AlB: un «meme» literario de esos

Don Darki (conocido coautor de Buscando a Don Darki), también llamado (por todos los que no son «Jomra«) «Longinus«, me manda desde su bitácora (Por la Boca muere el Blog) uno de esos memes extraños, que como acepté uno en un momento de debilidad, he comenzado a aceptarlos a todos. Este es «literario», así que algo de literatura contendrá, me dije. Leyendo, siempre en gerundio, me entero de qué va el mentado meme, yo que estaba preparado para desvelar extraños secretos de cama gracias a las preguntas sobre novela erótica me encuentro con una extraña regla memesera: «Es fácil: hay que copiar el párrafo segundo de la página 139 del libro que estés leyendo en ese momento. Se presupone, pues, que te gusta leer y que tienes tiempo para ello.«

Eso me ha dado qué pensar. ¿Y si el libro que estoy leyendo no tiene página 139? ¿Entre todos los libros que estoy leyendo cuál debo escoger? (No mal piensen, mis queridos seguidores -hola familia-, no estoy yendo de pedante por la vida que me trago cien libros de literatura en media semana, no, más quisiera, pero no, es culpa de la tesina, que tengo mil y un libros apilados, que leo a cachos, a ratos, claro, no son novelas, pero el meme no lo especifica, también tengo otras lecturas en mi mesita de noche, ocho libros apilados, que según el estado de ánimo continúo con uno o con otro, todos están casi finiquitados, pero no les doy el golpe de gracia). Ahora que me fijo en la pila (al margen del diccionario de refranes chinos… en chino), sólo hay una novela. Últimamente casi no las leo. Y eso no puede ser bueno.

Antes de acabar el CAP retomé una de las pocas lecturas que he repetido (de veras, admiro a esa gente que en un año se leen dos veces el mismo libro, o en una década), La Palabra del Mudo, de Julio Ramón Ribeyro. Pero básicamente lo hice por la comodidad de matar tiempos cortos leyendo un cuento por aquí, un cuento por allá, mientras mi mente viaja. No, La palabra del Mudo no cuenta. Ni tampoco la novela de la pila, ya que hace al menos 3 meses que no la toco (está al fondo de la pila, es una señal)… Así que me vuelve la duda inicial, los libros del doctorado quedan descartados, por completo, sigo mirando la pila, y me fijo en el último libro en incorporarse: Un ensayo sobre la poesía del peruano Pérez Alencart. ¿Qué rayos hago yo con poesía? Fácil, la última nota que sacamos en el DGratis iba sobre dos poetas inmigrantes en Salamanca, y Pérez Alencart tuvo a bien, tras la entrevista que le hicimos, regalarnos dos libros donde aparecen poemas suyos, y dedicarlos a De Igual a igual (bueno, sólo uno para el grupo, el otro se lo dedicó a Rubén), me quedé, en plan posesión, con uno de ellos (el dedicado al grupo). No he pasado de la tercera página (aún no, lo haré, lo haré, cuando la pila descienda, pero lo haré), y el ensayo no tiene 139 páginas. Tiene 136. Queda descartado.

¿Cómo puedo estar escribiendo tanto para decir tan poco? ¡Demonios! ¿Para qué diablos les cuento todo esto? Bueno, de vez en cuando, en el cajón de Sastre, rompo una de las reglas principales de estas páginas y me explayo con la nada personal (usualmente lo hago con la nadería ajena)… En fin, que cojo el siguiente, el que está debajo del diccionario (no sé por qué lo tengo en la mesilla, no sé por qué aún no lo devuelvo, si no entiendo nada… ¡Está en chino!). El que tengo en las manos no lo he terminado (claro, es uno de los que leo de vez en cuando), y no sé si llegue a las 139 páginas…

…¡Lo hizo! (esto ha sido un intento patético de suspenso, lo sé, lo sé), tiene 150. Me van a «chafar» el final. Aish, esto me pasa por hacer caso a Don Darki, que siempre me lía, la última vez terminé metiendo su nombre entre los autores del BAL ya mentado en la batería de enlaces del primer párrafo… En fin, con ustedes, el párrafo:

«Estos acontecimientos sangrientos aceleran el declive de los anarquistas. El gobierno de Largo Caballero dimite. Los anarquistas abandonan el gobierno. La responsabilidad de la guerra, como la del gobierno, está totalmente concentrada en manos de comunistas y sus aliados socialistas. Los anarcosindicalistas soportan difícilmente estos reveses. Las Disidencias internas se acentúan. Algunos militantes escogen la vía de las concesiones, retornan al gobierno en la primavera del 1938, pero se les conceden poquísimos cargos gubernamentales: apenas un ministerio. La FAI continúa encerrada en sus fantasías y se aparta de la lucha. Su influencia se debilita, el gran momento anarquista ha pasado.» Los Anarquistas españoles, de Gilles Lapouge y Jean Bécarud (traducción de Gerard Jacas), de 1969.

Lo sé, lo sé, estoy repitiendo «lo sé» mucho en este texto. Y lo que es peor, no les he traido una novela, una buena obra de ficción. Es que incluso, la última obra leída de uno de mis autores preferidos (Pérez Reverte) no ha sido una de ficción, sino un recopilatorio de artículos. ¿Triste? Puede. No había caído en la cuenta de esta falta de obras de ficción en mi mesilla de noche.

¿A quién le mando esto? Me da curiosidad saber qué está leyendo Don Ernesto, de Física 3, así que ala, meme enviado. Tres cuartos de lo mismo (a ojo) con Don Josemanuel, conocido Picapiedra Digital, así que también le endoso el marrón del meme. También le paso el balón, para ver si lo remata con buena puntería o me mira con mala lecha pensando «otra vez me remites estas cosas que no hacen sino llenar páginas», a Sipas Mist, la curiosidad junto con los memes tienen estas cosas, hace atreverse al personal. Tal vez José Alejandro Godoy no se preste a estas cosas en su bitácora (Desde el Tercer Piso va de otra cosa, eso está claro), pero por mandárselo, total, es gratis, no hay que pagar el envío, así que se lo mando. Ala, mandado. Sí, quiero sólo usar el verbo mandar. La misma duda tengo con Sipas Morena, pero a ella se lo paso sin problemas, si no lo hace, como el resto, no pasa nada, si sí lo hace, pues ale, qué bien. Es que donde hay confianza da asco. ¿Por qué pongo cinco? Manda la tradición memera (suelen ser cinco, como los grupos en las series gringas -y de tres chicos y dos chicas, como acá figuran-, es una norma no escrita).

6 comentarios en «AlB: un «meme» literario de esos»

  1. Ummm, historia de España del siglo XX… es un tema que no me apasiona mucho. Me gusta más la historia antigua, por eso de que cuanto más lejanos son los tiempos menos malos parecen (depende de qué cultura, claro) ;P
    Ah, Jomra, hay una pequeña errata tipográfica en el texto: responsabilidad es con «b» ;)
    Salu2!

  2. Saludos

    Siglos XIX y XX, más bien. Sí, a veces las culturas «más antiguas» permiten soñar más, esto es, indagar con más distancia entre sus cuestiones y crear mitologías de las mismas (una verdad histórica oficial) que no da demasiados problemas (no como la historia, digamos, de los últimos 300 años).

    Gracias por la corrección, se me pasó por completo :$.

    Hasta Luego ;)

  3. Salud

    Don JAG: Mea Culpa, por no avisarle por un canal distinto, esperé a que technocrati hiciera un trabajo que, al parecer, hizo tarde o no hizo :P. Pero ya contestó, que es lo que importa (y no a quién). Y eso se agradece :D.

    Don Ernesto: ¡Para nada! Todo lo contrario, tengo que contestar allá ;).

    Hasta Luego :-)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.