«Vota por mí»

Interesante iniciativa la de la Web «Vota por mí«, que se presenta como un «experimento participativo abierto a los españoles residentes legalmente en España y a los ciudadanos españoles» en que se ofrece al inmigrante residente que realice un voto en favor al partido que decida a la espera que un español «adopte» ese voto. La cuestión es simple para ellos, los inmigrantes representan un 10% de la población española. ¿Si pudieran votar cómo afectaría eso a las elecciones?

Una razón más para ir a las urnas

Es interesante cómo orienta esta web el tema, aseguran que esta podría ser una razón más para ir a votar, exhorta a quienes tenían pensado no asistir a la cita electoral que den voz y voto al colectivo inmigrante, adoptando un voto previamente registrado por un residente legal sin este derecho por más razón que su falta de nacionalidad. Por supuesto, el compromiso de adoptar un voto no es vinculante, no se puede obligar a una persona a que vote a un partido determinado por ningún medio contractual ni, mucho menos, por una declaración unilateral, y así lo indica la propia página web.

Haz que tu voz suene

Para los inmigrantes el reclamo es más fuerte: la oportunidad de opinar, que no es poco. La mayoría de residentes legales lo están por largos periodos (si no para toda la vida), pero aún así, sufriendo a los políticos de igual a igual con los españoles, no tienen derecho a marcar el rumbo del país donde se dejan el sudor de su frente. ¿Es justo? Lo dudo mucho la verdad. Así que esta web, al menos, se vuelve como una oportunidad para dejar constancia de la opinión electoral.

Estadísticas

En el momento que escribo esto, hay unos 607 votos emitidos, frente a 464 adoptados. Lamentablemente el sistema no tiene forma de reconocer la realidad de los inmigrantes que emiten un voto, y se basan en la comprobación del NIF (fácilmente trucable) para aceptar la adopción del voto, así pues, hay un «ciudadano de la Antártida» entre los que han emitido voto por parte de inmigrantes. Aún reconociendo el mal uso que se puede dar con la herramienta, es considerable el voto latinoamericano (los primeros países de la lista son cuatro hispanos). El PSOE se lleva de calle al resto de partidos, en gran medida por los círculos en los que se debe mover esta página web, y, entre otras razones, por las declaraciones del PP con respecto a la inmigración (aún así, esos 157 votos «casi» duelen y todo). Donde más se han adoptado y emitido votos es en Madrid, como no podía ser de otra forma.

Es interesante, dentro de los arcos de edad declarados al adoptar o emitir votos que los españoles superan a sus pares participantes inmigrantes en los dos extremos, así pues, entre los 18 años y los 24 son casi el doble los españoles que piden adoptar que los inmigrantes que votan, lo mismo pasa entre los mayores de 65 años. Ambas cosas las explica fácilmente la lógica del uso de la red y de las edades de inmigrantes en España, no tienen mucho misterio, pero no deja de ser interesante.

En fin, para los españoles, una razón más para ir a votar. Por cierto, no sé si se presentan estas elecciones, pero tanto «Inmigrantes con Derechos de Igualdad y Obligaciones» (INDIO) como el «Partido de los ciudadanos diversos» (PCiD) piden el derecho al voto de los inmigrantes, no es una reivindicación nueva ni mucho menos, varios sindicatos (¡incluso UGT!) han pedido que se relacione el derecho al voto con la ciudadanía y esta con la residencia, y no tanto con la nacionalidad. SOS Racismo Madrid y SOS Racismo Cataluña mantienen campañas a favor del derecho al voto de los inmigrantes.

Publicado en De Igual a Igual.

4 comentarios en ««Vota por mí»»

  1. Respecto a esto tengo una idea que seguro no te gustara pero bueno…. casi nunca concordamos plenamente…

    Considero que debe separarse un poco el concepto de derechos como vecino y habitante del de ciudadano, ya que en el ultimo se incluye (via la nacionalidad) una adherencia y vinculacion mas o menos fuerte con los objetivos y la idea de que es lo que se quiere que sea y pase en el pais de acogida, lo cual incluye el temas tan importantes como Defensa y Politica Exterior.

    Por otro lado esta tu condicion de vecino, la realidad inmediata que te afecta en tu dia a dia, que te importa el como tu alcalde gestione sus fondos sociales, infraestructura… etc etc.. algo de lo que eres parte y es necesario que se cuente contigo pues eres sujeto directo de esa gestion. En este aspecto España da el derecho de manera limitada pero solo a los ciudadanos de la UE, lo cual es algo limitante la verdad….

    Sea donde quieras poner el limite (ya he expuesto mi teoria, en la que confieso no tenerlo claro para lo de las C.Aut) siempre habra controversia, no faltaria el exceso de pensar que un pais vecino quiera promover el poblamiento de ciertas zonas de un vecino y asi impulsar ciertas acciones ya sea en la politica nacional o local.

    En Peru se permitia aun candidatear a alcalde siendo extranjero (con la excepcion muy razonable de las zonas de frontera) dandose el caso que Angelo Rovegno postulo a la alcaldia de Lima, y se identificaba oficialmente con su carnet de extranjeria. En España el tema esta mucho mas complicado debido a la pertenencia a la UE por un lado y por otro el de que en algunas zonas la poblacion inmigrante crece de manera mas rapida que la local, lo cual se nota mas en poblaciones pequeñas que en las grandes.

    Podra ser parcial pero un camino de compromiso seria que salvo los territorios insulares y no europeos de España se permita el voto del inmigrante legal con un minimo de años residente (2 estaria bien) y otro limite (menor que el de 7 exigido para la nacionalidad) para que se permita candidatear como concejal.

    Lamento ser pragmatico, pero a veces hay que buscar un equilibrio entre la razon de estado y la busqueda de derechos, y en este caso la razon de estado no puede ser obviada.

    Por cierto…. de momento el unico que me ha mandado propaganda electoral a mi buzon ha sido el PP…. plop!!

  2. Saludos

    En realidad, está abierto, el derecho de voto en las locales, a todos los países en que haya reciprocidad en las votaciones, no solo a los países de la UE (por eso los noruegos pueden votar, cosas peculiares del 13.2 de la Constitución, está claro que España NO BUSCA tratados que dan derechos electorales a los españoles allende los mares y a la par otorgárselos a los inmigrantes acá, y nuestros países no se saben hacer valer esa reciprocidad -que es lo que indica el artículo mencionado, España debiera otorgarle derecho a voto a los peruanos bajo las mismas condiciones del artículo 7 de la Ley Nº 26864, los dos años de residencia legal que mencionas, pero no lo hacemos, no presionamos… a fin de cuentas, para el peruano el voto es una obligación más que un derecho ¡qué lo va a ir pidiendo fuera! :P-).

    Me pierdo. Entiendo tu punto, lo entiendo realmente bien, obviamente no lo comparto, las decisiones «nacionales» afectan más al inmigrante que las locales en muchas cuestiones -si los inmigrantes votaran, nuca se hubiera hecho la reforma de la LO 4/2000 mediante aquella horrorosa LO 8/2000, por suerte el TC metió tijera en lo más grave de esa legislación-, pero sí que entiendo la diferenciación que planteas (menos la de los territorios insulares, o incluso los fronterizos -salvo Ceuta y Melilla, los otros lo son con países de la UE o Andorra, que se siente más invadida que invasora :P-, en los insulares es donde más gobiernos locales hay con acento extranjero -las baleares con sus municipios totalmente alemanes lo demuestran-, así que «no hay problema» en las islas :P).

    Está claro que acá, más que el tema pragmático, choca el tema del concepto de Estado-Nación, que sé que sí defiendes y que yo lo doy más que por caduco, por inexistente (más aún, el único Estado que podría aceptar -como concepción construida- es el formado por el puro federalismo municipalista de gente como Pi i Margall*, bastante más cercano al pacto federativo proudhiano para la construcción de administraciones no autoritarias –noestados-).

    Pero sin irnos a esas lides, no creo que sea necesario ese «extra» que se supone «da» la nacionalidad, ya que si así fuera nadie podría votar de forma «automática» al cumplir los 18 (o 16 si alguien oye a IU, en todo caso a los españoles no se les exige ni residencia actual ni pasada, los que nunca han vivido o pisado España pueden votar, cosa que al partido que le perjudica esta situación siempre denuncia o plantea sus dudas sobre su conveniencia, pero cuando les favorece siempre la aplauden o defienden), tal vez el modelo de Starship Troopers de Heinlein, unos ciudadanos, y otros simplemente civiles (no sería la primera vez que triunfara un sistema así, básicamente la República Romana lo mantenía, con un cariz étnico cultural, pero era la idea), pero sé que no quieres decir eso :P.

    Un debate bonito nada abordado por los grandes partidos (qué poco les gusta debatir, es triste…), por cierto, en este sentido me gusta más la idea de «ciudadanía» o «vecindad» anglosajona (no tanto en «esto esto», sino en todo el tema de la elección de la ley aplicable en temas de Internacional Privado, ó la misma idea de vecindad civil en el derecho español para decidir la ley civil aplicable, importantísimo cuando nos metemos en terrenos con otros derechos civiles, y de máxima importancia -al menos hasta hace unos tres años, ahora no estoy muy seguro de cómo está la cosa, supongo que no ha cambiado- en Vizcaya).

    Hasta Luego y muchas gracias por el comentario ;)

    PD: Sobre el tema del repoblación con fines «concretos» (toma eufemismo), mucha propaganda nacionalista no-española (por llamarla de otra forma) lo utiliza ante el argumento «Franco invirtió más en el País Vasco o Cataluña que en Andalucía o Castilla», y ahí saltan «claro, porque querían que esto se llenara de charnegos» (curiosa palabra, viene del catalán que a su vez viene de una palabra castellana, de la castellana no conozco el total de su etimología)… En fin, grandes repoblaciones se han hecho con distintos objetivos, justamente lo que aún no era España vivió a la sombra de la repoblación para echar a los árabes y volver a llenar los campos durante siete siglos, y todo el tema de las cartas pueblas o los derechos forales vienen, justamente, de esa época en que se daban privilegios para favorecer la repoblación).

    *Fijo que te suena, y sino, de hecho vas a la WP (que para algo está), de todas formas te adelanto: presidente de la primera república (uno de los tantos) por UN MES (sí, un mes y siete días, casi un récord)… Un tipo de vida y obra interesante, al margen de su fracasadísimo gobierno (en que dimitió, entre tantas cosas, porque se le vinculaba al explosivo movimiento cantonal -idiológicamente sí que estaba cerca, eso es innegable, ya que pertenecía a esa corriente federalista dentro del partido republicano-, si a esto le sumas la guerra de los diez años y otra civil carlista, pues no duraban los presidentes ni para aprenderse su nombre)…

  3. Efectivamente, deducia que la razon por la que no estarias de acuerdo era por lo de la razon de estado.

    Entonces.. a efectos practicos el unico lugar donde habria sentido de restringir este posible derecho, seria Ceuta y Melilla….

    Con respecto a los tratados, pues en el caso concreto de Peru la Constitucion del 79 establecia explicitamente el derecho del extranjero a participar en los procesos ediles, dicha mencion ya no aparece en la del 93, pero buscando encontre reglamentacion al respecto,lo cual significa que España no tendria que hacer nada para que todos los expatriados de Telefonica pudieran votar en Lima….. Osea que igual que se hizo con los convenios referentes a pensiones se podria haber pedido ese derecho para los inmigrantes peruanos en España aduciendo que lo reciproco ya estaba vigente, como de costumbre…. a nuestra diplomacia le falta …..

  4. Saludos

    Sí, lo que dice es correcto en todo sentido (salvo considerar práctico limitar el voto en Ceuta o Melilla, pero eso ya lo hablamos :P).

    Nuestra diplomacia es tendente a patética en muchos casos, y no sabe hacer valer la reciprocidad internacional (no hasta que le da en toda la cara, y a la estela de lo conseguido por otros países latinoamericanos, casi siempre somos los cuartos o quintos en pedir lo ya conseguido por otros), en estos temas más que claves :). Estas cosas si no se piden no se conceden (me refiero a pedírselas al gobierno español, está claro que ellos «no se miran» las legislaciones de todo el mundo). Aunque la UE podría poner varios «peros», en las elecciones locales no hay traba constitucional (¡el único cambio en la Constitución española justo va en permitir el derecho en su doble sentido») ni «europea» real para que se nieguen a reconocer el derecho al voto de los peruanos en las locales de acá (entre otras cosas, porque la infraestructura para otorgar este derecho ya existe, o sea, supone un costo cero para la administración española).

    Hasta luego y gracias por el comentario ;)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.