliría con las recomendaciones de la Comisión Permanente de la CEE, porque, como hemos visto, el PP está con el aborto (condicionado, pero aborto a fin de cuentas, la CEE se ha posicionado claramente contra la actual legislación sobre el fin anticipado del embarazo), está a favor del divorcio (con ex ministros que se han casado y divorciado más de una vez) y con la igualdad entre los hijos (hay que recordar que cuando la misma se consiguió en la constitución de 1978, la Iglesia puso el grito en el cielo al ser un ataque contra la familia) y, por supuesto, el PP negoció con ETA (aunque ahora le «llamen» de otra forma). Ahora, tal vez cuando Juan Antonio Martínez Camino hablaba de votar al «mal menor» se refería implícitamente al PP, que, aunque no cuadre con sus recomendaciones, SÍ está a favor de un estado católico, y con eso les basta y sobra sin dudas (como con Franco, igual igual).

En todo caso, me inclino a pensar que realmente la CEE apoya limpiamente el postulado electoral de Fernando Sebastián Aguilar, esto es, que se vote por Tercio Católico de Acción Política (extrema derecha que recuerda tiempos del imperio e inquisición como algo bueno), Comunión Tradicionalista Católica (partido carlista que produje guerras en España para impedir que gobernara una mujer, extrema derecha), Alternativa Española (extrema derecha incapaz de pasar un día sin apalear a quien no piense como ellos) y la Falange Española de las JONS (parte fundamental de el movimiento Nacional que se levantó contra la segunda República y trajo cuarenta años de dictadura del generalísimo Franco), la cabeza de la Iglesia sigue siendo la que impulsó y acompañó la dura dictadura española.

Lo que se puede rescatar de la nota de la CEE es su punto 10, léanla, es lo único realmente cristiano en todo el texto (lástima que sea «lo último» que indican).

3 comentarios en «Sobre el comunicado de los obispos: Se equivocan»

  1. Comento aquí para que veas que visito (cada vez más cada tanto) esta bitácora. Si que han meado fuera del tarro una vez más los curas. Pero muy de acuerdo con la lógica oficial de la Iglesia dirigida, no por SAN PEDRO, sino por Natzinger. Pena que esta Iglesia se haya quedado en el pasado, muy pasado. Tampoco es que van a tener para correr a Zapatero muy por derechas, pero hay que reconocer que entre la derecha más arcaica y reaccionaria y ZP me quedo con el último. Aunque tampoco debieran pronunciarse los curas como institución. Que la conciencia (o falta de ella) les haga actuar como a cualquier mortal de manera individual. Pero ya sabemos que actuan de manera corporativa. Está claro que si tuvieran que elegir entre PP y DN, pues llamarían a votar por los segundos… como la batalla es contra PSOE, pues (llaman) a votar por el PP sin que se note demasiado. A ver si San Pedro baja y se enoja. Mejor que no se entere.
    Saludos.

  2. Saludos

    Realmente no es «raro» que decidan «por otros», a fin de cuentas en eso se sustenta toda su organización :S.

    Hasta luego y gracias por el comentario ;)

    PD: Sé que lo hace ;)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.