Elecciones en Guatemala: Entre conservarores y socialdemócratas

Unas elecciones con «pocos incidentes» (algunas urnas quemadas, acusaciones varias de fraude en algunas localidades, y demás), se ha saldado con una pírrica victoria de los socialdemócratas de Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), comandados por el General retirado Álvaro Colom, que ha obtenido el 28% de los votos. Pérez Molina, del más que conservador Partido Patriota (PP) se ha quedado tres puntos por debajo (con 25%). El oficialismo, de la Gran Alianza Nacional de Alejandro Giammattei, se quedó como tercera fuerza, con 17.5% de los votos. La premio Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú, tan sólo consiguió el 3% de los votos válidamente emitidos. Según datos preliminares, la participación ha superado los 57 puntos.

La victoria socialdemócrata por un momento pareció imposible, tras la remontada en las encuestas del ex general gutemalteco, y las primeras informaciones del conteo, que a poco más del cuarto de votos contados daban la victoria a la fuerza conservadora. Mientras tanto, Rigoberta Menchú, esperanza indígena para cambiar las continuas políticas fracasadas en un país que se parece bastante al Perú en muchos extremos generales, la economía está saneada, es un país exportador de café, pero vive grandes problemas entre el narcotráfico, mala distribución de la riqueza, grupos armados varios y pandillas que toman barrios enteros…

El ex general proponía la peor de las soluciones posibles para los problemas de seguridad en un país como Guatemala, con un discurso de mano dura pretende usar las fuerzas militares para combatir de forma «frontal» lo que él considera el gran problema del país. Y como buen militar conservador de la vieja guardia, fuego contra fuego como solución. Los grupos de Derechos Humanos y los socialdemócratas no dudan en recordar que dicha mano dura fue la que deribó en grandes matanzas contra civiles (más de 200 mil muertos) perpretadas por militares durante la larguísima guerra civil que vivió el país durante 36 años (que acabó con la firma de los acuerdos de paz de 1996).

El cuatro de noviembre será la segunda vuelta
, y espero que no cale demasiado el discurso de «mano dura», que ya sabemos en qué acaba (en qué siempre acaba).

Fuentes varias:

Un comentario en «Elecciones en Guatemala: Entre conservarores y socialdemócratas»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.