El Gobierno gringo admite que realiza «escuchas» sin autorización (preceptiva) Judicial.

El declive de las libertades. ¿Exagerado? No, realmente no lo creo. Vivimos en un tiempo en que cada vez más, con la bandera de la seguridad en la mano, los Ejecutivos se saltan el Derecho que deben respetar, con una autoridad que no tienen, con unas facultades que no poseen, y saltándose los “mecanismos de seguridad” para los derechos fundamentales, y con ello, cargándose la separación de poderes. ¿Catastrofista? No. Creo que es una situación reversible, y de forma más bien sencilla (no es como una pandemia de una enfermedad recién descubierta, ni nada de eso).
¿A qué viene todo esto? Ah, si se preguntan eso es que no han leído el título de la entrada. “Bush admite que él personalmente autorizó las escuchas a estadounidenses tras el 11-S”   y “«Mantendré las escuchas»”. Ejem ¿Perdón? Ah sí, el gobierno estadounidense se pasa por el forro la autorización judicial para la limitación de un derecho fundamental (esto es común en todos los países que se autotildan de Estados de Derecho democráticos). Ya lo hace en otras áreas (como la cárcel de Guantánamo, declarada por el presidente Estadounidense fuera de la jurisdicción de cualquier órgano judicial -cosa simplemente impensable en un Estado de Derecho-).

Hace unos días en la UE se aprobaba una normativa para la retención de datos (en cuanto al origen y el destino de las comunicaciones), lo cual ya es de por sí “negativo” (será fácil controlar el círculo en que se mueve cada quien, y a saber que otra información guardan). Ahora resulta que si el ejecutivo gringo decide que eres enemigo, tus derechos se quedan en el tintero mientras ellos te investigan como les da la gana, realizan las escuchas y demás. El gobierno gringo asegura que sólo realiza escuchas a los que tienen claros vínculos con organizaciones terroristas… pero, si los vínculos son claros ¿por qué no piden la autorización judicial? Que no es difícil conseguir ¿por qué saltarse ese paso? Tal vez esos vínculos no sean tan claros (se habla de que posiblemente hasta 19 mil personas están siendo “escuchadas” -dentro de EUA, se entiende-, vaya, cuanto terrorista suelto… con esa cantidad casi casi pueden afrontar una guerra directa).

No voy a entrar en eso de “¿y por qué lo hace la Agencia Nacional de Seguridad (NSA por sus siglas en inglés) y no el FBI?” por dos razones: La primera y fundamental es que desconozco la repartición de competencias dentro del sistema “secreto” de EUA, y la segunda, no menos importante realmente, es que me da igual que lo haga el FBI o la NSA, o la guardia montada canadiense, es que ninguna debiera hacer escuchas no autorizadas por el órgano judicial competente.

Por otro lado, la reacción del presidente estadounidense es patética, acusar a los medios de “antipatrióticas” (básicamente es lo que hace) por decir “cuidado, te pueden estar espiando” demuestra el poco deseo de transparencia del gobierno estadounidense, que considera que el ejecutivo está por encima de la Ley, que ve en la actitud “pro derechos” un problema, y que prefieren que su población no sepa nada, no sospeche nada, y vivan como mansas ovejitas, por el pueblo, sin el pueblo.

Y lo mismo sobre el “bloqueo” de las cámaras en cuanto a la Ley Antiterrorista (con ese eufemístico nombre de “Acta Patriótica”, como se manejan los sentimientos nacionalistas para justificar las vulneraciones de los derechos, no es la primera vez ni será la última), o aquella enmienda para “prohibir las torturas”, está claro que si no existen, no habría que prohibirlas, o la prohibición daría igual, pero no, el Gobierno salió gritando que eso era una clara limitación a la lucha antiterrorista y que al menos exceptuasen de la prohibición a la CIA… ¿Perdón? ¿Es una aceptación tácita del empleo de torturas de forma sistemática por parte de la CIA? Nono, acá no se debe permitir ninguna clase de tortura…

Es curioso, desde EUA (y gran parte del mundo) siempre se criticó la interferencia de la URSS en las libertades de sus ciudadanos, incluso desde la izquierda se escribieron obras basadas en una realidad despótica de total control en cuanto a la vida privada (sí, me refiero a 1984), y ahora los (autoproclamados) protectores de la Libertad han decidido que es mejor espiar a todo el mundo y sin que nadie lo sepa o controle, antes que correr un riesgo de atentado…

Existe un claro retroceso (sólo con ver las leyes antiterroristas y la relajación de los controles judiciales a la actuación de la policía y servicios secretos, se llega a una conclusión en este sentido, aunque hay “más”) en cuanto a los derechos fundamentales frente a la “necesidad” de la Seguridad, cada vez estoy pensando de forma más seria el orientar la tesis (o al menos el trabajo de grado) en este sentido, sería curioso ver el verdadero alcance de la limitación de ciertos derechos en pro de la “persecución al enemigo” y todo lo que significa el poder en manos de un ejecutivo, en vez de continuar con el sistema de reparto de poderes que no es más que la forma de garantizar los frenos al poder desde el poder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.