Izquierda Unida contra Izquierda Unida

Izquierda Unida tendría que ser un ejemplo de funcionamiento desde las bases, y de federalismo en la articulación de las decisiones de la Federal y sus miembros. Pero normalmente lo que tendría y lo que es son cosas totalmente distintas, y eso lo demuestran los sucesos en Valencia. Básicamente, el Consejo Político Federal de Izquierda Unido (CPF) se ha peleado con la dirección (¿y bases?) de Esquerra Unida del País Valencià (EUPV), partido federado a IU.

Antecedentes

EUPV entró en crisis interna tras las elecciones autonómicas y locales del pasado año (en la Wikipedia viene un buen resumen), donde se presentaron dentro de la extraña coalición Compromís pel País Valencià (donde se encontraban junto con Bloc Nacionalista Valencià, Els Verds del PV, Els Verds Esquerra Ecologista del PV e Izquierda Republicana), y tras la misma, que acabó con Glòria Marcos, coordinadora de EUPV y primera portavoz de la coalición electoral Compromís, destituida como portavoz poniendo el grupo a Mónica Oltra, miembro de la ex corriente «Esquerra i País», que ahora conforman un partido, que pretende federarse a EUPV (aunque, avisan desde EUPV, esto no será posible en tanto que Mónica Oltra, portavoz del partido y una de las líderes del mismo, está expulsada de EUPV por tránsfuga), llamado Iniciativa del Poble Valencià, se vio claro que por un lado iba una parte de EUPV que apoya a Gaspar Llamazares, y por otro la corriente más internacionalista y comunista, de la mano de Glòria Marcos, compañera de partido que apoyó a Marga Sanz, secretaria del Partido Comunista de Valencia, en las primarias de Izquierda Unida (donde salió Llamazares como el candidato de IU a la presidencia del Gobierno).

Plana al Congreso

Dentro de EUPV hay claramente dos corrientes, por un lado los «ecosocialistas» de tintes nacionalistas (valencianistas que dicen), de la mano de IPV, y los más federalistas y marxistas, que apoyan a EUPV como tal y del que forma parte importante el PCV. El CPF quiere pasarse un poco por encima el funcionamiento interno de EUPV y definir candidatos afines para las elecciones generales del próximo marzo (recordemos que hace poco Gaspar Llamazares hizo limpieza ideológica en la cúpula federal, echando de la misma a los tres más críticos con su gestión). Desde Izquierda Unida se ha convocado una suerte de primarias rechazadas por gran parte de los miembros de EUPV, al considerar que no se está cumpliendo con sus estatutos y que sólo pretenden legitimar un pacto ya cerrado con Bloc y con miembros de IPV como cabecillas.

Así pues, no sólo es una cuestión de qué candidatos concretos van a presentar a las elecciones, sino «con quién» se debería concurrir a las elecciones. Por un lado tenemos a IPV proclive al pacto con Bloc (partido nacionalista valenciano) y por otro a EUPV más favorable a pactar con Izquierda Republicana (partido histórico español ahora un poco relegado de la primera línea política, participó en la creación de Izquierda Unida y se escindió de la misma en el 2002), y una de las grandes diferencias con Bloc, es que estos no son nacionalistas, sino que es un partido estatal, republicano y federalista (más cercano, realmente, a IU que el Bloc).

El punto más alto de esta gran disputa (que viene a ser como el gran castigo por parte de Llamazares, por enésima vez, a los comunistas de IU, y a todo aquél que se le oponga) se da ahora, cuando EUPV ha celebrado un referendo preguntando con quién querían pactar las bases, donde mayoritariamente (en una elección con una baja participación, aunque mayor que, por ejemplo, la que eligió a Gaspar como candidato a presidente) se ha decidido por pactar con Izquierda Republicana y apoyar a los candidatos elegidos por la propia EUPV (frente a los que «desea» IU), el 91% de ese 54.32% lo han dejado más que claro. Desde el CPF de IU se critica este referendo ya que no se daban las condiciones necesarias para garantizar su transparencia y limpieza, ni garantizaba la participación de la minoría (¿del partido escindido?).

Todos reconocen que esta situación dificultará que Izquierda Unida revalide el diputado de Valencia en el congreso, se está dando un IU vs IU, que dividirá votos en vez de fortalecer a la formación. Pero IU está en crisis desde hace muchos años, y esto es una raya más al tigre, a esa formación que tiene un líder que va eliminando a la competencia, realiza pactos que no se entienden realmente, y favoreciendo a partidos externos a la propia IU (ICV, ahora IPV) todo para no andar conjuntamente con los disidentes de su propio partido, antes con el enemigo que con el aliado, parece decir Llamazares.

Ahora debemos esperar a ver qué pasa en las reuniones entre las ejecutivas, y cómo intentan llegar a un punto medio. Espero que EUPV se mantenga firme en sus convicciones, y si tiene que ir por libre sin la foto de Llamazares, mejor que mejor. Ahora, está el problema de las siglas, para Glòria Marcos la cosa es sencilla, «EUPV» son SUS siglas, y nadie las puede usar, para IU, EUPV es su denominación en Valencia, y los críticos con Marcos ya han cerrado el pacto con Bloc y Els Verds, y con candidatos de IPV, y el CPF defiende que esas siglas son las suyas y ya tienen a quién apoyar…

Muchos temen que EUPV sufra el mismo calvario que EUiA, que ha quedado un poco relegada por los verdes de Iniciativa per Catalunya, siendo «la segunda parte» de una coalición electoral que ciertamente les supera.

3 comentarios en «Izquierda Unida contra Izquierda Unida»

  1. Vaya… y yo creia que el infantilismo de la izquierda solo era propio del Peru…. VR, ARI, UDP, PCP-(pon el nombre que quieras, da igual), IU, AS, IS…..

    La consistencia y coherencia ayuda, y de eso la izquierda en general tiene mucho que aprender.

  2. Siendo cinicos se podria «entender» ciertas disputas cuando hubiera posibilidades reales de poder en el corto o mediano plazo, pero en circunstancias en las que el PP es una fuerza muy solida en Valencia…. como que no hay logica. O por otro lado igual puede estar el egocentrismo de creer «si esta mal es por culpa de ellos, yo soy el salvaror»…. no se…

  3. Saludos

    A mí me hacen gracia las IU, ni son unidas ni todos sus componentes son realmente de izquierda :P. Es algo que pasa en la izquierda de todos los países, no tiene, ni de casualidad, la capacidad de coalición que la derecha suele demostrar (no dividiéndose, al menos, demasiado), y las escisiones por «matices», personalismos y luchas de poder son una constante (donde se nota que muchos no predican con el ejemplo).

    Cabría indicar que la actual diputada de EUPV en el Congreso de los Diputados pertenece a la corriente escindida… es Isaura Navarro (la que la ejecutiva estatal apoya, a fin de cuentas, es Vocal de la Comisión Permanente Federal), y está claro que es una lucha por el poder (escaso). También tiene mucho que ver con el planteamiento de IU a nivel nacional, o sea, el propio proyecto de IU (y acá es importante el «con quién» pacta y «sobre qué»).

    Hasta luego ;)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.