Guatemala: Triunfo socialdemócrata

Álvaro Colom es el ganador de la contienda electoral de Guatemala, eso sí, con una participación algo escasa (63%), pero mejor de lo esperado (durante primeras horas del día, la apatía ganaba por goleada). Esta fue la segunda vuelta de un proceso en que el menos malo era, sin dudas, Colom. Enfrente tenía al más que derechista Otto Pérez Molina, ex general del ejército y abanderado de la «mano dura» como solución a los problemas de un país sumido en los problemas similares a nuestro Perú, pero con más violencia en general (no sólo por las pandillas que hacen suyos barrios enteros, sino por la existencia de varios grupos armados relacionados con el narcotráfico). La economía, como en Perú, está bastante saneada en los grandes datos, pero persiste un importante problema de distribución de las riquezas.

El socialdemócrata candidato de Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) había ganado la primera vuelta tras un vuelco «en el conteo» al candidato derechista del Partido Patriota (PP) por tres puntos. En esta segunda vuelta, el resultado ha sido parecido (en cuanto a distribución de votos entre sí), así pues, esta segunda le ha dado un triunfo ajustado a Colom con 52% de los votos válidamente emitidos frente a los 47% de su contendiente conservador.

El discurso del electo presidente es de la línea de la socialdemocracia más «conservadora», que sí ve cierta distribución de la renta junto con políticas educacionales la salida para gruesos problemas (pobreza y seguridad, como dos destacables) y ello es un vuelco positivo para un país que aún no se termina de curar las heridas de la guerra civil de más de treinta años que vivió. Las palabras del ganador electoral son las esperables en casi cualquier candidato pro-sistema, que va a dejar el partidismo para trabajar por «todos los guatemaltecos». Y, como siempre, el perdedor, Pérez Molina, se felicitó por el buen resultado y que habrá oposición responsable. ¿Cómo se puede esperar una oposición responsable de quien habla de mano dura para gobernar y solucionar los grandes problemas de un país? Está por ver, pero 200 mil muertos en treinta años producidos por políticas de «mano dura» no son un buen precedente.

Guatemala es un país donde desde hace más de cincuenta años gobierna la derecha, ya sea por fraudes electorales, golpes militares, o elecciones curiosas (salvo, tal vez, las últimas, legítimamente ganadas). Así pues, la opción socialdemócrata tiene una responsabilidad grande, debe demostrar que la izquierda (aunque sea ese tipo de izquierda) puede plantear soluciones reales sin recurrir al tiro en la nuca (que no soluciona nada, pero da una apariencia de corrección elevada), tiene la responsabilidad, en todo caso, de no caer en la corrupción que llevarían a identificar gobierno izquierdista con problemas de coimas, y, por supuesto, tiene la responsabilidad con todo el país como cualquier otro gobierno que quiera ser de todos y no sólo de los oligarcas (por definición los gobiernos de derechas lo son).

No veo a Colom capaz de solucionar la cuestión indígena en Guatemala (tampoco la cuestión de clase, pero claro, es socialdemócrata, no se le puede pedir peras al olmo), y espero en este punto equivocarme de lleno y que sea capaz de tender puentes con insignes líderes como Rigoberta Menchú, premio Nobel de la paz, que fracasó estrepitosamente en la primera vuelta pero sigue siendo la cabeza visible de toda una comunidad abandonada.

4 comentarios en «Guatemala: Triunfo socialdemócrata»

  1. Al igual quwe en Perú, no creo que mejore la situación en Guatemala.
    La Democracia no es viable en un Estado corrupto.
    Este tipo de paises, no necesitan un «sistema»(capitalista o socialista), necesitan un líder, un dictador nacionalista que haga una limpieza. Por lo pronto deberia de existir la pena de muerte para los cabecillas del crimen organizado.

  2. Saludos

    Entre la población guatemalteca no faltan las opiniones a favor de los militares bajo la premisa de «hace tiempo que no gobiernan -unos 20 años-, hay que darles otra oportunidad». Ningún país ha salido del agujero gracias a líderes nacionalistas, caudillos, y similar podredumbre (por no decir que, por definición, sus estados han sido corruptos), y la pena de muerte no sirve para nada…

    Ahora, realmente espero que tu comentario sea una broma de mal gusto.

    Hasta Luego ;)

  3. No es una broma de mal gusto. Sin embargo haces una afirmación bastante absoluta: «Ningún país ha salido del agujero gracias a líderes nacionalistas, caudillos…».En ese entender, entonces deberiamos hacer esfuerzos para implementar en todos los paises del mundo la Monarquia?.
    Si revisas las estadisticas, los paises que mejor nivel de vida tienen en el Mundo, es los que tienen o han tenido una Monarquia.
    Ahora, no son los sistemas los que mejoran un país, son las personas que están al mando. Es por eso la necesidad de un lider. Y mi postulado es que en Latino America necesitamos un lider que gobierne por medio de una Dictadura, dado los niveles de corrupción.
    Y la pena de muerte, es «justa» para los mafiosos!

  4. Saludos

    En todos (o prácticamente todos) los países se ha pasado por un régimen monárquico o cuasimonárquico, o han sido territorios dependientes de monarquías. Sin ir más lejos, Perú ha pasado por un virreinato largo (dependiente de una monarquía) y ha tenido un sistema hereditario similar (durante el Tahuantinsuyo).

    El tener un líder bueno no tiene nada que ver con tener una dictadura. Por supuesto que los sistemas los hacen las personas, pero la dictadura cohíbe el desarrollo de las personas por pura definición. Por no decir que hablar de «dictadura» sin más es lo mismo que hablar de «monarquía» sin más o «democracia» sin más, esto es, el sistema de gobierno «no da» de por sí las soluciones, en todo caso, habría que hablar «qué tipo de dictadura» (izquierdas o derechas) es la que postula y tal. Pero nada de eso hay en su postulado (y ya estuve viendo su web), simplemente la necesidad de ser reprimido.

    Sin contar con la injusticia que supone y la falta de derecho para matar a otra persona, la pena de muerte es completamente inútil, para mafiosos, terroristas, o lo que se tercie. Mire los países que la tienen y mire cómo crecen los índices de delincuencia (organizada entre ellos). Ya que hablamos de estadísticas.

    Hasta Luego ;)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.